¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

jueves, 31 de marzo de 2016

64). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: DE UNA CIEGA Y DE SU HISTORIA.

Y con quien terminamos el anterior relato, y tal cual esta comprometido, iniciamos este…. “Don Cosme nos habla ahora de esa extraordinaria mujer que, como ya sabemos, se llamaba María Francisca Díaz-Carralero y Rodelgo, “La Ciega de Manzanares”, que quedará para siempre en la historia de este pueblo, por su singularidad e ingenio”… 

“Nació, vivió y murió en la casa número 10 de esta calle Durán, modesta casa a la que nos acercamos…y aquí, me la señala Don Cosme,…. “Vino a este mundo el 10 de Octubre de 1818… y parece ser que, a su sexto día de vida, se advirtió que nunca vería la luz, las caras ni los colores, por lo que habrá de ser recordada para siempre, y para la historia de este pueblo, tal cual ella se refería a si misma, como "La Ciega de Manzanares”. Murió pobre en lo material, como fue toda su vida, pero riquísima en toda su trayectoria personal y cultural, a las 10 de la noche del 26 de julio de 1894, en su casa de la calle Durán”…. “Y en toda su trayectoria vital, le acompañó, como en una gran paradoja existencial, la miseria y el ingenio”….



”Su infancia transcurrió pobre e ignorada, y nuestra desventurada ciega vivió, implorando la caridad pública, y a cargo de su hermana mayor, ya que sus padres murieron relativamente jóvenes, y quedó huérfana a los 11 años”….”Sin embargo, en la calle de Durán 3, unos metros más allá de su casa, se dio la casual y afortunada circunstancia, que tenia su escuela un afamado catedrático, don Pedro Gómez de Santiago, que impartía clases de matemáticas, historia y latín”… “Poseída aquella humilde criatura, sigue Don Cosme, de un vehemente anhelo de saber, acompañada de una aguda capacidad para interpretar y memorizar lo oído, seguramente en compensación de su falta de visión, gustaba de acercarse diariamente a una ventana de aquella escuela, desde donde escuchaba con gran avidez y atención las clases y todo lo que contaba el «Dómine Talega» (que así se denominaba en el pueblo a aquel eminente maestro)… ya explicase, este: aritmética, historia o latín a sus alumnos.


 La cieguita iba llenando su mente de conocimientos nuevos, con inusitada e insospechada capacidad de aprendizaje y una memoria prodigiosa para recordar y repetir lo aprendido. Además, de la no menos inesperada y grandísima facultad para la versificación repentina de cualquier situación…. Advertido de ello el profesor, y admirado ante aquella precocidad de la joven ciega, la hizo pasar a las aulas..y allí, acurrucada en un rinconcito, siguió oyendo las lecciones con aprovechamiento, aunque no pudo seguir en las clases, por el desprecio que los otros chicos tenían hacía ella por su ceguera y vestir humilde traje”….. “Pero, perseverante, y con la ayuda de otros muchachos del pueblo, que le leen libros, continua estudiando y aprendiendo con rapidez, lo que alternó con la mendicidad, que practicaba de una manera muy particular, pues pronto se aficionó a la poesía, y destacó por su capacidad de improvisación, comenzando a ser conocida y requerida para adornar con sus versos fiestas y reuniones, con lo que, a cambio, recibía limosnas y donativos, que, ella, muy generosa, repartía con los que la ayudaban en sus estudios o le servían de lazarillos”…




 ”Empezó a visitar las posadas de Manzanares, donde “pedía píe a los viajeros”, ganándose así el dinero para subsistir”. “Al marchar, trasladado a Murcia, nuestro Dómine, la ya famosa ciega continuó enseñando latín a cuantos sacerdotes de aquí salieron entonces, y a no pocos seglares.”…. “Y esto lo hacia ella, que no sabía escribir ni podía leer….. Sin embargo, sus alumnos la oían comentar con frecuencia que de perderse todos los tratados de latinistas "de por entonces, ella podría dictárselos a alguien, letra a letra. Se comprende que en pocos años su fama y prestigio trascendiera a Manzanares”, … “No fue nada extraño que se viera solicitada por el mundo del latinismo español, maravillando por su saber a muchos expertos doctores de la Iglesia, como ocurrió en Granada, cuando una vez disertó en latín ante el Arzobispo y los Canónigos de la Catedral”. “También empezó a ser solicitada con frecuencia en C. Real, a presenciar exámenes de latín que allí se celebraban, aportando matices sorprendentes al profesado, lo que sirvió para que el Obispo Guisasola, trabara con ella leal amistad, sentándola a su mesa, encantado de departir con ella sobre latín y otros temas”


“En 1837, el Conde del Valle de San Juan, conocedor de todo esto, se convierte en su protector y le concede la pensión de “un real diario”, así como el ingreso en la escuela de latinidad, logrando en solo 3 años, 1840, su certificación“.. “Ese mismo año, apareció en la prensa, la primera referencia escrita a nuestra ciega….y la hizo, en el periódico La Alhambra, el periodista, abogado y político manchego, D. Agustín Salido, quien la conoció y quedó maravillado de su arte en una posada de Manzanares, a la que, ella, fue a versificar y pedir limosna, como cualquier otro día”…”Su artículo fue trascendental para que se facilitase, como él sugirió el ingreso de Francisca en el “Colegio de Ciegos y Sordomudos de Madrid, en 1850”… “Allí sorprendió a todos sus profesores, por su capacidad para el aprendizaje de cualquier materia…Fue en ese Colegio, donde aprendió a leer con el tacto”…

 “Durante su estancia en la capital se hizo muy famosa y solicitada… era habitual presentarla en las tertulias y charlas para oír sus improvisaciones, destacando las celebradas en casa del Marqués de Molíns, el Sr. Roca de Togores donde dejó sorprendidos y admirados a todos los presentes entre los que se encontraban: el Duque de Rivas, el Marqués de Auñón, Donoso Cortés, Modesto Lafuente, Nicasio Gallego, Amador de los Ríos, Bravo Murillo, Bretón de los Herreros y hasta la princesa Pío de Saboya”, por la facilidad y soltura con que improvisó ovillejos, décimas y sonetos. 

Destacando los elogios de la prensa madrileña y española de los días posteriores a la reunión, algo que acabo de hacer famosa a María Francisca en toda España. Por ejemplo se escribió… “Era muy grata, muy sublime, la sensación que experimentamos contemplando a esta mujer de tez morena, de modesto aspecto, sentada en un elegante sillón de terciopelo, del ingenio, del numen cultivado, centinelas avanzados del talento, representados allí por las certificadas reputaciones de Gallego, Bretón, Vega, Gil y Zárate, Rubí y muchos otros de nuestros primeros vates”. El Marques de Molíns, le habilitó, por entonces una pensión de 4 reales diarios, pero a su vuelta a Manzanares en 1851, le fue retirada.


“Como quedó dicho, continua don Cosme, Francisca, era además. una poetisa excelente, con una gran capacidad imaginativa e improvisadora para la repentización, donde, posiblemente, fue una de las mayores figuras de este arte en toda la España de aquella época”. “En relación a esta faceta tan suya fueron famosos muchos episodios, de los que le voy a destacar algunos que yo recuerdo y otros que me permití anotar para leerle a usted –me dice el Sr Cosme-. Por ejemplo, un monaguillo llamado Miguel Muñoz, perdió un dinero que el sacristán le dío para la compra de papeles…. Enterada del hecho La Ciega de Manzanares improvisó lo que sigue. “¿Quién ha perdido el papel?.. Miguel…. ¿y quién corría muy veloz?.... Muñoz… Esto no le causa empacho Garnacha i Válgame Dios, qué muchacho! amiguito de Morales que pronto perdieres reales Miguel Muñoz y Garnacha”…


 “Otro día histórico para ella y para Manzanares, cuando aún no había ferrocarril, y la casa de postas se hallaba en lo que luego se conoció como. EI Mesoncillo, pararon allí varios coches que conducían a la reina Isabel II y personal de su séquito. Nuestra paisana saludó y maravilló a la soberana con un hermoso soneto, lo que le valió desde aquel momento la pensión de una peseta diaria con que la honró la reina, cuando conoció de su mísera existencia”… “También, recitó sus poemas a Teófilo Gautier, al que dejo admirado, cuando este, en sus viajes por España, se hospedó en una posada de nuestra ciudad, y lo mismo hizo con otros ilustres personajes de la cultura , cuando paraban a pernoctar en alguna fonda de Manzanares”... 


“Después, con la llegada del ferrocarril, acudía casi todos los días a la Estación, donde, al parar los trenes, aprovechaba sus improvisaciones poéticas, para hacerse muy popular entre los viajeros, y ganarse unos reales, al tiempo que expandía su fama a muchos lugares de España y el extranjero, según el destino de los oyentes, que siempre quedaban maravillados”. “De hecho, con el tiempo, muchos de los viajeros, conocían de antemano esa posibilidad que tenían al llegar a Manzanares, donde personajes muy famosos del ámbito literario y artístico, y otras personas anónimas, incluso extranjeras, cuando viajaban en tren, y recalaban en Manzanares, pedían de su presencia y de sus habilidades repentistas y poéticas, lo que le propiciaba pingues y seguras limosnas a diario, que, ella, lejos de aprovechar para si, que buena falta le hacía, siempre repartía entre otras personas aún más pobres que ella, de quienes se hacía acompañar hasta allí como lazarillos”. “Un día, un viajero de buen humor la solicitó para hacer un verso, y “al pedirle pie”, este le alargó el suyo,…y la Ciega improvisó rápida una respuesta perfecta y aleccionadora para el impertinente gesto de su interlocutor, que quedó para la posteridad como una de sus mejores repentizaciones….le dijo así: ....“En tan extraña postura, decirse puede señor, que yo soy el herrador y vos la cabalgadura”. 


Con el paso de los tiempos, fue conocidísima en Madrid, y solicitada muchas veces su presencia en reuniones literarias, ateneos, etc., y a todos sorprendía por su aspecto humilde -tocada con mantón negro en invierno o pañuelo de hierbas en verano-, pero justificando el refrán «el hábito no hace el monje» en todas partes dejaba gratas pruebas de su ingenio...

"En 1864, sigue Don Cosme, visitó Granada, Córdoba y Sevilla, cumpliendo una de sus grandes ilusiones, y dejando maravillados a quienes tuvieron ocasión de escuchar los versos que dedicó a las tres ciudades”.

“También son dignas de mencionar las seguidillas que compuso a la Virgen del Pilar, con motivo de un viaje a Zaragoza para cumplir una promesas en el año 1874”… “A Ios pies, Madre mía de tus altares, llega humilde la ciega de Manzanares, ciega y postrada, tu grandeza presiente mas no ve nada. No veo de tu templo las anchas naves, tu bendita capilla, tus frescos suaves. Con mi amargura, no alcanzo a ver, Señora, tu imagen pura. Yo siento en mi entusiasmo regocijada, la inmensa concurrencia tan animada. que cada día, a tu templo se acoge, Virgen María. Yo escucho cómo laten los corazones, al dirigirte todos sus oraciones. ¡Qué dulce encanto, es oír como besan tu Pilar Santo!.. Riega constantemente tu escalinata, una lluvia dulcísima de cobre y plata. Yo, Madre mía. sólo puedo ofrecerte mi poesía. Yo de remotas tierras aquí he venido, a cumplirte, Señora, lo prometido; y en dulce calma, un suspiro te dejo con toda el alma… Préstame, Madre mía, gracia y aliento, para que siempre cante con dulce acento gratas memorias, mis penas y tristezas y a más tus glorias. Libra a tus nobles hijos de peste y guerra, y torna en paraíso su fértil tierra; pues Tú, Señora, eres de todo el reino la protectora. Adiós, Virgen bendita, Reina del Cielo, de los zaragozanos gloria y consuelo; que a tus altares, pueda volver la ciega de Manzanares”.

Falleció, como quedó dicho, el día 26 de julio del año 1894, siendo su muerte sentidísima y una de las mayores manifestaciones de duelo en todo Manzanares, prueba del cariño que aquí se le profesaba. De Madrid se recibieron, entre otros pésames, el de don Antonio Cánovas del Castillo, muy unido a Manzanares desde el día del Manifiesto”… “Como fue colaboradora de un semanario local, «El Relámpago»,… en su tumba, y durante su entierro, se leyó la siguiente décima por un esclarecido compañero suyo, don José López Camuñas: “Vate en la tierra Santa en el cielo no viste el mundo porque es pequeño. Viste lo grande viste lo inmenso y allá te marchas... Ten un recuerdo para esa lágrima de un compañero”. 

Y con esa sentida despedida, este reportero termina hoy su ya largo relato, pero corto para recoger todo lo que dio de si esta excelsa Ciega de Manzanares, a quien va dedicado”.

martes, 29 de marzo de 2016

63). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: EN LAS CERCANíAS DEL AZUER

Los paseantes, tras conocer el flamante Círculo Católico de Manzanares, despiden a Don Dimas, que se queda en sus dominios de la Parroquial, mientras que Don Cosme y quien suscribe, pasan bajo la Casa del Espartero y enfilan el camino existente bajo los soportales de la Plaza de la Constitución, admirando de nuevo, en los pisos bajos de sus casas, los magníficos establecimientos y locales industriales que configuran y anuncian el nuevo Manzanares que emerge con este siglo…

Saludan, al paso, una vez más, a los dueños de “Porras y Saldaña”, una de esas prosperas industrias de reciente data, que se enseñorea en el mejor sitio de este pueblo, en esta histórica y preciosa Plaza Mayor de Manzanares”… “Cruzan, así, luego, la entrada a la calle de la Cárcel y abocan, finalmente, a la calle del Carmen, con el objetivo de continuar en el recorrido y en el conocimiento de lo más importante de una de las zonas más antiguas del propio casco antiguo de Manzanares, todo lo que queda a su derecha, según van a ir avanzando por la calle del Carmen y que, desde ella, alcanza hasta los márgenes de la madre nueva del Azuer… es decir, el suroeste de ese casco antiguo de este pueblo antiquísimo”…

“Aquí, cercanos al río, y en los aledaños de lo que luego sería Lugar de Manzanares, como usted ya conoce, vivieron en cuevas los ancestros moros del dicho lugar, en un área cercana al tercer recodo del río Azuer, conocida como “Cerro del Moro”, precisamente por el origen de sus habitantes”…”y allí, siguieron algunos de esos musulmanes, después de la conquista del Lugar por los Calatravos... y, también, algo más al oeste, en el camino de Daimiel, y al lado del Azuer, había cuevas similares, junto al poblado de Moratalaz, del que queda erguido su Torreón, como señuelo del carácter musulmán precalatravo de estos territorios”… “En esas zonas del extrarradio suroeste y, en las callejuelas de la misma zona suroeste del antiguo Manzanares -sigue diciendo D. Cosme- mantuvieron su espacio vital y su forma de vida, toda la “morería” residual que habitó nuestra villa, al fin de la Reconquista, como cristianos conversos, deportados de Andalucía”...


“aquellos que, por entonces, eran conocidos con el sobrenombre de “moriscos”, indicando su conversión a la fe católica, lo que no les sirvió para evitar el final trágico de su historia en España, pues fueron expulsados de la península, aun cuando, como en el caso de Manzanares, estuvieran totalmente integrados con los nativos y fueran muy apreciados en todo el pueblo, tanto sus personas, como sus artesanías y trabajos”…

”Pero eso, será objeto de referencias más posteriores de estos relatos…Ahora toca, contarles el principio de este recorrido que hemos anunciado más arriba… y los paseantes, lo van a hacer, como lo han hecho hasta ahora… subiendo y bajando por todas las calles de ese suroeste de Manzanares, que nacen de la calle del Carmen, arteria principal del Lugar en sus orígenes”… “Y así es que, recorridos los soportales de la Plaza, abocamos a la Calle del Carmen, dejando atrás esa Plaza Mayor de Manzanares que tanta historia acoge”… ”y, avanzando, dejamos a nuestro paso una casa a cada lado… y nos cruza, o mejor, termina a izquierdas, la calle del Doctor, que ya conocemos… y, a derechas, enfrente, aparece una calle que se dirige al río y de la que Don Cosme, me  dice, comenzando su discurso… 

