¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

martes, 20 de diciembre de 2011

Entrevista a D. Vicente Sánchez Gil, motivada por el problema creado con el intento de desaparición - hacia finales de los 60 del pasado siglo - de los corredores de vino y agentes comerciales vínicos.

En 1969, Melchor Díaz-Pinés Pinés, para la revista 'La Semana Vitivinícola', de Valencia,  realizó esta entrevista a D. Vicente Sánchez-Gil, de la prestigiosa firma enólogica " Gijón y Sánchez-Gil', de MANZANARES.




Continuando en la faena que gustosamente nos hemos impuesto, proseguimos en los interrogatorios, con vistas a la consecución de soluciones, en este caso de los Corredores de Vinos, que son los que por su actualización circunstancial, acaparan la máxima atención de la dilatada familia vinícola.

Una vez más, la Semana Vitivinícola se asocia a estos trabajos, secunda nuestros propósitos y rompe lanzas como nuestro coterráneo D. Quijote, en el loable intento de desfacer entuertos, dentro de los modernos estilos que la Prensa nos ofrece. Sin Rocinantes, sin mesones, sin Dulcineas y sin ínsulas Baratarias, pero eso sí, velando las armas ante la suspicacia y malos entendidos que siempre suelen producirse en la mayoría de los casos, casi siempre por desconocimiento de la materia a tratar.


Traemos hoy a nuestras páginas la autorizada opinión de D. Vicente Sánchez-Gil, de la prestigiosa firma " Gijón y Sánchez-Gil ", Productos Enológicos de Manzanares, hombre probo, ecuánime batallador y con miles y miles de kilómetros de vida actual, consagrada durante toda su vida al vino. Entre el metatártrico, tartárico, cítrico y cuanto se refiere a la Enología, también entre probetas, Malliganes, etc, gustoso accede a nuestra demanda,que transcribimos fielmente.

M.D.P. Vamos a ver, amigo Sánchez-Gil, ¿ Quieres darnos tus impresiones respecto al mercado del vino en estos momentos ?.
V.S-G: Te diré, sencillamente, que las perspectivas del negocio vinícola, en mi particularísima opinión, es que han pasado a otra nueva fase, previendo coyuntura más luminosa, más diáfana y que hemos salido del atolladero, aunque los efectos vengan con más lentitud de lo que todo deseamos.


M.D.P: Muy interesante, amigo, esta respuesta y la hacemos propia puesto que comprendemos ha de agradar a nuestros lectores, pero por favor, ¿ en qué fundas estas apreciaciones ?.
V.S-G: La cosa es bien sencilla. La comisión de Compras ha pagado ya el 80% de sus débitos a los viti-vinicultores y aunque los efectos no se perciban inmediatamente, se impone esa tan esperada reacción en el negocio. Lo contrario no sería lógico.

M.D.P.: Lógico o no, pero ¿ y si esa reacción no se produjera con la rapidez deseada ?.
V.S-G: Confío no tarde mucho en manifestarse. Hay que tener en cuenta que por virtud de la presencia viva de la Comisión de Compras, es a quien indudablemente hemos de reconocer que se debe el milagro de que los vinos se mantengan por los precios de 29,50 a 30,00 ptas. Hº, en propiedad. Sin su intervención, presumo que los vinos se habrían cotizado de 22 a 23 ptas, lo cual supondría una verdadera ruina, si tenemos en cuenta las cotizaciones habidas para la uva en la última campaña. También es justo hacer consideraciones sobre la gran cosecha habida, juzgada como la mayor en la vida vinícola, al menos en nuestra zona manchega, e incrementada por las muchas nuevas plantaciones que de año en año salen a la producción. 
También es digno de destacar - y esto da pena decirlo - que, aún siendo el vino la bebida más sana (bien administrada), por así manifestarlo eminencias médicas, el consumo que debería incrementarse por ser producido en nuestro suelo, desgraciadamente sucede lo contrario, contrarrestado por bebidas exóticas que hoy están de moda en todos los pueblos, chicos, grandes y medianos, incluso en los lugares de más producción vinícola. Esto es una verdad, aunque justo es reconocer que un limitado sector se enorgullece, al pasar a un bar o a una taberna y pedir unos vasitos de vino blanco o tinto, sean señoras o caballeros. Si hemos de reconocer, que el uso doméstico, o sea, en la mesa, vuelve la presencia de la botella de vino durante la comida, motivo a la regeneración de las calidades, que por el sistema del embotellado, dan seguridad de ingerir clases aceptables y sabrosas, cosa que antes no sucedía. Los embotelladores se superan mutuamente y los detallistas al copeo se ven obligados a secundarlos. Resumiendo: Con esto que acabo de exponer y la intervención de la Comisión de Compras, al vino le espera colocarse en lugar de defensa y pronta reacción. Esta es mi impresión.


M.D.P. : Bendito sea quien así habla. Ojalá que tus predicciones sean colmadas y que la Comisión siga sin desmayar en su admirable labor, que tan buenos frutos viene dando. Ahora, quiero unas palabras tuyas respecto a la situación que se está creando alrededor de los corredores de vino y agentes comerciales, dedicados exclusivamente a esta especialidad vínica.
V.S-G: Mi impresión en este asunto es pretender dar un salto de 50 años en un minuto. Los comisionistas o corredores, tanto para los vinos como para cualquier mercancía, incluso para inmuebles, tierras, etc. hoy, los considero imprescindibles. Entenderse productor y comerciante es difícil, el que quiere comprar, no sabe cual es el que quiere vender y el que quiere vender no sabe quién quiere comprar. Aquí está resumida la necesidad del intermediario. En cambio el corredor, por su carácter de tal, sabe cuales son los compradores y los vendedores y ante la demanda de uno o de otro, es el que aun y lleva a cabo las operaciones, que ante la solvencia moral de los mediadores, indudablemente que ambas partes, comprador y vendedor, quedan mejor servidas. Es es mi impresión en este asunto. No olvidemos que de vis a vis, comprador y vendedor, rara vez llegan a entenderse, eso lo sabemos todos.


M.D. P. . ¿ Pero y si se empeñan en hacerlos desaparecer ?.
V.S-G: A la larga y vistos sus resultados, tendrían que volver a ellos.

M.D.P. ¿ Y si estos merecimientos, estas aptitudes, no se las quieren reconocer y se intenta eliminarlos ?.
V.S-G: No creo  que suceda y si de manera definitiva se logran eliminarlos - por procedimientos expeditivos - lo lógico es que estos Srs. no quedarán desamparados. Seguramente quedarían recursos estatales para sacarlos de esta situación. Su Sindicato velaría por ellos puesto que tributan religiosamente, como honrados ciudadanos, a quienes no se les puede desatender.

M.D.P.  ¿ Y como final, que tienes que remachar ?.
V.S-G: Considero que todo queda ya tratado, anticipo que con un poquito de buena voluntad, porque habrás de saber, amigo Pinés, que todo cuanto se refiere al vino merece la atención de todos, puesto que somos muchos lo que vivimos de ellos y gracias a Dios también existen buenas cabezas que nos gobiernan y no permitirían de manera alguna producir un perjuicio a quienes honradamente viven de esto. Lo demuestra así esa tabla salvadora de la Comisión de Compras, que indudablemente se estableció para salvar el negocio de los vinos. Lo mismo debe ocurrir para estos Srs. de quienes hablamos, por así merecerlo.

M.D.P. Muchas gracias, Vicente, salud y suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario