¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

lunes, 16 de agosto de 2010

Las aguas de todos los ríos de la provincia, saben a mosto.

Puente de la Reina sobre el río Azuer, en Manzanares.
Foto cedida por J. Camacho Moreno.

El 9 de Octubre de 1964, Melchor Díaz-Pinés Pinés, redactó la siguiente crónica periodística para la Agencia informativa nacional CIFRA

.
Todas las aguas de los ríos de la provincia de Ciudad Real, que tienen su nacimiento en la parte oriental, saben a mosto en estas épocas, ya finalizadas las faenas de vendimia.

Este curioso hecho se produce porque, es costumbre entre los viticultores, llevar los carros a los ríos más inmediatos, así como los capachos, al objeto de lavarlos con agua corriente y luego dejarlos a secar en su ribera, aprovechándose del sol de otoño que todavía caldea.


A pesar de que ya en estos años, las costumbres y tradiciones tienden a desaparecer, estas labores siguen realizándose porque es la forma más económica de limpiar las lonas y capachos de tela gomada, que han venido a sustituír a los tradicionales de esparto. Por estas circunstancias, las aguas de los ríos saben a mosto y están dulzonas y si algún curioso se lo propusiera, es posible que en los sitios de mayor afluencia de fregadores, pudiera encontrar en el pesamostos algún grado de dulzor.

En este momento, dentro de las complejas faenas de la vendimia, es la única costumbre que aún sobrevive porque los procedimientos empleados para la recolección de la uva, su transporte y la vinificación en sí, han sufrido modificaciones muy sensibles en los últimos años, debido a la mecanización del campo y la modernización de los sistemas enológicos.


2 comentarios:

  1. Es curioso, la verdad. Debía estar bien probar el río.

    ResponderEliminar
  2. ¡ Efectivamente, María, es muy curioso y eso ocurrió hace ya muchos años !. ¡ Qué más quisiera yo que pudieras probar esas aguas en la actualidad pero estás a miles y miles de kilómetros .... !. Unha aperta.

    ResponderEliminar