“Amigo reportero, estamos en, y vamos a recorrer, la calle Durán, llamada así en recuerdo de un famoso escribano de Manzanares, D. Francisco Durán, que vivió en esta calle en el primer tercio del siglo XVIII,… calle que, antes, se llamó de San Isidro Labrador, por que terminaba en la antiquísima y ya inexistente Ermita de San Isidro, que fue fundada en 1613, en las afueras de este pueblo, y en lo que es hoy el parterrillo que lleva el mismo nombre, quizá intentando dejar bajo el “espíritu protector” del santo labrador, las fértiles huertas próximas al Río Azuer” …





“El cura Camacho, en el siglo XVII, y en una de las referencias más completas que nos ha llegado, hablaba de ella de la siguiente manera: “Extramuros de esta villa, e inmediata a ella, se haya la ermita del señor San Isidro Labrador, con su imagen y su cofradía… y en dicha ermita también se contienen las imágenes de Nuestra Señora de Belén y señor San Antonio de Padua, con sus cofradías, y la de San León y San Vicente,…. con su santero en casa accesoria”,.. “Como se deduce de esta cita, parece que la ermita de San Isidro, albergó en su interior la imagen de San León, posiblemente la más antigua de las que hubo en Manzanares, ya que se trajo hasta esta Ermita de San Isidro, procedente de las ruinas de otra Ermita que llevaba ese nombre de San León, y que estaba situada al lado del Torreón de Moratalaz, vestigio, como sabemos, de un poblado antecesor de lo que luego habría de ser el primer Manzanares y, por ello, junto a las cuevas del cerro del moro, como ya va dicho, de lo más pretérito de este pueblo”… “ambos sitios, cercanos al río, fueron lugar y hábitat de los moriscos, que siempre buscaban este tipo de entornos ribereños, a las afueras de los pueblos”,… “Y sigue, Don Cosme: “Esa Ermita de San León, cuyos residuos tuvo usted ocasión de ver cuando visitamos el citado Torreón de Moratalaz, fue, probablemente, gestada por los calatravos que empezaron a poblar y diseñar Manzanares, en tiempos cercanos a la construcción del castillo de Pilas Bonas… y lo hicieron al lado de las ruinas de ese Torreón musulmán, y en su mismo altozano del camino de Daimiel, como reivindicando el triunfo calatravo en las Navas de Tolosa, mostrando al mundo, de esa manera, el nuevo dominio cristiano del Lugar”... “Al poco tiempo, ese territorio de Moratalaz quedó despoblado y sus terrenos integrados en el naciente Lugar de Manzanares, que emergía pujante en torno al recién construido Castillo de Pilas Bonas”…. “Y, paradojas del destino, las ruinas del Torreón musulmán, sobrevivieron a las de la Ermita calatrava de San León, de la que no quedó nada… salvo la propia imagen del santo y, quizá, esa antiquísima puerta norte de la Parroquial que algunos suponen, como también usted sabe, procedía de esta desaparecida Ermita de San León, de aquel también desaparecido poblado de Moratalaz, antesala histórica de    Manzanares”…



 
“Y, amigo mío, es que los vientos de la historia, que arrumban con casi todo, finiquitaron hace ya tiempo la historia de esas dos Ermitas, porque también la de San Isidro fue destruida por la división “polaca” del general Vedel, que asoló todo el Paseo del Río y sus aledaños, en los primeros tiempos de la Guerra de la Independencia”… “Y, en esos terrenos, sigue Don Cosme, que, desde 1881, albergan el bonito Parterre de San Isidro, que usted ya conoce, separado de la fabrica de Harinas, por el camino de Andalucía, y lindante a su otro lado con la “fabrica de la luz”, el canal del Azuer y el lavadero, hubo, hasta entonces, un camposanto, llamado igualmente de San Isidro, que también desapareció por la norma sanitaria establecida, a fines del XIX, de sacar los cementerios fuera del casco urbano de los pueblos, a fin de evitar epidemias” … 


“Así pues, amigo cronista, esta calle Durán, como va dicho, es la continuación más natural y lineal del camino de Andalucía al interior del pueblo, al que afronta a su final”… “De hecho, por esta calle Durán entran, para abordar directamente la Plaza, muchos de los comerciantes que a este pueblo llegan a vender sus mercancías”….


”Pero, continua Don Cosme, centrémonos ya en lo más importante que da a conocer la propia calle Duran, y no en lo que acabamos de conocer de su final”,… “La principal anécdota histórica de esta calle, no es tampoco su gran antigüedad, que la tiene, ni alguna de sus casas solariegas, bellísimas como todas las de este pueblo, ni tan siquiera los importantes notables de la villa que aquí vivieron en los siglos que van del XIV al XVIII, como la del escribano a quien debe su nombre”, .. “Lo que hará más famosa a esta calle Duran para la posteridad, es, sin duda, la historia de quien, para siempre, habrá de ser su vecina más famosa y universal, nada que ver con la nobleza, pues fue una humilde ciega, indigente ” … “Y esa, amigo reportero, es la mayor satisfacción que un hijo o, en este caso, hija, puede dar a un pueblo,… elevarse sobre el punto, original de su vida y por su inteligencia y voluntad, conquistar un lugar preeminente en la sociedad y en la historia de su ciudad… y todo mucho más digno de alabanza, cuantos más obstáculos haya tenido que vencer,… y más admirable ese esfuerzo, cuanto más humilde fuera su cuna”…”Nadie como “La ciega de Manzanares” reunía esos requisitos”…. "Y tal y como un padre goza viendo al que dio el ser cubierto de gloria, una nación, una provincia, un pueblo, ansían así mismo decir a los demás. “Aquí nació el genio que hoy admiráis….y, en Manzanares, se llamará para siempre, María Francisca Díaz-Carralero y Rodelgo, que habrá de ser conocida como“La Ciega de      Manzanares”…


Pero, como ya va bien armado este relato, y la historia de la Ciega de Manzanares tiene más que suficiente enjundia para merecerse, por si sola, otro escrito, dejamos aquí terminado este, acerca del antiguo Manzanares y de la calle Durán, donde nació, vivió y murió la protagonista de la que será objeto el siguiente…


domingo, 20 de marzo de 2016

62). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: EL CIRCULO CATOLICO

Los Paseantes han “bajado del cielo”…han estado en los más alto de Manzanares, en la Torre de su parroquial, la parte más elevado de la misma y también su elemento más reciente,… y han salido después al exterior, a contemplar la cara norte de esta Catedral de Manzanares y su antiquísima puerta románica, sin duda su elemento más antiguo…Lo más moderno y más antiguo de la misma maravilla, cinco siglos de diferencia entre un primer elemento, la puerta norte, y el elemento final, la impresionante Torre, colofón de una autentica Catedral…. la de Manzanares…. La de este gran pueblo manchego que estamos conociendo con gran detalle…

Y, aquí, donde estamos, tenemos a la vista, en la esquina entra la antiquísima calle de la Iglesia con la calle ancha, y ocupando parte del espacio de lo que antes era atrio de la propia Iglesia parroquial, un flamante edificio… “Y el reportero, aprovechando la presencia de Don Dimas, el “brazo eclesial” en Manzanares de este proyecto, le pide que nos hable de él… Y, Don Dimas, accediendo con gusto a ello, y como si tuviera preparado el “sermón”… comienza una perorata beligerante sobre las funciones de este edificio…. “Pues verán ustedes, este edificio es el “Círculo Católico Obrero del Patrocinio de San José”,… que se inauguró oficialmente en Manzanares hace tan solo cuatro meses, concretamente el 11 de Diciembre del año pasado, 1911, fecha que guardaré en mi memoria para siempre, por la importancia y magnitud de los actos y personas que confluyeron ese histórico día en Manzanares”…. “Y, este, es uno más de los Círculos Católicos que están surgiendo en toda España, para encauzar el entendimiento entre los obreros y sus patronos, mediante la aplicación del humanismo cristiano, a partir de las doctrinas de la Iglesia Católica”… “Yo he tenido el honor de, siendo ya vicario de Manzanares, ver cristalizada en nuestro pueblo la ingente tarea que, a este fin, llevó a cabo nuestro insigne párroco, Don Inocente Hervas Buendía, que recogiendo el impulso y el mandato del Obispo de la Diócesis, Monseñor Gandásegui, puso todo su afán en conseguir que, a finales de 1909, se iniciasen las obras que cristalizaron en este espléndido edificio que tenemos a la vista”… “ Y sigue, Don Dimas, … 




“Don Inocente, por razón de la edad y la salud, ha dejado hace menos de un año las riendas de todo esto, y la feligresía de Manzanares, en mis manos,… pero de él es el verdadero mérito de lo que ahora tenemos a la vista”… “Y como el propio Don Inocente dijo en una de sus últimas homilías: “El Mundo que nos llega, es muy distinto al que teníamos hace nada”… Algo que, ustedes, queridos amigos, también pueden apreciar en cualquier lugar”…”No hay más que ver, por ejemplo, el día a día de este pueblo”… “Junto a las tareas cotidianas en el cuidado del campo, casi exclusivas en el Manzanares del Siglo pasado…hoy, un gran número de personas trabajan, asalariados por cuenta ajena, en grandes industrias, como la Fabrica de Harinas o las bodegas del norte del pueblo y en las grandes fincas rústicas de muchos potentados, que han proliferado en nuestro pueblo... y esto que pasa aquí, pasa en todo el Mundo... 


Miembros del Círculo Católico en el día de la inauguración.
y, no tendría por que ser malo, si no fuera por el desarrollo de una serie de movimientos, eso que llaman hoy día sindicatos, socialismo y lucha de clases, que, en lugar de conciliar posturas y buscar acuerdos para la paz social y el entendimiento, tal como proclama la fe católica, tienen como objetivo el enfrentamiento suicida e indeseable entre las partes de un mismo ser… la Empresa humana donde trabajan y de la que viven ambos: obreros y patronos”.… “Estos movimientos, como les digo, parecen estar animados por un suicida empeño de lucha contra si mismos…. añadiendo, además, una inquina incomprensible contra todo lo que representa la cultura y tradiciones cristianas, a las que consideran cómplices de lo que estos movimientos definen como “explotación del hombre por el hombre”…en este caso del obrero por el patrón” …“La Iglesia Católica, comprenderán ustedes, no podía permanecer inerme ante esta manera anticristiana de interpretar el mundo y ante la inquina anticlerical de quienes así actúan….y decidió crear estos “círculos de obreros católicos”, para canalizar las relaciones entre obreros y patronos de acuerdo a la filosofía cristiana, que proclama el entendimiento entre estos, en lugar de la lucha de clases”…

El reportero, entonces, comenta y hace ver a Don Dimas que, cuando ha tenido oportunidad de conocer la Casa del Pueblo de Manzanares, por mediación de D. Bernardino Torres, este le dijo que las Casas del Pueblo que se estaban creando en toda España, intentaban organizar a la clase obrera, precisamente para lo mismo que él acababa de comentarnos, contrarrestar la actuación de la Iglesia en este ámbito de las relaciones laborales, que ellos ven de modo muy diferente.…y el reportero, con la anuencia de D. Cosme, muestra su preocupación a Don Dimas, por ese clima de confrontación entre organizaciones que, supuestamente, actúan sobre lo mismo, en lugar de buscar acuerdos y puntos de encuentro, algo que no augura nada bueno en el futuro social y de convivencia, en Manzanares y en toda España, donde se ven situaciones similares”….. “Entonces Don Dimas, responde al cronista, sentenciando:. “Tiene usted razón en su preocupación por ese clima, que yo también contemplo con desasosiego…pero la Iglesia Católica tiene el deber y la obligación de aportar su doctrina a cualquier ámbito humano…y no tiene la culpa de que otros le declaren la guerra por cumplir con su deber cristiano, al que nunca podrá renunciar nadie que se considere como tal”..…”Y termina diciendo, en “lenguaje pastoral”,…esperemos que esas gentes que usted menciona de la Casa de Pueblo, hijos del mismo rebaño de Dios, entiendan algún día que los designios del Señor están siempre por encima de cualquier obra humana”…
“Ciertamente, Don Dimas, con ese discurso claro vibrante y coherente con sus principios, nos ha sorprendido a Don Cosme y a quien esto escribe, se nos ha mostrado como un personaje peculiar, un clérigo de su tiempo,...es decir muy tradicional y firme en su dogma y principios morales… pero bien dispuesto a explorar iniciativas en el nuevo “cuerpo social” que emerge con el Siglo XX,… algo no tan común en el clero de estos tiempos”… “aunque, quizá, esa pulsión activa de Don Dimas, venga muy motivada por la “obediencia debida” a sus superiores del obispado”… sea como fuera, es el propio D. Dimas quien nos saca, a Don Cosme y a mi, de ese estado reflexivo sobre su persona, para decir… “Pero, a sus lectores, aparte de saber que es y para lo que se hizo este círculo católico, les interesara saber como es su estructura…y, Don Cosme, que me consta estuvo muy interesado en como se construyó, seguro que nos ilustra muy bien sobre sus características más importantes”...



Don Cosme, mira entonces sonriente al vicario y con cierta sorna, le dice…”quizá debería ser usted el que siguiera hablándonos, pues no se yo si mi humano discurso estará a la altura de los designios del Señor”…. “Don Dimas, lo mira, sonríe también..y le replica:.. “No lleve cuidado Sr Cosme, el relato que le oído hace un rato de la Parroquial, no puede ser solo suyo, estaba inspirado por la divinidad”… “Don Cosme vuelve a sonreír…y dice… “pues, si usted así lo cree, vamos al relato, que nada da más seguridad en lo que uno dice, que saber que Dios esta detrás”…

Así es que los paseantes se colocan bajo el saliente de la “Casa del Espartero”, para que, frente a la fachada principal de este Círculo Católico, D. Cosme comience a hablarnos de él…y comenta: “Como ha dicho antes D. Dimas, a mi me interesó bastante como se iba a construir este edificio, y vine muchos días aquí mientras se realizaban las obras, incluso comenté muchos aspectos de la misma con D. Alfonso y D. Francisco Pedrero, los reputados maestros de obras de Manzanares que la llevaron a cabo…a mi me preocupaba que, un edificio que iba a quedar adosado a la Parroquial, desentonará del entorno donde estaba…pero, afortunadamente, los Pedrero enseguida me tranquilizaron…y a la vista tenemos el resultado”…..”Se puede ver que su austera y bonita fachada principal de mampostería, se integra bien con el resto de las edificaciones próximas, y con la Parroquial, a la que queda anexa”.. “La fachada principal de este bonito edificio de dos plantas esta hecha, como va dicho, a base de mampostería… Sus vanos buscan la simetría, con una puerta central y dos ventanas a los lados en la planta baja…. En el piso superior un gran ventanal abalconado en el centro, encima de la puerta, queda flanqueado por otras dos ventanas más pequeñas, que quedan simétricamente situadas, con respecto a las del piso inferior”… 

“Los paseantes, entran a continuación al interior del edificio, de la mano de D. Dimas…., y, en su planta baja, admiran el espacioso salón, de 19 metros de largo por 7 de ancho, dedicado a “escuela de adultos”, con una bonita techumbre de madera, sostenida en cuatro columnas de hierro”… “A la derecha de los visitantes, una escalera lleva hasta una galería acristalada en el piso superior, donde se encuentra el punto estrella de este Círculo…su magnífico salón de actos, que vamos a conocer enseguida….Tiene el mismo espacio que la escuela que vimos en el piso de abajo…. Nada más acceder al interior de este gran salón rectangular, queda a nuestra vista, en su parte superior, un espléndido estrado, con un bonito dosel rojo y amarillo…..Destaca el Sillón Presidencial, sobre el que campea un cuadro de San José Obrero, Patrón del Circulo”,… “El conjunto del salón, está enseñoreado con colgaduras rojas y amarillas, que realzan vivamente los dinteles de todas sus ventanas”…” La parte inferior de este salón, queda cerrada por una gran cristalera que da al balcón central de la fachada principal del Edificio”… “En los cuatro ángulos del techo de este Salón de Actos, se aprecian unos preciosos escudos, dibujados por el pincel del joven artista manzanareño, D. Vicente Pacheco, a quien, encontrándose presente en el Circulo durante nuestra visita, tenemos ocasión de saludar y alabar, a la vez, su trabajo pictórico”… Él mismo, nos explica que uno es el escudo de Manzanares, otro el del Obispado, otro el de las Ordenes Militares y. el último, contiene los atributos de San José Obrero, Patrón del Círculo”… Además, el Sr. Pacheco nos indica que la preciosa y artística pintura del centro del techo también es suya… en ella, se representa una cruz natural, circundada por una aureola, en una alegoría representativa del signo que se le apareció al emperador Constantino…entre los rayos de la aureola, se puede leer la inscripción “In hoc signo vinces” (“Con este signo vencerás”)… “Aparte, lo ya citado, este Círculo Católico cuenta con otras dependencias que visitamos con detalle, una por una”…: “Una biblioteca, que todavía esta en fase de desarrollo y acopio de libros, una repostería, una secretaría y otro coqueto salón, de reciente construcción, con una superficie de seis metros cuadrados y bonitamente rematado en tres arcos de medio punto, que se debe a la aportación de cien pesetas por cada uno de los veinte socios protectores de esta Institución, miembros de las mejores familias de Manzanares”…


Y con esto, damos por concluido este relato, para continuar, el Sr Cosme y yo nuestros paseos por el casco histórico de este magnifico pueblo de Manzanares…no sin antes emplazar a Don Dimas, para que nos hable en otro momento de los fastos del día inaugural de este Circulo Católico…que dan para otro relato, ya que este ya va sobrado…

domingo, 13 de marzo de 2016

61), RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: DE LA IGLESIA AL CIELO.

“Tras la contemplación pausada , mística y extasiante, de todas las maravillas interiores de esta Catedral de Manzanares,… D. Cosme, aprovechando la compañía del vicario del pueblo, le propone a Don Dimas que nos “acerque un poco más, al cielo” y nos lleve a las máximas alturas de esta Iglesia magnífica, al campanario de su esbeltísima y bella Torre…ese “anuncio y faro de Manzanares”, que resalta y llama la atención de cualquier viandante que se acerca a este pueblo, atravesando la llanura manchega, por cualquiera de sus cuatro puntos cardinales”…

“El reportero, aunque ya conoce la impresionante panorámica que queda a la vista de quien allí sube, le parece una gran idea hacerlo de nuevo, para completar así todo lo que puede mostrar este grandioso templo de Manzanares, y saber algo más de la historia de esta torre que hace reconocible al pueblo, bastante antes de llegar a él, a quien transita por estas partes de La Mancha, de norte a sur o de oeste a este”… 

“Don Dimas, que está entusiasmado con el verbo de Don Cosme, acepta de buen grado y nos indica el camino”… “nos conduce hacia una escalera, anexa a los pies de la torre…y empezamos a subir el penoso y largo camino al cielo de Manzanares”…. “Y según subimos, escalón tras escalón… y con el escaso resuello que el trabajoso ascenso permite… Don Cosme nos comenta, jadeante, pero sin pausa, que la construcción de esta Torre fue bastante complicada y azarosa, prolongándose a lo largo de todo el Siglo XVII, hasta su finalización, entrado el Siglo XVIII”….“Lo primero que sucedió, fue que la ampliación llevada a cabo por Enrique Egas, “el Mozo”, en la segunda mitad del XVI, tal como es sabido ya por ustedes, tuvo que ser complementada, enseguida, con la construcción de una galería superior, que rodeó toda la edificación de esta Iglesia, para, así, aligerar el peso de las cerchas de su cubierta, que descansaban directamente sobre las bóvedas,… con peligro de que se hundieran”… “Esta nueva y añadida construcción, en forma de galería, no solo aliviaba el peso y el riesgo consiguiente de hundimiento, también mejoraba la ventilación de las cubiertas y bóvedas de toda la Iglesia, facilitando, así, su conservación”… “Pero, claro, aparte de mejorar las condiciones estructurales de la Iglesia, la construcción de esta galería, sobreelevó toda la cubierta y el primer piso de la primitiva torre de esta Parroquial”…. “Quizá fuera por entonces, y a consecuencia de lo seguro y fuerte que quedaba el edificio, que alguien proyectase hacer esta magnífica, aunque mucho más pesada Torre”… “pero no nos ha quedado constancia histórica, ni de las razones, ni de la persona que tuvo la idea de su diseño”… “Lo cierto es que, el resultado final, es la maravillosa estructura vertical que ya conocemos, emblema e icono de Manzanares, muy distinta y mucho más alta y esplendida que la primigenia torre de los primeros tiempos de esta Parroquial”…. “Sin duda, solo con contemplarla, se ve que añade gran valor a la, ya de por si, inmensa y rica Catedral de Manzanares”…


“Sin embargo, sigue explicándonos D. Cosme, las cosas, en torno al crecimiento y desarrollo de la “recién nacida” Torre, no fueron nada sencillas, pues al poco de comenzar las obras de esta nueva Torre, se produjo una grave disputa entre el Concejo, el mayordomo de la iglesia y los maestros de obras, por lo que ahora les cuento”….. “Y sigue: La obra había sido encargada por el Concejo de la villa y el mayordomo de la Iglesia, a los maestros Juan de Arenas y Alonso Fernández Camacho, quienes las comenzaron, pero tuvieron que dejarlas…..y quedaron paralizadas durante bastantes años, al iniciarse un pleito laboral” (que también teníamos ya de eso en el Manzanares de aquella época).. “De esta disputa, hay noticias que comenzó en 1602, y fue iniciada por los hermanos Ruíz de Elvira, encofradores del retablo del Altar Mayor, como ustedes ya saben”…. “Estos paisanos, que no habían terminado de cobrar sus trabajos en la citada obra, naturalmente, se quejaron y así, estalló el conflicto” …


“Lo cierto era que, en las estipulaciones del contrato de las obras que habían realizado los hermanos Ruiz Elvira, se dejaba claro que el Cabildo y el Concejo no podían iniciar obra alguna en la iglesia sin haber dado carta de finiquito a los entalladores”,…”Fuera como fuese, el tema se fue enconando poco a poco… y la cosa terminó con el apresamiento de los dos maestros constructores, (que, además de no cobrar lo ya hecho, acabaron “en chirona”)… eso si, teniendo como compañeros de celda a parte del Concejo y el mayordomo de la Iglesia, que estuvieron en la cárcel por lo menos doce años, ya que en 1622 aún continuaba el pleito”…. “Como habrán podido apreciar, dice jocoso D. Cosme, la justicia en este pueblo no se casaba con nadie, fueron a la trena: cabildo, eclesia y civiles”…

“Esta fue la causa más enjundiosa, continua Don Cosme, por lo que la torre actual vio enlentecida su construcción, algo que se prolongó todo el Siglo XVII, y no se tienen noticias fidedignas de que se terminara hasta bien entrado el Siglo XVIII…pero, visto lo visto, valió la pena el retraso”…. “Aquí queda, así, y desde entonces, una magnífica Torre con tres cuerpos, de planta cuadrada en el inicio, octogonal a nivel del campanario y chapitel en su remate”.

“Y, por fin, la luz que nos llega “desde las alturas”, anuncia que sólo quedan unos peldaños, para que estemos en el “cielo de Manzanares”, cumpliendo, así, el objetivo que nos habíamos marcado”… “Y así fue, que, también, por fin, nuestros pies alcanzan el suelo del bonito campanario de la Torre… instantes antes que el tañido de sus sólidas campanas, anunciando el mediodía, resuene en nuestros oídos,… pero sin interferir un ápice en el sentido de la vista, que ya esta entregado, en exclusiva, y acaparando toda nuestra capacidad sensitiva, a escudriñar el increíble escenario que, desde aquí, se contempla”.


“Y es que, otro día más, el tiempo nos acompaña…y nos esta regalando un mediodía primaveral de cielos claros y azules… uno de esos cielos memorables e inconfundibles de Manzanares, con alguna escasa nube algodonosa que, si cabe, embellece y adorna, aún más, el luminoso escenario que captan nuestras retinas…¡¡¡estamos en el cielo de Manzanares!!!... “Y, en su horizonte, la nitidez del día nos permite apreciar, perfectamente, los límites de la villa,…por fuera de ellos, grandes espacios parcelados, a colores verdes, amarillos, ocres y marrones, trufados con algún que otro caserío, nos muestran la infinitud y la gran belleza de la llanura manchega, que termina fundiéndose, en el horizonte, con el brillante cielo azul de Manzanares”…

“También, dos pequeños surcos reverdecidos, que confluyen en las afueras del pueblo, nos estan queriendo indicar que son la “madre vieja” y la “madre nueva” del Río Azuer…seguimos esta última con la vista y, justo cuando se “pierde” su imagen, al entrar al pueblo, somos capaces de identificar al lado, la imponente Fabrica de Harinas,... destacando, a sus pies, el verde Parterre de San Isidro y el camino de Andalucia entro ellos… más arriba y, desde allí, reaparece el verde surco de la “madre nueva”, a un lado del Paseo del Río, hasta que cruza las vías del tren,.. para ir a dar al Molino Grande, casa que la claridad del día nos permite identificar”…. “Incluso, más a lo lejos, en los confines de este término municipal, se percibe la silueta picuda de la Mesnera, un volcán apagado, y si, digo bien, un volcán!!,… que, por raro que parezca, este pueblo tiene de todo…hasta volcanes…


“Observando, después, el surco verde de la madre vieja, somos capaces de reconocer, a su entrada en el pueblo, el “Puente de los Pobres”… y la Plaza de Toros, por encima… así como su prolongación hasta los “cinco puentes”…que se pueden atisbar, soportando la vía del tren… que aparece en ese horizonte como una larga y fina línea en dirección noroeste. “Por el interior de los límites de la propia villa, un gran conglomerado de casas blanqueadas quedan a la visión baja de los observadores, que estos intentan reconocer: “Calles, plazas y monumentos emblemáticos de esta villa…empezando por esa preciosa Plaza Mayor porticada, justo a nuestros pies, en una perspectiva visual inédita, que quedará en nuestra memoria, para realzar, todavía más, su belleza”. “Jugamos, entonces -y nos entregamos plenamente a eso- como hace cualquiera que sube aquí,.. al juego identificatorio de las principales arterias vitales y detalles del pueblo… Por ejemplo, nos fijamos en Empedrada, con el magnifico minarete de su inicio, al que ahora contemplamos desde arriba, seguimos con la vista sus tejados, que indican por donde va su recorrido, aunque no veamos su suelo… identificamos lo que parece ser el pequeño giro que hace a su final, y continuamos nuestro ejercicio visual, hasta ver si “acertamos” con la calle Toledo… la silueta inconfundible del Gran Teatro, en medio de la Plaza de Virgen Gracia, nos permite certificar, con satisfacción que, efectivamente, era la calle Toledo y que… “nos salió bien el juego!!.Más al norte, las altas chimeneas que, en vano, intentan remedar la altura y belleza de esta Torre, nos hablan del florecimiento industrial y bodeguero de Manzanares… hacia un lado, acertamos a ver la Torre del Homenaje del Castillo de Pilas Bonas, emergiendo entre las casas que lo han engullido, como anunciando, con orgullo de origen, que, algún día, algún paisano, lo liberará de los también paisanos que allí lo han “encerrado”, pero sin conseguir, por fortuna, ni su desaparición, ni su olvido… en la memoria de quienes lo han de liberar …y, entonces, otra vez, un escalofrío recorre el cuerpo de este reportero “de pies a cabeza”,… cuando reflexiona acerca de esa inquietante naturaleza humana, que hace posible magnificas enormidades, como la construcción de esta Torre y esta Catedral, a la vez que es capaz de provocar suicidas y catastróficas atrocidades, sobre lo que el mismo creó”…. “El reportero, comenta esa reflexión recurrente -que cree muy suya-, a sus acompañantes y, ambos, le dicen que no les sorprende…que ellos también se la hacen muchas veces... Don Dimas, socarrón, dice,…ustedes conocen varios paisanos importantes de este pueblo, que son buen ejemplo de esas personalidades….. Yo me sonrió, y zanjó el tema, pero quedo con el ánimo inquieto, cuando D. Cosme me dice que.. “siempre que hay un conflicto humano serio, los hombres se dañan inexorablemente a si mismos”…. “Cuando la invasión francesa, Manzanares sufrió serios daños por malas acciones humanas, propias y ajenas…En esta Iglesia, por suerte, los franceses no cometieron grandes tropelías,…. se limitaron a usar este campanario como observatorio de lujo de las entradas al pueblo”… y, termina, con un enigmático…”esperemos que aguante sin serio daño los embates del próximo conflicto que haya de llegar”…

“Y, bueno, hemos estado en el cielo, pero ya es momento de bajar a la tierra y acabar este relato.. que ya va sobrado de vivencias y emociones”. …


“Bajamos hasta el suelo de la Iglesia… y Don Cosme nos propone salir de ella por su cara norte, cuya puerta, antiquísima y con reminiscencias romanas, es una curiosidad, en esta Iglesia gótico-renacentista de Manzanares”…. “Observamos el curioso contraste y, Don Cosme, se adelanta a nuestra pregunta, para explicarnos que, esta puerta, parece ser anterior a la Iglesia actual…, pues, realmente, está adosada al Templo, más que con él construida”….. “Se piensa que data del Siglo XIII, por su estilo ojival primario…. ¿Procedería esta puerta de las antiquísimas Iglesias, ya en ruinas, de S. Marcos o de S. León?...quizá, pero no lo sabemos, ni lo sabremos nunca”… “Además, la pequeña ventana de esta cara norte de la Parroquial, que aun persiste como residuo de la primera época de construcción de esta Iglesia, presenta una sencilla estructura tardogótica, característicamente Egariana, por su acabado en arco de medio punto, pero sin nada de barroquismo renacentista, incluso, como la misma puerta de esta cara norte, tiene cierta reminiscencia románica,… lo que habla de la mayor antigüedad de esta cara norte de la Catedral de Manzanares, como, por otro lado, ya sabemos

Y cierro ya esta crónica con esa frase de Don Quitote… “Con la Iglesia hemos topado”…para añadirle “y del cielo hemos bajado”

viernes, 11 de marzo de 2016

60). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912. EN LAS ENTRAÑAS DE LA CATEDRAL...


“Y, así, tras unos minutos más de éxtasis contemplativo,… fijas mirada y espíritu en el magnífíco retablo de este Altar Mayor de la Catedral de Manzanares, es momento de describir un poco más todo su entorno, los otros componentes del Presbiterio donde nos encontramos y, después, todas las demás capillas y elementos que contiene esta espléndida Parroquial”….


“Y, si, nos dice D. Cosme, ahora mismo, todavía, estamos aquí, en la parte más sublime de este Templo... una zona sobreelevada al propio suelo de la Iglesia, con la intención, sin duda, por parte del maestro Egas, de resaltar, y decirle al mundo, y a la feligresía…que, siendo toda la Iglesia un lugar sagrado

, este espacio que contiene el Altar Mayor, esta un poco más cerca del cielo que sus demás componentes”… “Y esta “elevación”, estructural y simbólica, que consigue el efecto propuesto por Egas, a todo el que entra en esta iglesia, la materializó el maestro con una preciosa escalinata de mármol blanco que, iniciada en suelo del crucero, acaba en el comienzo de este Presbiterio, al que deja, como va dicho, sobreelevado al resto de la Parroquial” “…"Su último, y más alto escalón, viene a continuarse, a ambos lados, con una esplendida y preciosa balaustrada de la misma naturaleza marmórea”… “dejando, así, cerrado todo el espacio absidiano, y, conformando el Altar Mayor, como una autentica Capilla”… “Esa que, por eso mismo y, sobre todo, por su grandiosidad…. hemos dado en llamar “Capilla Sixtina” de la Catedral de Manzanares”. “Y aquí, sigue diciéndonos D. Cosme, con la solemnidad que requiere el tema, tenemos integrada, en el centro de este área, la mesa de celebración de la Eucaristía,...el lugar donde, fuera de las posibilidades de entendimiento de la razón humana, pero no de su espíritu, se consigue la Consagración de la divinidad en la materia hostial, como hecho final y más trascendente de la liturgia cristiana”… 


“Y todo este entorno, sigue D. Cosme, para conseguir aun más el efecto deseado en la ideación Egariana, esta rodeado y complementado de más ornamentaciones”… Alrededor de todo este conjunto, pueden ustedes observar estas diez imágenes exentas, de buen tamaño y talladas en madera a su color natural”…. “La parte superior, esta, como pueden ver, adornada con "pinturas murales" y, la parte baja, se completa con la magnífica sillería de madera tallada que también tienen a la vista”….. “En los colaterales de este altar mayor, pueden ustedes apreciar –nos lo señala el Sr Cosme-, y asiente D. Dimas (cada vez más encantado con lo que oye),…. podemos ver el retablo de San Roque, en el lado del evangelio, y el de San Bartolomé, en el de la epístola”,…”y, en la bóveda de este último, conocida popularmente como “Boveda de los leones”, están enterrados varios de.los miembros de la potentada familia de los Cabreros Martínez de León,… quienes, usando de su poder e influencias, lograron, a mediados del siglo XVIII, los permisos para ello”…

. “Y, ahora, bajamos las escalinatas de mármol que nos habían “elevado” al cielo… y descendemos a la tierra,… una tierra sagrada, eso si, por que toda esta Parroquial lo es,.. pero que ya hace “puente” entre la divinidad mística y la humanidad doliente…que, abajo, espera el contacto y la integración con la magnifica plenitud que su creencia conlleva y promete, tal cual ideó Enrique Egas, cuando diseño, de esa manera tan completa y sugeridora, esta ampliación del Templo de Manzanares”… “Y es que…estamos, de nuevo en el crucero, por que es tiempo de describirles y contarles todo de lo que aun no hemos hablado,... pero que contiene, y complementa, a esta impresionante Catedral”…”y, aquí, y ya en este Crucero, como va dicho, junto al retablo de San Roque, está, como pueden observar, otro retablo, que fue dedicado a Santa Ana”…“Y a los lados, y al final de los extremos de los brazos del crucero, esta Iglesia tiene dos preciosos altares de estilo barroco, a cada lado, tal como pueden ustedes ver”... “Los de la derecha están dedicados a San Pedro y a Nuestra Señora del Rosario… Los de la izquierda, a San José y a Nuestra Señora del Pópulos”…con esa bancada, que también ven, reservado para el clero parroquial”…
“Luego, esos dos preciosos púlpitos, que ven a cada lado, dan salida al largo de la nave, hasta su final en el coro…y, en todo ese trayecto, y a cada lado, vamos a ir contemplando una serie de suntuosas capillas, que las familias más nobles y pudientes de Manzanares, financiaron e hicieron construir en esta Iglesia, para que sirvieran al culto general… y también para el enterramiento de los sucesivos difuntos que esa familias fueran teniendo”… “Así, en el lado izquierdo, esta primera y preciosa capilla que encontramos, -nos la señala D. Cosme - era conocida en sus inicios como “Capilla de la Transfiguración” y, posteriormente, como Nuestra Señora de la Candelaria,… fue fundada por la familia Merino, concretamente por. Miguel Merino Sandoval-Negrete y su esposa Dª Quiteria de Morales y, en su bóveda, están enterrados miembros de esa famila hasta el Siglo XVIII”.


"La segunda y preciosa capilla de este lado izquierdo, fue financiada en su construcción por la familia Quesada, en concreto por el bachiller D. Francisco de Quesada y su mujer, María González de Hinoxed…. se dedicó a San Ildefonso , aunque luego fue conocida como “Capilla del Cristo de la Sangre”…

“Por último, la tercera capilla de este lado izquierdo, esta dedicada al Ángel San Miguel… y fue costeada por el clérigo gallego Cristóbal Ruiz, conocido como “Perulero”, quien tras su paso por el Perú, recaló y se estableció en Manzanares, en el año 1573, dejando aquí todo su patrimonio. A su muerte, sin herederos, sus derechos pasaron al cabildo, quien decidió explotar económicamente la capilla, dando la posibilidad de enterrar en su bóveda a todo aquel que estuviera dispuesto a pagar las tasas establecidas. Esta Capilla contiene, como pueden ver, una bonita pila, donde reciben bautismo muchos recién nacidos en este pueblo…

“Los paseantes vuelven, ahora, atrás sus pasos, llegando de nuevo al crucero, para contemplar las Capillas que jalonan el lado derecho de esta enorme nave eclesial”...

“La primera de ellas, enfrentada a la de la Transfiguración, tiene a su entrada el precioso enrejado que ustedes ven y esta dedicada a Santa Teresa….Pertenece a la Casa del Marquesado de Salinas, y los textos de su historia nos dicen que el 3 de junio de 1.663, Felipe IV daba su licencia y facultad a Dñª Mª de Salinas y de la Cerda, viuda de Juan Cristóbal de Berlin, natural y vecina de esta villa, para que en la Iglesia mayor de la misma, pudiese erigir y labrar una capilla dedicada a Santa Teresa de Jesús…y, desde entonces, aquí, han recibido santo entierro muchos de los miembros de este marquesado".


Capilla de Sta. Teresa.

"Avanzando hacia el coro, la segunda capilla que encontramos a este lado de la nave, enfrentada a la del Cristo de la Sangre, fue fundada a finales del Siglo XVI por los hermanos Ruíz Elvira, bajo la advocación de San Francisco, y asíse la conoció entonces"...."Los hermanos Ruiz Elvira, los mismos entalladores del magnifico retablo del Altar Mayor de esta Iglesia, en 1630, la ceden al clérigo Francisco Cristóbal Camacho, bajo la advocación del Espiritu Santo y de Nuestra Señora de los Dolores, siendo conocida, desde entonces, continua el Sr Cosme, como “Capilla del Espíritu Santo”... 

“Al morir éste clérigo, el 6 de mayo de 1646, se enterró allí, dejando en su testamento como heredero al cabildo eclesiástico, quien hizo construir una amplia bóveda, en forma de L, para enterrar a sus miembros. La bóveda partía de los pies del altar mayor, hasta terminar bajo la capilla".
“Y, así, la nave de la Iglesia se extiende hasta su final en el coro,… al igual que llega a su fin la descripción de lo mejor de esta Catedral de Manzanares, y de este relato que lo ha intentado contar de la mejor manera posible….sin duda, insuficiente, por que la naturaleza humana de este cronista, no puede llegar del todo a describir un espacio de esta naturaleza, donde lo terrenal se funde con lo espiritual de una manera tan conseguida e imposible de describir con palabras ajustadas”.


martes, 8 de marzo de 2016

59). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: EN LA “CAPILLA SIXTINA” DE SU CATEDRAL

Y, ya, …ahora si, es llegado el momento en que hemos de conocer al detalle las maravillas de la Catedral de Manzanares y de su “Capilla Sixtina”….

 Hemos transitado el centro de su gran nave, por el “camino de luz” que conduce a su tabernáculo, cuando la claridad cenital que nos alcanza de lleno, indica que estamos en su gran crucero… aquel, al que el ingenio de su creador, el maestro almagreño Enrique Egas “el Mozo”, dotó de magía celestial lumínica…y, a la izquierda de esa luz, a la que los caminantes han llegado, se abre la puerta que comunica esta Iglesia con su sacristía, y la reconocible figura ensotanada de D. Dimas López, el vicario de este pueblo, se acerca hacia nosotros, mostrando su sorpresa por nuestra presencia allí”…

“Tras el oportuno saludo, haciéndose participe del motivo de la visita, y con la excusa de solventar alguna duda que pudiéramos tener, nos hace pasar a la sacristía, para propiciarnos un tiempo de descanso y enterarse más y mejor de como van los relatos de este cronista sobre la Iglesia de Manzanares. Le enseño las notas ya escritas, y veo que se muestra cada vez más interesado en ellas… Finalmente, D. Dimas, se ofrece a acompañarnos, quedando en la duda este reportero, si lo hace por “fiscalizar” nuestros diálogos -que al fin y al cabo tratamos mucho con su “enemigo intimo”, el Alcalde, Sr Antonio Rubio-... o, que, sabedor como era de la erudición de D. Cosme, al que en este pueblo conoce y respeta todo el mundo, quiso “pegar oreja” para aumentar sus conocimientos acerca del Templo que él tiene el honor de regentar a esta fecha… “Y Don Dimas se incorpora, como queda dicho, justo cuando D. Cosme reanuda su prosa sapiente, aplicada a la majestuosa Parroquial de Manzanares, tras retornar desde la sacristía a su nave central y colocarnos los ya tres miembros de este grupo en el centro de su crucero… y dice, respetuoso con nuestro nuevo acompañante,.. “Como bien sabe D. Dimas, todo este crucero, el presbiterio, el altar mayor y el ábside, constituyen el magnífico resultado final de las obras de ampliación de esta iglesia parroquial, llevadas a cabo en los doce años que mediaron entre 1565 y 1577…. 



“Ciertamente, fueron años muy intensos, en que uno puede imaginar al maestro Egas, “el Miguel Angel” de esta Catedral, subido en los andamios, trabajando su noble piedra, y calculando con precisión y maestría: el tamaño, altura y configuración de los vanos altos de este crucero –nos los señala- para lograr ese efecto de “camino de luz” en el que estamos, y que es tan característico de esta Iglesia de la Asunción, entonces: "Iglesia de Nuestra Señora Santa María de Alta Gracia de Mançanares"…

“Quedó escrito, y es por ello que lo sabemos con certitud, lo que, literalmente, estipulaba ese proyecto….."la construcción de una nueva capilla o altar mayor, varias capillas laterales que se han de hazer junto a ella y que habian sido traçadas por maese Enrique"…. “Lo que nadie pudo prever fue el tremendo incendio acaecido en esta Iglesia el día del Corpus de 1571, que acabó con toda su cabecera…Algo que obligó a rediseñar todas las tareas que aquí llevaba a cabo el maestro Egas y sus colaboradores”…. “Muy posiblemente, el fuego se llevó para siempre la talla original de la Virgen de Altagracia y muchas más de las obras de arte que ya estaban integradas en el Templo, aunque se desconoce cuantas de ellas estaban almacenadas, mientras se trabajaba, lo que quizá salvó de la quema a algunas, pero esto, asevera D. Cosme, permanece en el arcano del tiempo y en la ignorancia de la historia”…


“Y, sigue D. Cosme…“Pero fuese como fuera, este magno proyecto, desarrollado en su totalidad, habría de concretarse en esta impresionante obra arquitectónica, terminada en el año de gracia de 1577, en la que se construyó un nuevo y mayor ábside, que quedó, a su finalización, tal cual lo tenemos ante nosotros, aunque, entonces, se acompañó de la construcción de una sacristía, a sus píes, que, nos dicen los escritos, se finalizó en 1580, y que ya no existe”… “También, entonces, se amplió bastante este tramo de la nave central y los brazos del transepto o crucero”…. “El proyecto incluía, además, el levantamiento de la cúpula central que lo corona, por encima justo de nuestras cabezas, y la construcción de una capilla o altar mayor, que tenemos enfrente, así como las dos capillas laterales que quedan, en este momento, a nuestra derecha y a nuestra izquierda….y, ese proyecto, también contenía el diseño y realización de las tallas que habrían de decorar la maravillosa fachada principal, que ya conocemos en detalle, con todos sus múltiples ornamentos y motivos arquitectónicos a estilo Plateresco”…
 

“Todas estas obras, dieron lugar finalmente, de ese modo, y como va dicho, a esta impresionante, nueva, y más grande Iglesia de Manzanares, la mayor de toda la Diócesis de la provincia”... “A su finalización, tenía una planta de cruz latina, de unos 1200 m2, conservando, en su interior, las bóvedas de crucería, los pilares y las formas ojivales de la antigua iglesia gótica, construida entre los años finales del siglo XV y 1521, fecha, esta última, de la solemne inauguración de la, entonces, nueva Iglesia Parroquial de Manzanares”.. “Destaca, por majestuosa y bien perfilada, esa gran nervadura de estilo gótico, que ustedes pueden observar recorriendo todo el templo de los pies a la cabecera… y en esa estructuración, característicamente tardogótica… se aprecia en muchos detalles ornamentales y arquitectónicos el nuevo lenguaje renacentista incorporado por Enrique Egas,.., por ejemplo, en los pilares que la sustentan”…

“Son pilares planos, a los que se adosa, en dos de sus frentes, medias columnas toscanas que asientan sobre un plinto curvo, lo que, sin duda, es asimilable a ese nueva forma de arquitectura”… “Todo ello se cubre por una bóveda de nervios curvos de forma estrellada y muy decorada, que realza la configuración del espacio inmediato a la capilla mayor, la cual, como pueden ver, -y, D. Cosme, sube el tono de su discurso con un verbo emocionado- se cubrió con esa impresionante “bóveda celestial” nervada de cinco elementos”,… “mientras que, para los brazos del crucero, el maestro Egas eligió y configuró las bóvedas de terceletes que tienen ustedes a la vista, encima de sus cabezas”…
“Y llega el momento sublime y más esperado, dice el Sr. Cosme con emoción contenida… vamos, ahora, a conocer al detalle el «Altar Mayor», la obra magna de esta parroquial, que proyectó Enrique Egas «el Mozo», para sustituir al que hubo antes del incendio de 1571… y ahí lo tienen… ahí tienen esa preciosa joya arquitectónica de esta Catedral de Manzanares… al final de donde alcanza su vista”,… “Y este ábside, quedó también bastante más alto y amplio que el primitivo y destruido en el incendio”…

”Avancemos, pues, dice D. Cosme, los pasos que nos quedan, hasta llegar donde poder apreciarlo con el máximo de los detalles...vamos a conocerlo a fondo”… “Y, ahora, avanzando esos pasos, y ya a la altura de la mesa del altar, estamos entrando en la “Capilla Sixtina” de la Catedral de Manzanares”… estamos ante su espléndido y magnífico Altar Mayor… y el reportero, queda abrumado extasiado y paralizado ante lo que contempla… ante las maravillas que tiene ya bien a la vista y que “fotografía” en su memoria visual para intentar redactar lo mejor posible sus detalles”… “y, el reportero, no sabe si predomina en su ánimo la admiración humana, ante la contemplación de esta obra de arte, o el influjo místico que generó en el entorno el maestro Enrique Egas… aunque, enseguida, entiende que lo que le ocurre, lo que le está sucediendo… es, una vez mas, esa mezcla extraña entre el puro análisis material de esta bella construcción, con la emoción que provoca en ese inmanente espíritu que todos llevamos dentro…y que, en lugares así, en sitios como este, se muestra en toda su capacidad”…”Aquí, quien está… y quien observa con atención lo que ve, manifiesta también, lo quiera, o no, una extraña sensación de simbiosis, entre lo terrenal y lo espiritual, que solo es posible sentir en sitios así de especiales”… Por eso, es que decimos,… y es verdad lo que decimos…que estamos, verdaderamente, en la “Capilla Sixtina” de la Catedral de Manzanares … “Y entonces, D. Cosme, hace salir, a Don Dimas y a mi, de ese letargo simbiótico maravilloso,.. que nos tenía entregados y absortos a la contemplación de esta magna obra”,… y dice: 

“El impresionante retablo que tienen ustedes ante sus ojos, es una de las obras más importantes en su género en toda España”, “Y este pueblo de Manzanares, tiene, además, el honor y el orgullo de que, dos paisanos suyos, los entalladores locales, hermanos Ruiz de Elvira, lo construyeran, siguiendo, fielmente, la idea del maestro Egas”… “y está conformado, como también pueden ver, por cuatro grandes lienzos, que fueron dibujados por el egregio artista italiano Bartolomé Carducho, y que rodean ese gran relieve policromado central, la joya más preciada de todo el conjunto, que representa la «Coronación y Asunción de Nuestra Señora», cuya talla resalta en el centro de ese impresionante relieve… y que, en esencia, es parecido al existente en piedra en el frontispicio de la fachada exterior”… 

“Y terminemos ya este relato, que vale la pena hacerlo en este “núcleo primordial” de la Catedral de Manzanares”,..“Y aquí lo acabamos ya… por que, aquí, nos quedamos los paseantes, un rato más, contemplando, simplemente, lo que tenemos delante, para volver a sentir, una vez más, esa maravillosa simbiosis de lo terrenal y lo espiritual como lo más esencial y magnífico de nuestra naturaleza humana”…