¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

114). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: LOS PRIMEROS TIEMPOS DE UNA CATEDRAL.

En ese Siglo de Oro manzagato, pleno de acontecimientos en nuestra villa, inicia así Don Cosme este nuevo relato,… se dio también, como va de sabido, el alumbramiento, crecimiento y casi terminación de la magnifica Catedral de Manzanares, de la que sólo faltó, su esbeltísima Torre, concluida en el Siglo XVII”...

 “Ya nos hemos referido con largura a las bellezas y valores de la Catedral de Manzanares, pero al estar refiriendo ahora la historia de los grandes sucesos acaecidos en el Siglo de Oro manzagato, no podía faltar en su relatorio, nuevas alusiones a esta Catedral, ya que, como va dicho antes, se gestó y construyó en ese espacio temporal”…. “Iré citándole pues, querido reportero, de manera cronológica, hechos ya referidos, por lo que he de procurar añadir detalles nuevos a lo ya contado, a fin de que sus relatos no resulten excesivamente redundantes o reiterativos a sus lectores”…y, sin más dilación, vamos a ello:…. “La primigenia historia del que es, sin duda, el principal icono monumental de Manzanares, su maravillosa Catedral,.. que siendo tan digna de admirar por dentro y por fuera, tuvo, en sus primeros tiempos, incluso antes de iniciarse las obras que la elevarían, majestuosa, a los azules cielos de Manzanares, avatares complicados y difíciles, por las desavenencias habidas entre algunos hidalgos calatravos locales, que ejercían de cofrades de la Hermandad de la Virgen María de Gracia, patrona del Lugar desde su nacimiento, con sus propios superiores del Maestrazgo de Calatrava, pero también con las autoridades civiles del concejo de Manzanares, con nuestro párroco de entonces e, incluso, con el Arzobispado de Toledo”… 
“Por todo ello, sigue Don Cosme, vale la pena resumir en un relato toda esa “biografía neonatal” de la Parroquial de Manzanares, para incidir en algunos detalles concretos, que hemos ido sabiendo a través de relatos previos, y que me servirán, sigue Don Cosme, para, con humildad, pero buena intención aclaratoria, establecer una de esas hipótesis que me gusta plantear, en el intento de “iluminar” ciertos aspectos oscuros que ocurrieron en esos sus primeros tiempos… y especular, con la mayor lógica que me sea posible, acerca del por que sucedieron así…. “Todo eso sucedió en el periodo de tiempo que medió entre 1499, cuando se ponen las primeras piedras de la Catedral (justo el mismo año que visitaron el Lugar de Manzanares los Reyes Católicos, Isabel y Fernando) y 1521, poco antes de inaugurarse al culto la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Virgen Maria de la Altagracia de Manzanares de La Mancha, termina solemne Don Cosme”… “Y lo primero que hay que decir, por orden cronológico, es que su construcción se proyectó a finales del Siglo XV… y a instancias iniciales, seguramente, del Concejo del Lugar de Manzanares, … con la anuencia inmediata de los máximos regidores de la Orden de Calatrava y del Arzobispado de Toledo, pero quizá no tanto, sino más bien todo lo contrario, de los hidalgos calatravos locales, encuadrados en la poderosa Cofradía manzagata de la Santa María Virgen de Gracia, que enseguida mostraron reticencias y discrepancia con el Concejo e, incluso, con sus superiores de la Orden y el Arzobispado toledano, acerca de la patrimonialidad de la Virgen María de Gracia, Patrona de Manzanares desde sus orígenes, y no sabemos si también con la propia idea de construir esa nueva parroquial”.



“Y estas discrepancias y reticencias ocurrieron con seguridad absoluta, ya que quedaron plasmadas en escritos que nos legó la historia, relacionados con las visitas de inspectores de la Orden Calatrava, comentarios escritos de los Cofrades y legajos propios del Concejo…cuyos contenidos ya expusimos en los relatos que hicieron referencia a la Cofradía y ermita de la Virgen de Gracia, construida por esos tiempos de finales del XV y principios del XVI”…. “El proyectado traslado de la primitiva Parroquia de la Aldea, anexa al Castillo, a la imponente Catedral que se iba a construir,… y el hecho de que esta magnificente y nueva Iglesia parroquial iba a quedar consagrada bajo la advocación de la patrona Virgen de la Altagracia, fue percibido por los cofrades que formaban su Hermandad, como una amenaza al control que ostentaban, en su reducido círculo, sobre el culto a la Patrona de Manzanares, algo que tenían asegurado, hasta entonces, casi en exclusiva, en la pequeña y primitiva parroquial de la Calle del Carmen”…. “Y esos recelos, y las disputas consecuentes, quizá explican bastante de los vericuetos que se sucedieron en los primeros veinte años de ese siglo XVI, tiempo en que se terminó la Parroquial de la Plaza”…. “Por un lado, sabemos que un personaje principal de Manzanares, en ese su siglo de oro, Fray Martín Sánchez Manzanares, insigne y noble paisano, además de párroco y primera autoridad eclesial de Manzanares, estaba posicionado del lado del Concejo y de la Orden de Calatrava… y dispuesto y muy determinado, desde el principio del proyecto, a llevar a cabo el traslado de la advocación de la Santa María Virgen de Gracia de la iglesia vieja a la nueva, y quizá,… por ese mismo, y por no establecer más disenso con los cofrades de la Hermandad de la Virgen de Gracia, que habían decidido construir una ermita de propiedad exclusiva de la Cofradía, al norte del poblado…


