¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

domingo, 19 de febrero de 2017

122). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: LA ZUIZA MAS SONADA DEL SIGLO XVII.

 ..
“Querido amigo –comienza Don Cosme su primer relato acerca del Siglo XVII-… para empezar a contarle los aconteceres más significativos de esta centuria, nada mejor que respetar su cronología temporal…y describir un evento muy sonado, sucedido el primer año de la dicha centuria, es decir, en el “año redondo” de 1600”….durante la celebración de una “zuiza” en nuestra plaza mayor” 


“Las zuizas, querido cronista -sigue D. Cosme- eran el modelo calatravo de “fiestas de moros y cristianos” y se celebraban con frecuencia en muchas villas de la zona… como se destaca en algunas referencias escritas que nos llegaron:…
… “en esta provincia son usadísimas estas zuizas con los moriscos del Reino en casi todos los lugares de Calatrava y en la cabeza que es esta villa de Almagro” 
En ellas participaban “cristianos nuevos” y “cristianos viejos”, y consistían en una teatralización, donde los moriscos o cristianos nuevos, raptaban, simuládamente, a cristianos viejos, doncellas… o bien, “robaban”, ganado o enseres… … y, luego, pedían un rescate, en dinero o especies… Los espectadores y vecinos que acudían al festejo, daban algo de dinero cada uno, hasta poder pagar lo exigido en el rescate…tras lo cual, se liberaba a los raptados y se devolvían los bienes enajenados”… “Como es de suponer, los moriscos eran derrotados siempre por los cristianos viejos, terminando así la fiesta…y con lo recaudado en los rescates, los concejos, al final de la fiesta, ya tenían algo de dinero para financiar obras pendientes” .

“En Manzanares, sigue Don Cosme, las zuizas se desarrollaban, mas o menos,.. así”:..
“El gremio de carpinteros levantaba un castillete de madera en el centro de la Plaza pública...luego, unos paisanos, seleccionados de entre los cristianos nuevos, y ataviados como almorávides, secuestraban y encerraban, en el “recreado” castillo, a personas, animales o víveres, solicitando un rescate, en forma de dinero, enseres o comida, lo que propiciaba una recaudación para el Concejo, que después se utilizaba para financiar diferentes tareas u obras pendientes…la fiesta solía terminar con la suelta de dos toros”.
“Y verá usted, me dice Don Cosme…siendo el día de la festividad de San Miguel, en el septiembre de 1599, a los entonces “regidores” (ediles) de la villa de Manzanares: Blas Quesada, Felipe Garcés, Alonso de Porras y Alonso Díaz Ibañez, se les forjó la idea de organizar la mejor y más grande “zuiza” de todos los tiempos… y hacerla coincidir con las fiestas patronales de la Virgen de Agosto del siguiente 1600…a fin de recaudar fondos que sirvieran para financiar el “dorado” del nuevo retablo de la Parroquial, construido, como usted ya sabe, para sustituir al que fue pasto de las llamas el día después del Corpus de 1571”…. “Se trataba, pues, sigue Don Cosme, de organizar una zuiza con intenciones de obtener una gran recaudación, dado lo costoso de lo pretendido…y, a tal menester, hacer unas fiestas de gran esplendor, que atrajeran a mucha gente de nuestra villa, como de otras próximas”…“A los alcaldes ordinarios de Manzanares, Gonzalo Ruiz Bolaños y Juan Díaz Hidalgo, les pareció conveniente preparar la zuiza con todo lujo de detalles, que incluían la realización de ensayos, una caracterización lo más real posible, permitiendo que los moriscos portasen armas (algo prohibido entonces)”…“Esto mostraba con claridad, afirma D. Cosme, que los moriscos de nuestra villa estaban muy bien integrados, existiendo una estrecha relación de confianza mutua entre cristianos viejos y cristianos nuevos, pero no dejó de ser una infracción de las leyes existentes, que habría de crear problemas, como luego veremos”..

