¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

sábado, 16 de enero de 2016

32).RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912… EL ALCALDE DON ANTONIO RUBIO ME CUENTA COMO ELIGIÓ EL GENERAL O’DONNELL A MANZANARES PARA PROCLAMAR SU MANIFIESTO

Me estaba relatando en el Ayuntamiento de Manzanares, su alcalde, Don Antonio Rubio, toda la prolija historia de las disputas del Consistorio con la Iglesia y la oligarquía locales, acerca de los cementerios de Manzanares, cuando, a petición mía, agotada mi capacidad de tomar notas por el verbo fluido y vehemente del Alcalde, hacemos un receso para estirar las piernas y pasear un rato por la Plaza…

Al llegar a la confluencia de la calle Empedrada con la Plaza Mayor, Don Antonio me sonrió pícaramente, y me dijo:…“Pues mire usted, “su gozo en un pozo”, amigo cronista; desenvaine la pluma y abra de nuevo la libreta, que voy hacer que su mente se despeje y entretenga con cosas diferentes, muy, muy diferentes y mucho más atractivas que los muertos y sus cementerios”,… “Le voy a contar la pequeña historia de este entorno que, en un solo día, se convirtió en otro de los hitos que adornarán para siempre la historia de este pueblo”...


Algo sorprendido, observé en el brillo de la mirada del Sr. Rubio, el orgullo de ser el alcalde de Manzanares, y poder tener tantas cosas increíbles para contar de su pueblo….Naturalmente, mi instinto de reportero “apareció” de súbito, y la curiosidad eliminó cualquier rastro de cansancio, pues nos esperaba el conocimiento de un nuevo gran episodio de este gran Manzanares…


Nos adentramos ligeramente en la calle Empedrad y Don Antonio, señalando la esquina de la primera bocacalle a nuestra derecha, que formaban la calle Empedrada con la llamada calle del Pósito, me dice, señalando el primer balcón del piso superior de la casa esquinera, situado encima de una confiteria… 

“Ve usted ese balcón… pues ahí fue donde se leyó por primera vez, el 7 de julio de 1854, el famoso Manifiesto liberal del General O´Dónnell, quien había recalado en Manzanares, en su huida hacia el sur de España, tras el fracaso de su primera intentona de rebelión, que al tener lugar en la localidad madrileña de Vicálvaro, fue después conocido como la “Vicalvarada”… 

“Lo cierto, es que eligió este pueblo, por razones que usted va a saber enseguida, para proclamar por primera vez su Manifiesto, que luego daría comienzo a una transformación política en toda España, que, como usted bien sabrá, se cita en los libros de historia, con el nombre de “bienio liberal”… ”Desde ese momento, a ese Manifiesto, también se le conoce en toda España, y así lo preferimos, desde luego, todos los manzanareños, por lo que nos toca de protagonismo en ello, como “El Manifiesto de Manzanares” 


Y, continuó Don Antonio,… “El cómo se pergeñó y desarrolló toda la historia de ese día, no solo tiene que ver con ese balcón, si no con todo este pequeño entorno del comienzo de la calle Empedrada, donde estamos ahora….y me explico”:… “Esta casa pertenecía a uno de mis antecesores en la Alcaldia de Manzanares, Don Pablo González-Calero y Ruíz-Escribano, quien cedió allí alojamiento a uno de los “rebeldes” que acompañaban a O’Dónnell en su aventura…
General O`Donnell
Me refiero, ni más ni menos, que a Don Antonio Canovas del Castillo, joven y poco conocido político entonces, aunque luego llegase a ser Presidente del Gobierno”… 

“Brillante y elocuente, Cánovas fue el artífice fundamental de la proclama, redactando su contenido en la habitación de ese mismo balcón, desde donde la leyó, esa misma tarde-noche del 7 de Julio de 1854, a todo el pueblo de Manzanares”…. 
“Pero es que, a nuestra espalda, (y nos giramos 180 grados) tiene usted, en la primera esquina de la izquierda, entre Empedrada y la callejuela de la Iglesia, la casa de uno de los más insignes paisanos en toda la historia de Manzanares, ni más ni menos que Don Francisco González-Elipe y Camacho, ilustre político local, además de diputado, escritor y gentilhombre de la Reina… y, lo más importante para toda esta historia, gran amigo y correligionario político en esa época del rebelde y fugitivo General O'Dónnell”…
“Por esa razón, continuo el Sr. Rubio, Don Francisco González-Elipe, estaba, muy posiblemente, “en el ajo” de la huida de O`Donnell hacia el sur”… “y seguramente, al tener conocimiento de la misma, se ofreció al General como su anfitrión en Manzanares”…


“Don Francisco González-Elipe, muy amigo del entonces alcalde de Manzanares, Don Pablo González-Calero, le pidió a éste que ayudase al General O’Dónnell y a su séquito, ofreciéndoles descanso y alojamiento transitorio en Manzanares, por donde habrían, necesariamente, de pasar muy pronto en su trayecto por el camino de Andalucía”…

“Con un riesgo real para si mismo y para todo el pueblo, el alcalde, Don Pablo, tan liberal convencido como yo mismo, aceptó de buen grado la idea y rápidamente y de alguna manera, D. Francisco González-Elipe, hizo llegar ese mensaje a O’Dónnell, quien estaba la mañana de ese 7 de Julio de 1854, en las proximidades de Arenas de San Juan”…

D. Antonio Cánovas del Castillo.


“En su situación de fugitivo, y con el ejercito leal persiguiéndole de cerca, O’Dónnell, aceptó enseguida de muy buen grado el ofrecimiento, ya que no estaba siendo muy bien acogido que se diga (al fin y al cabo era un rebelde) en ninguno de los pueblos por donde transitaba, donde sólo advertía indiferencia o recelo,….y era consciente que él y sus tropas necesitaban un momento de resuello y descanso”…. 

“Don Antonio Rubio, que no para de hablar, y tiene al reportero con menos resuello que el que podía tener O’Dónnell cuando llegó a Manzanares, observando como me afanaba en no perder ripio de lo que él me contaba, y que estaba garrapateando, cada vez con más dificultad, todos los ingentes detalles y citas de su disertación callejera, me miró sonriente, como cuando comenzó su relato, pero, esta vez, con cierta conmiseración hacia mi persona… hizo una pausa, para decirme, algo así “bueno, le dejo descansar un momento, mientras tomamos un cafetito, ya tiene usted material para una de sus crónicas y dejamos, para después del café, el relato de todo lo que ocurrió cuando toda esa comitiva del General O´Dónnell llegó por fin a Manzanares….y así fue que esta crónica terminó… dando paso a la siguiente, unos minutos después...


No hay comentarios:

Publicar un comentario