Fray Martín también decidió que, en la solemne procesión de traslado de la primitiva parroquial de la calle del Carmen a la recién terminada de la Plaza, celebrada en 1520, solo paseará el Santísimo Sacramento, mientras que la Virgen de Gracia, digna por supuesto del mismo paseo, quedó, seguramente, en la primitiva iglesia, para no irritar más los ánimos de los disidentes cofrades …y que, quizá, también, y por la misma razón, nuestro conciliador, pero determinado párroco de entonces,… intercedió para que las obras de la nueva Iglesia Parroquial de la Plaza se concretaran a la mayor rapidez posible (fue terminada en el breve plazo de 22 años) …y, en esa misma línea de hechos consumados y conciliación traer personalmente, desde Alcala de Henares, en 1521, una nueva, antiquísima y bella imagen goda de la Virgen de Gracia,… que entronizaría, desde ese momento, la recién inaugurada Parroquial de Manzanares…. para que, así, la imagen original pudiera permanecer en su capilla de siempre de la Iglesia primitiva, y quedará, de esa manera, mitigada la desazón de los cofrades, absolutamente contrarios a perder, o a compartir, el patrimonio sobre su Virgen de Gracia,…. hasta que. Esta, pudo ser trasladada finalmente a la Ermita que la Hermandad se encargó de construir en el camino de Toledo, a las afueras y al norte del Lugar de Manzanares”… “Algunos, han especulado también, aunque la historia no dejó nada escrito sobre su significado real, que la pequeña Iglesia que también existió por aquella época (descubierta integrada en el interior de una casa particular de la calle de la Iglesia),…. que, al parecer, dio nombre a la dicha calle, que bordea la cara norte de la nueva parroquial,… y que se supone “ejerció” de “templo parroquial adjunto”, mientras se construía la cercana y gran parroquial de la Plaza…pudo tener, allí, en su pequeño altar, tal como presumen algunos con cierta base, aunque sin constancia histórica, y durante un tiempo no precisado tampoco, a la primitiva Virgen de Gracia,…. hasta que, también en la nebulosa de la especulación, quizá fuera trasladada, desde allí, en lugar que desde la primitiva parroquia de la Calle del Carmen, a la Ermita de la Virgen de Gracia…. “Así las cosas, se inaugura, por fin, al comienzo del tercer decenio del Siglo XVI, la nueva parroquia de Manzanares, que, para la época, y recién estrenada, deslumbró a todo el paisanaje, con su altar mayor entronizado por la ya mencionada y bella imagen goda de la Virgen de Gracia, y con ornamentos adicionales no vistos hasta entonces en ningún Templo de Manzanares”… 

“Esa Iglesia era mucho más baja en su altura total que la que podemos ver ahora mismo”… “ya que, aunque disponía de una pequeña y bonita torre con su campanario, no tenía nada que ver con la bellísima, inmensa y esbelta aguja celestial que hoy tenemos a la vista… “tampoco existía entonces, el magnífico frontispicio que hoy todo el mundo admira”… “y, en la misma línea, su crucero era mucho más bajo y pequeño, que el actual… su nave, más estrecha, carecía de las arcadas que hoy la rodean y no estaban construidas las magnificas capillas que las nobles familias de esta villa fueron añadiendo en años posteriores de ese siglo de Oro”… “Es decir, lo mejor de ella, de nuestra magnífica Catedral, estaba por llegar…y estaba por llegar, por que aun no había incidido en su historia particular, -tal como él solo sabía hacerlo, y con su peculiar estilo-, ese genial arquitecto almagreño, llamado Enrique Egas… y apodado “el mozo”, que engrandeció física y artísticamente nuestro templo hasta límites inimaginables…. ni tampoco esos artesanos locales, auténticos artistas del encofrado, y de apellido muy local y de siempre en Manzanares, los hermanos Ruíz Elvira…
 “Uno y otros”, sigue Don Cosme, habrían de convertirse, a lo largo de la segunda mitad del Siglo XVI, en los principales artífices de una obra sublime, cargada de perfección arquitectónica y capaz de irradiar una mística especial, que estaba llamada a ser el colofón de oro, de un Siglo de Oro en Manzanares…
Pero, amigo cronista, acabe aquí su escrito… pues, esa segunda etapa magnífica, que “elevó” la parroquial de la Plaza a la categoría de Catedral, ya conocida por otros y anteriores relatos, merece otro nuevo,… para, al igual que en este que le antecede, especular sobre como se sucedieron sus principales aconteceres, así como para poder hablar también algo de ciertos personajes importantes, en esa su particular historia temporal durante la segunda mitad del Siglo XVI.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada