¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Lo que Cervantes se calló al escribir el Quijote.

En 1953, Melchor Díaz-Pinés Pinés, envió la siguiente información a la 'Revista Vinícola y de Agricultura'.

Con motivo de la reciente Feria Internacional del Campo de SOCUÉLLAMOS, /1953) hemos tenido acceso a unas 'coplillas' que fueron publicadas en el folleto informativo de la muestra a que nos referimos y que por su espontaneidad y simpatía, reproducimos aquí:



CERVANTES SE LO CALLÓ

Cuenta que al ir al Toboso
Don Quijote y su fiel Sancho
éste, con humilde tono
suplicando dijo a su amo:

-Si su merced consintiera
¡Don Quijote de mi alma!.
Entraría en la villa esa,
que Socuéllamos, se llama.

-¿A qué diantres quieres irte
a esa villa?. ¡Gran vellaco!.
-Es que tiene un alpiste,
que es gloria, señor Quijano.

¿Alpiste?. ¿Dices que alpiste?.
¿Es que llevas en la alforja
canarios o colorines
O gorriones o alondras?.

¡Ja, ja, ja!. Mi amo. No es eso
No es de ese alpiste del que hablo.
Sino de un vino estupendo
delicioso, a fe de Sancho.

De un clarete y de un tintillo
de una mistela ...¡Canastos!.
solamente de decirlo
ya ve como me relamo.

-Cállate y no vayas, Sancho;
que ese pueblo, a lo que veo,
Por desgracia, está encantado
y he de libertarlo, luego.

¿No ves como entre sus casas
surgen enormes gigantes,
que arrojan de sus entrañas
humo, cual fieros volcanes?.

¿Qué gigantes ni que porras?.
¡Son chimeneas alcoholeras!.
¡Por Dulcinea, mi señora,
deme usted para ir su venia!.

¡Sancho mío, no te vayas!.
¡Tente por lo que más quieras!.
Que allí mantean al que pasa
lo mismo que en cualquier venta.

-Eso dirán lenguas malas;
mas yo sé de ciencia, cierta
que en ese pueblo agasajan
con buen vino a los que llegan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario