¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

jueves, 16 de junio de 2016

83). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES: 1912: MURALLA MONDADA….POBLADO CRECIENTE



Don Cosme nos ha contado como la muralla de Manzanares y su magnífico Castillo, constituyeron un elemento de atracción muy importante para mucha gente forastera, que vio en Manzanares, por esos dos elementos, un núcleo urbano bastante más seguro que muchos otros lugares próximos, en aquella época convulsa del Siglo XIV, con luchas intestinas en el Reino de Castilla…

“Además, continua D. Cosme, iniciando lo que ha de constituir este nuevo relato…cualquiera que pasaba por el Lugar de Manzanares, o que ya tuviera conocimiento de sus riquezas, por alguien que se lo hubiera contado, se “hacía cargo” enseguida de sus valores patrimoniales... en aquellos tiempos, por lo demás duros y de escasos recursos en la mayoría de los lugares de La Mancha, durante los azarosos años de finales del Siglo XIII y primeros del XIV”… 

“La vega del Azuer, en las proximidades de Manzanares, era por entonces ya un rico emporio de huertas, acequias y terrenos cultivados, sin duda construidos a la técnica y manera de la influencia musulmana, pues la mayoría de los habitantes de las áreas pre-manzagatas, a la llegada de los primeros calatravas:.. “Argamasiella de las Pîlas Bonas”, “Argamasiella so la Membriella”, “Cerro del Moro” y “Torreon Moratalaz” y aledaños, tenían ascendencia árabe”… “y, como se integraron inmediatamente en el poblado primigenio en torno al Castillo, sigue D. Cosme, …al momento de construirse la muralla, habían tenido un siglo de tiempo para acondicionar perfectamente sus tierras de cultivo, que llamaban la atención y eran conocidas en toda la comarca por su riqueza, contribuyendo al “efecto llamada” de un Manzanares, además de prospero, muy seguro por sus fortificaciones”. ... “Sin embargo, ese aluvión humano, aunque no se conoce exactamente su cuantía, seguramente duplicó o, incluso, triplicó los habitantes iniciáticos del poblado, desbordando ampliamente las posibilidades de vivienda, para todos ellos, en el interior del núcleo amurallado,”…


”Seguramente, muchos de esos nuevos manzagatos, empezaron a construir sus casas en las cercanías de las tres o cuatro puertas de entrada que, se supone, tenía la muralla de Manzanares... por fuera de la misma, conformando así los primeros núcleos de población, de lo que habrían de ser las “zonas de ensanche” del Lugar y posterior villa de Manzanares, a lo largo de los dos siglos siguientes”…. “Y cabe decir y recordar ahora, querido cronista, que el callejero medieval de Manzanares se organizaba en torno a un eje principal, la calle del Carmen,… que, desde el Castillo, se dirigía en línea recta, para bordear lo que, a partir del Siglo XVI, fue su nueva Plaza Mayor y terminar en la muralla, a la altura de la unión de la calle de la Iglesia, con la de la Hoz, en lo que hoy es tramo inicial de la calle Ancha, donde finalizaba ese eje principal de nuestro casco antiguo”…
“Ese casco antiguo, por dentro de la muralla, solo tenía una calle paralela a la calle Carmen, la que hoy se conoce como calle del Pósito… en donde, para recordárselo, se ubican ahora (aunque no existían entonces)… como usted bien sabe, a través de lo que yo le voy contando en estos relatos, y ha tenido a bien ver, dos edificios históricos de este pueblo, la “Casa del Manifiesto” y la “Casa de los Leones”...

 “Pues bien, esos dos ejes paralelos, estaban cortados, en ese núcleo urbano inicial de Manzanares, por una serie de calles perpendiculares a ambas,… las que hoy conocemos, y usted también, como: Empedrada, calle Cárcel, calle Monjas, calle Honda, calle de San Sebastían, calle del Matadero, Calle del Doctor y Calle Duran”,… advirtiéndole a usted ahora,… porque procede y es de historia y ley, que todas estas últimas calles, inicialmente, eran más cortas que lo son ahora, ya que terminaban en la muralla… solo fue, tras la desaparición y “monda” de la misma, que las dichas calles se alargaron, y fueron acogiendo nuevas casas, en sus ambos lados, conformando el ensanche primario y la expansión inicial del casco urbano de Manzanares, más allá de sus ya entonces desaparecidas murallas”…



“Y, mi querido amigo, no hay una fecha precisa de cuando comenzó esta expansión y monda del amurallado, pero no es aventurado pensar que empezase ya al final del siglo XIV o primeros del XV… aunque, el gran desarrollo y concreción de esta expansión, ocurrió durante los Siglos siguientes, sobre todo a partir del traslado de la Plaza central del poblado desde la Plaza del Castillo a la actual Plaza de la Constitución, coincidiendo con el paso de la Parroquia antigua a su ubicación actual, en esta última plaza, a principios del Siglo XVI”….“La ciudad, de este modo, y poco a poco, fue ensanchando el casco urbano del poblado inicial al otro lado de las murallas”… ”Este aumento del caserío de Manzanares, ya fuera del corsé de la muralla, dio cabida y hábitat a todo el que quiso asentarse en el prospero y creciente poblado… y, esas mismas gentes, que aquí llegaban ávidas de labrar su propio destino, se dedicaron a hacerlo, labrando las ricas tierras que el Lugar de Manzanares tenía encomendadas en su Encomienda, valiendo así, y mucho, la redundancia... ya que, como va dicho, eran terrenos muy ricos en agua y, por tanto, con muchas posibilidades de obtener buenos rendimientos en su explotación agrícola y ganadera…todo perfecto e ideal para augurar la magnífica proyección y progreso que Manzanares habría de alcanzar en su trayectoria histórica”… “Pero, claro, usted ya sabe también, que la cosa no fue sencilla… la gente de los lugares y villas próximas, más antiguas que Manzanares, utilizaban nuestros pastos y terrenos desde siempre, cuando sus ganados transitaban por aquí… y también, ocasionalmente, cultivaban parcelas de terreno de nuestra Encomienda”…


“Tras los acuerdos del Tocón, y a pesar de la repartición que en ellos se dispuso, siguieron negando o desconociendo, la propiedad de esos terrenos a nuestros lugareños…aduciendo sus derechos de siempre y de su historia previa sobre los mismos,… y como las líneas de partición entre la Encomienda de Manzanares y otros territorios, no estaban, en sus primeros tiempos, suficientemente “amojonadas”, se suscitaron muchos conflictos sobre la posesión y uso de esos terrenos…En esos pleitos muchas veces se dio la razón a Manzanares, pero, en otras ocasiones prevalecieron los derechos históricos de los otros, pues aunque el Lugar de Manzanares, tuvo un concejo propio, ya a comienzos del Siglo XIV, dependíamos administrativamente de la villa de Almagro….por lo que solo hasta el final del Siglo XV, como usted también ya sabe, y cuando se “amojonarón” de una manera más clara nuestros linderos, se pudo decir que Manzanares tuvo pleno dominio sobre Manzanares”…

“Y, eso, querido cronista, todo ese proceso que, finalmente, llevó a nuestro pueblo a lograr la categoría de villa, con jurisdicción y pleno dominio sobre sus dominios, lo dejaremos para otro relato, que este ya ha ido de bastante”…



domingo, 12 de junio de 2016

82). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: LEYENDAS DEL CASTILLO

“Y cuando Don Cosme nos está hablando de la evolución histórica de Manzanares y su encomienda, en los dos primeros siglos de su existencia,… a este reportero, que siempre está a la búsqueda de curiosidades y cuentos que contar, se le ocurre comentarle a su ilustrado compañero de paseo, si conoce y nos puede contar, a su manera y prosa, alguna leyenda o historia atractiva relacionada con el Castillo de Manzanares, pues es bien sabido –le espeto yo- que cuando se habla de estos castillos de la más remota antigüedad, y en tiempos de luchas entre moros y cristianos, suelen existir leyendas dignas de ser conocidas”... 


"Y, Don Cosme, que no deja pasar una, se lanza al discurso que ocupará el presente relato:
“Pues verá usted, claro que sí, en esto de los castillos, las batallas, los moros y los cristianos hay suficiente espacio, material y posibilidades para dar pábulo a que, enseguida, aparezca la predisposición fabulatoria de nuestra humana especie, muy proclive a crear leyendas de difícil comprobación y escasa base histórica, pero que quedan para siempre en el imaginario colectivo de las gentes”..y le digo esto, por que, efectivamente, este Castillo de Manzanares, tiene más de una de esas leyendas dignas de ser contadas, para divertimento y especulación de usted y de sus lectores”…"Ciertamente, en Manzanares, no faltó nunca imaginación para estos temas y leyendas, como usted va a tener ocasión de comprobar enseguida,… voy, mi querido reportero, a contarle, sin duda, algunas leyendas muy, muy curiosas, que acompañan al Castillo de Manzanares desde sus tiempos más primigenios, cuya verosimilitud requiere de bastante auto de fe, pero eso es algo que, tratándose de leyendas, siempre puede ser razonable, al menos para no dejar de contarlas y conocerlas”…

”Y la primera de todas esas leyendas y, sin duda, la más conocida y recreada, a diferentes estilos e historias, lleva consigo una mística legendaria, que informa de una serie de túneles y pasadizos que, supuestamente, comunicarían el Castillo de Manzanares con el Castillo del Tocón en la vecina Membrilla… y, aparte, o integrada en la misma leyenda, según quien la contase, quizá también con la antigua y abandonada fortaleza de Moratalaz”… “Estas leyendas de túneles comunicantes entre fortalezas y castillos, como no podía ser menos por la tierra en que se dio, se vio trufada enseguida por la gran capacidad fabulatoria que da a los paisanos su propensión quijotesca, dando pie al explayamiento de la más increíble y amplia diversificación imaginativa que usted imaginarse pueda..y que se quedó plasmada en diferentes cuentos y relatos, con esos túneles como base, centro y necesidad”.
“Se citan, por ejemplo, continua divertido el Sr. Cosme, en estos cuentos de túneles, los romances y amoríos entre princesas moras y capitanes calatravos, algo ciertamente complicado si tenemos presente que cuando nace el Castillo de Manzanares, el enemigo almorávide había sido expulsado de la zona…y, naturalmente, por allí no quedaban sultanes ni mucho menos princesas moras”…pero no hay que dejar de reconocer que como historia resulta atractiva, incluso para hacer una de esas maravillas, conocidas como “películas”, que son la base de ese nuevo e increíble invento del cinematógrafo”… “Aparte de estos dudosos episodios amorosos entre moros y cristianos, también se cuentan, en este caso con mayor posibilidad de haber sido ciertos, amoríos subterráneos, entre membrillato/as y manzagata/os, aprovechando la intimidad de la tunelería, algo que vendría a negar de raíz la supuesta enemistad ancestral entre los dos poblados, dice el Sr. Cosme”…

'El Zaque'.

“A cuenta de los túneles, existen muchas otras leyendas de muy diversa estirpe, como las que hablan de transportes soterrados (nunca mejor dicho) de tesoros y mercancías entre los distintos enclaves así comunicados”…

“Y, en fin, aún no estando yo dispuesto a ir contra el imaginario popular, dice D. Cosme, algo que siempre resulta fastidioso y quita romanticismo a cualquier historia que se precie, ciertamente, en esta leyenda de los túneles, mi querido reportero, la verdad es que no parece, ni plausible, ni probable, que a los “arquitectos” del Castillo de Manzanares, creado en los límites del espacio calatravo para guardar sus fronteras y vigilar los movimientos de las Ordenes vecinas, se les hubiera ocurrido la idea de comunicarlo, de manera secreta y soterrada, con el de la Orden rival Santiaguina de la villa de Membrilla, de la que, entre otras cosas, pretendían defenderse”…”Si, aparte lo atrabiliario e inverosímil de unir mediante un túnel a dos castillos rivales, se tiene en cuenta que esos túneles tendrían que atravesar la vega del Azuer, y pasar bajo su curso, estaríamos ante una obra demasiado complicada y enjundiosa para los tiempos que corrían, y para los escasos medios materiales y humanos de ese momento”… “Similar poco sentido hubiera tenido, unir el Castillo de Manzanares, cuando se construyó, al ya en ruinas e inhabitado Moratalaz” “En fin, que pausemos en leyenda las historias en cuestión… dejando también constancia que, algunos amigos de estas curiosidades, han intentado, sin éxito hasta el momento, comprobar si existe semejante pasadizo de unión entre Manzanares, Membrilla y Moratalaz”…” y seguro es, ya lo verá usted, que muchos lo seguirán intentado en el futuro, pues no hay nada más atractivo que mantener vigente una leyenda popular”… 

“Y desde luego, y es bueno saberlo y apuntarlo aquí, sigue D. Cosme, en el subsuelo del Castillo de Manzanares, como en el de todo el pueblo, ciertamente, hay túneles,… alguno de los cuales supera los límites de la fortaleza, y que es muy probable que se comunicasen entre si, y con algunas otras casas próximas… pero eso si que fue siempre habitual en Manzanares, la intercomunicación subterránea de sótanos, bodegas y pozos,… ya que era también frecuente que inmuebles próximos, pertenecieran a una misma familia, o bien participaran de un mismo negocio, facilitando esos túneles toda la actividad industrial que se desarrollase desde bodegas o almacenes, costumbre que se ha perpetuado hasta nuestros días, donde semejante tunelería subterránea se puede observar en muchas de las casas de este pueblo”...

'El Zaque'.

“Ahora le contaré, continua D. Cosme, una de las primeras leyendas que “engordan” la rivalidad tradicional entres los vecinos de la Membrilla y nuestros paisanos manzagatos, y que toca de lleno al Castillo de Manzanares… se refiere al supuesto expolio de un tesoro, que los membrillatos reclaman para si… y que, según ellos, los manzagatos de finales del Siglo XV se apropiaron, sacándolo subrepticiamente de las ruinas de la Ermita de Santa Ana, situada justo en la línea fronteriza de Membrilla con Manzanares”… “Esta historia se la tomaron muy “a pecho”, nuestros vecinos, tanto que le dieron visos de verosimilitud, incluyéndola en la descripción de su villa, cuando las Relaciones Topográficas encargadas por Felipe II”… “Nuestros vecinos de la Membrilla, dijeron lo que sigue a este respecto:

…y en una ermita de Santa Ana que está en el medio camino de esta villa y de Manzanares, ochava parte de legua de esta villa donde hay villares, donde en tiempos pasados parece haber estado poblado, dícese haberse sacado en el dicho sitio un tesoro que fue una tinaja de diez y seis arrobas de medida llena de planchas y ladrillos de oro habrá setenta años, el cual dicho tesoro sacó el comendador de Manzanares que a la sazón era y después le llamaron el Clavero, la cual dicha tinaja está al presente en el castillo de la villa de Manzanares”… 

“Poco se añadió a la historia desde nuestra parte manzagata, mi querido amigo reportero,… que ahondar en estos temas sobre tesoros propios o robados, no hace otra cosa que azuzar usuras, envidias y avaricias entre las gentes, termina aduciendo, con cierta ironía D. Cosme”…

Y para terminar, le diré que hay otra bonita leyenda poética muy reciente, escrita por un ingenioso periodista y literato librepensador, nacido en este pueblo y muerto bien joven a manos asesinas en Madrid, hace no mucho tiempo..., me refiero a Don Antonio R. Garcia-Vao, del que seguro usted ha oído hablar….(el reportero da fe de ello, recordando perfectamente el episodio que dio fin a la vida de este famoso periodista, por ser muy referido en numerosas crónicas de aquella época)… Este ilustre paisano de Manzanares, tiene, entre sus obras, una que el tituló: “El Castillo de Manzanares”, donde describe de una manera bellísima, y en verso, a nuestro Castillo, y cuenta, en él, una trágica historia de amor, entre la hija del Comendador D. Pedro Padilla,- Dª Leonor-, con un caballero castellano, -D. Fernando-“… “Esta historia de amor, tiene de todo, duelo incluido entre padre y pretendiente, o lo que es igual, D. Pedro y Don Fernand… a consecuencia del cual muere D. Pedro”…. “La historia continúa con la huida de Fernando y posterior reencuentro y escape con Dª Leonor… pero no entremos en más detalle, que vale la pena que usted mismo la lea en este ejemplar que aquí le regalo de esta obra de tan ilustre colega suyo, hijo de de este noble pueblo de Manzanares, con la que damos fin a este relato sobre leyendas del Castillo de Manzanares, concluye D. Cosme”...


miércoles, 1 de junio de 2016

81). RELATOS PEDROVILLARROEL.MANZANARES 1912: DE MURALLA A MONDA


“Y es ahora que mi ilustrado acompañante me recuerda las incógnitas que rodearon el devenir histórico de la muralla de Manzanares.. y que han de servir para darle cuerpo a este nuevo relato,….y es que, Don Cosme, me anuncia que va a utilizarla, para ejemplificar con ella lo que nos quiere decir... como los elementos puramente defensivos del casco urbano del Lugar de Manzanares, tanto el Castillo como la muralla, perdieron pronto sentido, ya que los “ataques” a nuestro patrimonio no tuvieron lugar en el poblado, si no en sus ricos terrenos aledaños, como ya vamos sabiendo”…

”Esos terrenos que conformaron la Encomienda que el acuerdo del Tocón adjudicó al Lugar de Manzanares, y que no fueron respetados por las villas próximas, que “pilleaban” de ellos todo lo que podían, aduciendo que carecían de dueño, ya que no reconocían entidad propia a nuestro Lugar, ni capacidad de dominio sobre él a nuestros lugareños, haciendo caso omiso de los acuerdos del Tocón…


“Y como nadie fue capaz, en la historia de la humanidad, de “poner puertas al campo”… para hacer frente a este problema, continua Don Cosme,… durante todo el Siglo XV, los concejos de Manzanares, como va de sabido y dicho en un relato anterior, viéronse obligados a instar de manera pertinaz a su regiduría calatraveña, para que procediera al amojonamiento claro y concreto de todos los condominios de su Encomienda, hasta que lo lograron en esa histórica fecha del 10 de octubre de 1480”. 

“Queda asi “dibujado”, para usted y sus lectores, sigue Don Cosme, “un estado de cosas manzagatas en el Siglo XV”… que dirigió la mayoría de la acciones y esfuerzos de nuestros munícipes a solucionar ese problema de entidad e identidad jurídico-administrativa, en detrimento de otros elementos de pura defensa militar del poblado”…

”Así, las cosas, a la par que los habitáculos dedicados en el Castillo a tareas de control y administración de la Encomienda fueron ganando espacios, a costa de los elementos militares del primer tiempo… a la muralla le sucedió algo parecido, pero más intenso, tanto que llegó a desaparecer de la faz del Lugar de Manzanares, en un periodo tan corto como dos siglos, dando sentido al título que usted dará a este relato”... “Ciertamente, sigue don Cosme, el poblado nunca fue atacado en esos tiempos, ni por los ya alejados almorávides, ni por próximos castellanos amantes de lo ajeno”, pero lo que si sucedió es que el Lugar atrajo, por sus riquezas y fortificación, a muchos inmigrantes, que incrementaron rápidamente su población, dejando pequeño el interior de las murallas para tanta gente como llegó aquí con ánimo de quedarse”…. “Eso, y la tradicional capacidad de acogida que caracterizó siempre a las magníficas gentes de Manzanares, desde sus orígenes, convirtió pronto en “manzagatos de derecho y ley” a toda esa población inmigrante”….


“Posiblemente, al final del Siglo XIV, sigue Don Cosme con su vibrante verbo, el interior de la muralla ya se había quedado sin cabida vivencial para tamaña cantidad de nuevos paisanos, de tal modo que la muralla, que dejo pronto de tener valor en el sentido defensivo, se convirtió en un “corsé”, que impedía la expansión y el necesario crecimiento del Lugar de Manzanares”… “Y no debió pasar mucho tiempo, para que esa inquebrantable voluntad de los lugareños de aquel Manzanares, con la que decidieron construirla en 1352, les acompañara pronto, y con la misma determinación, para hacerla desaparecer, cuando se convirtió en una rémora para su crecimiento”…

“Y, como va dicho”, en solo dos siglos se consumó el proceso “de muralla a monda” que titula el relato,… proceso del que hay suerte de refrendo por haber quedado escrito, en su principio y final”…y que, por su interés histórico, le dejó aquí, amigo cronista, tal cual nos llegó para la posteridad y el conocimiento de nuestra historia”...

En un primer documento, con data en 1352, se decía lo lo siguiente: 
“que seáis obligados de cercar el dicho lugar de Manzanares en estos dichos cinco años que nos vos facemos esta merced la cual cerca habéis de facer en derredor del dicho lugar por el lugar que nos el dicho Maestre e vos los dichos procuradores e concejo lo […] e medimos que fallamos por la dicha medida que montan quinientos e treinta tapias el primer cerco en derredor del dicho lugar e habéis de hacer la dicha cerca en esta manera, el primero año que será en la era de XCI años que fagades el cimiento en derredor del logar que sea fecho de cal e de piedra de una tapia en alto e en los otros cuatro años primeros siguientes que fagades en derredor del dicho lugar el adarve de cuatro tapias en alto de buena tapia gruesa de tierra e otra tapia angosta encima que sea antepecho e encima sus almenas en que los dichos cuatros años que fagades cada año una tapia en derredor del dicho lugar e el postrimero año que fagades el dicho antepecho e almenas e que fagades encima del dicho adarve todo en derredor el suelo de cal e de arena fasta dos palmos en alto e le fagades el ala de losas por do vierta el agua fuera del dicho adarve e la marca del cimiento e de las tapias gruesas que sean tan anchas como el adarve del castiello del dicho lugar e que aya cada tapia en alto cinco palmos e otrosí que fagades las saeteras de las tapias que […] fueren de cal e de arena e que fagades tres puertas en la dicha cerca por do entren e salgan al lugar do entendieren que más complieran en guisa que todas estas labores e cada una de ellas sean bien fechas e acabadas de cada uno de los dichos cinco años”.

“Y, solo algo más de dos siglos después, en 1579, y en las Relaciones Topográficas que Felipe II ordenó redactar a todos las villas de España, nuestro notables ratificaron que la muralla de Manzanares se había tranformado en “monda” con la siguiente afirmación:
“ el sitio y asiento de esta villa es tierra llana y no tiene ningunas cercas aunque antiguamente siendo la villa pequeña lo solía tener”
“Y esa desaparición de la muralla, redunda Don Cosme, debió ser muy inmediata a la fecha en que se proyectó en la primera mitad del Siglo XIV, porque, a lo largo de esos dos siglos, ninguno de los “visitadores” de la Orden de Calatrava, que periódicamente pasaban por Manzanares y escribían cosas de nuestra evolución urbana y financiera, dijeron nada acerca de una muralla… que, si nos atenemos a como debió haber quedado en base a su proyecto, no pudo pasar inadvertida sin mención alguna, caso de haberse mantenido mucho tiempo en pie”… “Quizá la caída en desgracia ante el Rey Pedro I, del Maestre Nuñez de Prado en 1354, paralizó definitivamente la construcción del cercado de Manzanares, cuando solo levantaba un metro…no lo sabemos hoy, ni seguramente mañana…. pues, cuando nada hay escrito, la historia es leyenda como usted bien sabe mi querido amigo…pero lo que si sabemos es que, más grande o más pequeña, la determinación y sentido práctico de las gentes de Manzanares fue quien decidió su monda…y aunque eso tampoco quedó escrito, la lógica histórica nos dice que debió ser determinante”.


“Y quede, así, concluido este relato, que da elocuencia suficiente a su pretensión….que no ha sido otra que explicitar como los intrépidos pobladores del Lugar de Manzanares, decidieron enseguida, ya desde los pretéritos tiempos del Siglo XV, y por voluntad propia, dedicar sus máximos esfuerzos a crecer como pueblo, renunciando a quedarse a la retaguardia de un corsé amurallado”…. “Las gentes de Manzanares no fueron hechas para quedar constreñidas en una cárcel de piedra”



80). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: MURALLA Y RECONOCIMIENTO

“Y, Don Cosme, continua su discurso, en lo que ha de ser el siguiente relato sobre Manzanares, insistiendo al cronista, que ese año de 1353, fue decisivo por el proyecto del amurallado del poblado, llamado a ser un elemento defensivo casi inexpugnable, que advertía a los “vecinos” de la voluntad de un pueblo por defender lo suyo”… 
“Y la idea de esta imponente muralla defensiva, no solo fue importante por si misma, lo fue, sobre todo, por que delató que había calado en la conciencia de los regidores calatravos, por fin,… y tras un siglo desde que se construyó el Castillo, otra imprescindible idea…la de “hacerse cargo”, definitivamente, que, más allá del Castillo, tenían que proteger a ese incipiente “Lugar de Manzanares”, del que, por fin, parece que se daban por enterados”… “Y fue también, por entonces, y para esos efectos -prosigue el Sr Cosme- que, además del amurallado para fortificar el primigenio casco urbano, se reforzó la autoridad y facultades del concejo municipal… y se empezó a pensar, de manera mucho más activa, en dotar al Lugar de Manzanares de un entramado jurídico-administrativo, que le facultase para ser reconocido con entidad propia, ante los Lugares y villas vecinas, y que dejase claro a todas ellas, su identidad y condominios, aunque, aún, y en ese momento, fuese una pequeña aldea, dependiente todavía de la Villa de Almagro”.

“Y, así, que ya nunca más, nadie pudiese aducir nuestra inexistencia como territorio reconocible, y en propiedad de las gentes que lo estaban construyendo y haciéndolo prospero”… “Nada más legítimo, honorable y justo, para un Lugar que se hizo a si mismo, el Lugar de Manzanares, que pertenecer para siempre a las gentes que lo hicieron posible”…


“La noticia de que se iba a cercar el poblado con una muralla, sigue Don Cosme, se extendió enseguida por los territorios vecinos, atrayendo nuevos colonos a nuestra pequeña aldea, cuya seguridad quedaba muy incrementada, comparativamente a otros Lugares y Villas, en esos procelosos tiempos de la historia de España, con un Reyno de Castilla sumido en disputas internas en los territorios recién reconquistados”.

“Como usted comprenderá, continua Don Cosme, este muy significativo incremento poblacional, dejó enseguida pequeño el recinto amurallado y, además, llevó aparejado la necesidad de acondicionar nuevas tierras para cultivo, labranza, pasto y leña, en los terrenos que la repartición del Tocón había asignado al Lugar de Manzanares y a su Encomienda, que, en ese momento, tenía como bienes propios: los edificios de la casa o castillo de la encomienda y las ruinas del castillo de Moratalaz y un territorio circular, de unos ocho kilómetros de radio, alrededor del poblado excepto en la parte lindera con Membrilla.

“En los últimos 50 años del Siglo XIV, las gentes y el concejo del Lugar de Manzanares, advirtieron que su protegida aldea no sufrió ataque alguno, ni de la ya lejana morería, ni de la cercana cristiandad”,… “Pero, sin embargo, la falta de un reconocimiento oficial, que diera al Lugar de Manzanares entidad y dominio jurídico sobre el territorio propio de su Encomienda, junto al creciente aprovechamiento y explotación de las zonas despobladas de Moratalaz, Ureña y Aberturas, por el incremento de lugareños manzagatos, motivó reiterados conflictos de intereses con los pastores y labriegos de las villas de Daimiel, Bolaños, Valdepeñas y El Moral, que usufructuaban esos territorios antes de fundarse Manzanares”…

“El tránsito incontrolado de los rebaños, por las veredas y cañadas que cruzaban nuestra Encomienda, arruinaba con frecuencia las nuevas tierras de cultivo, sin que los campesinos de nuestra aldea pudieran reclamar ante nadie, al no tener reconocido el dominio de los terrenos”.

“Esta doble situación, que se daba en Manzanares en la parte final del Siglo XIV, continua Don Cosme … de una parte, la tranquilidad de tener asegurada la defensa de la aldea por el Castillo y la muralla, y, de otra. los conflictos continuados de intereses por las tierras de la Encomienda con las aldeas vecinas, dirigió los esfuerzos de nuestro concejo hacía la concreción jurídico-administrativa del dominio de las tierras propias”… “Aun hubo de pasar otro siglo, hasta que el 10 de octubre de 1480, tras continuas peticiones de sucesivos concejos del Lugar de Manzanares, la Orden de Calatrava tuvo a bien adjudicar a Manzanares un término jurisdiccional y municipal propio”….“Aquel fue un día muy importante para Manzanares… y los regidores calatravos dieron la noticia de forma solemne al concejo, “a toque de campana”, tal cual era costumbre, probablemente en la Iglesia vieja o en la Plaza del Castillo, con la asistencia de la mayoría del vecindario”...

” De esa manera, y por fin, todo el Lugar de Manzanares y los terrenos adjudicados a su Encomienda, quedaron bien definidos, jurídica y administrativamente, ante el júbilo de su pujante población que vio así reconocido el dominio de sus propias tierras”.

“Y, concluye Don Cosme, elevando el tono de su voz, con la solemnidad que gusta para los grandes momentos”,… “me parece muy oportuno que usted termine aquí el relato, para que quede resaltado el momento y día de ese trascendente reconocimiento identitario de Manzanares como Lugar y Encomienda”… “ese 10 de Octubre de 1480, en que las gentes del Lugar de Manzanares fueron anunciadas por sus mandatarios.... “que lo suyo, era suyo”….