“Así las cosas, continua Don Cosme. l
os preparativos de la gran zuiza comenzaron después del día de San Miguel de 1599…cuando, a instancias de los ediles del concejo citados antes, el paisano Juan Díaz Abad fue a casa de Melchor Díaz, otro cristiano viejo como él, para instarle a que le acompañase hasta la Plaza….allí, se les unió un grupo, en el que estaban, además de otros, Juan y Sebastián Gómez”… “Todos juntos fueron a la vivienda de un tal Luis Pérez, un morisco muy conocido y popular de la villa, al que pidieron aceptase el nombramiento de capitán de una formación de correligionarios suyos, que él mismo reclutaría, y de la que, Melchor Diaz, como única excepción no morisca, sería sargento”… “Además, le informaron de las características particulares que iba a tener esta zuiza, en cuanto a la idea de que los moriscos portasen armas”…. “Luis Pérez, más prudente que nuestros osados alcaides, y sabedor de las prohibiciones que pesaban sobre el pueblo morisco, rechazó el ofrecimiento,.. “salvo que la justicia se lo ordenara”…. “Fue por ello, que visitaron a Díaz Hidalgo… el cual, ante la promesa morisca de que iban a realizar un ofrecimiento, concedió licencia a través del alguacil mayor, Juan Canuto, para que formasen la «zuiza», portando armas”… “y se comprometieran a realizar los ensayos pertinentes todos los domingos y festivos,… al menos en los 40 días anteriores a la festividad de San Roque del año siguiente, fecha prevista para el magno festejo”…. “Así mismo, ambos alcaldes, firmaron un mandamiento, rubricado por el otro escribano, Rafael Alvarez Ruiz, para que «los naturales del Reino de Granada» hiciesen dicha aportación mediante reparto, con apercibimiento de cárcel o exacción de «bienes quantiosos»,… prueba evidente de que algunos de estos moriscos tenían “posibles”, remata jocoso el Sr Cosme”... 
“Todo quedó convenido tal cual le digo, sigue Don Cosme.. y, el domingo siguiente se reunieron los siguientes moriscos de Manzanares: Luis Hernández, Juan Carrillo, Juan Ubeda, Juan Díaz, el menor; Juan López, Francisco Montalbán, Juan Uclés y su hijo y los del Castillo (Alonso, Juan, Francisco, Enrique y Miguel, dos de los cuales eran hermanos y los demás, primos) todos provistos de espadas, dagas y escopetas, tal como se había acordado, para iniciar los ensayos”…. “Delante de la comitiva, ondeaba una bandera listada, de colores, confeccionada con almaizares, sobre la que lucían cinco medias lunas que había colocado el sargento”... “Marchaban al son del tambor de Francisco Marín, morisco de Membrilla, y encargado también de ello en las zuizas de esa villa”….“llegaron a la parroquia y oyeron misa”…“A la semana, ya eran 20, incluidos tres arcabuceros, que gastaron tres arrobas de pólvora, comprada de su pecunio, al precio de 2 rs. y 1 cuartillo la libra”…“En campo abierto, ensayaron el «caroca», una composición bufa, y “corrieron” un toro a gran satisfacción de todos”.. .


“Considerado, poco después, los mandos de la compañía, que no se incorporaban los «soldados» previstos, pidieron en la plaza a Díaz Hidalgo que les compeliese a participar”…. “Este, llamó a Francisco Rodríguez, el pregonero, y le mandó pregonar en plazas y calles, que los moriscos, de entre 18 y 40 años, debían unirse a la zuiza, si no querían ser sancionados con 20 rs. aplicables a «las bodas de Nuestra Señora”…,
“Al término del recorrido del pregonero por Manzanares, los reclutados eran ya 43….y suponiendo que no hubieran salido todos los comprendidos en ese segmento de edad, no faltarían demasiados”, visto el número de moriscos bautizados en la fecha”.... 
“También se hicieron contactos para que participasen moriscos de la vecina Membrilla, lo que fue muy bien acogido allí, reclutándose bastantes membrillatos”.

“En adelante, y como va dicho, todos los domingos y festivos, la compañía formaba del modo siguiente: alférez abanderado, Juan Pérez –que era sobrino del capitán-, ; capitán, Luis Pérez; sargento, Melchor Díaz; escuadras, Luis Hernández, Luis López y Juan Alicante; tambor, Francisco Marín y «soldados», Juan Carrillo Harnero, Pedro y Miguel Alicante, Diego San Martín, Francisco Ruiz, Diego Cebrián, Juan Zamora, Luis Hernández, «el largo», Gonzalo Díaz, el mozo; Juan Díaz (su hermano); Mateo Molina Carmona, «el molinero»; Francisco Montalbán, Juan Uclés, Diego Uclés (su hijo); Diego Ayala, Juan Jiménez, Juan López, Pedro Ayala, el mozo; su hijo Diego, Diego López Zapatero, Luis Mendoza, Diego Luna Avilés, Diego Mata, Juan Alcalá, Bernardino Enríquez, Diego Díaz Santaolalla, Bartolomé Carrillo, Juan Carrillo, (hijo de Diego); Diego García, Diego Ayala y Alonso, Juan, Miguel y Francisco del Castillo…. Cerraban la formación los arcabuceros Benito Alicante, Pedro Hernández Escosura, Juan Martín San Martín y Juan Ubeda, el único que poseía permiso de armas”… “Los desfiles partían y terminaban en casa del alférez…los moriscos vestían sayas moras, («yubbas»), e iban tocados con sombreros… llevando todos espadas colgadas de las «ancas», (caderas)… recorrían calles y plazas y, de vez en cuando, se desplegaban en forma de media luna para recibir al toro”…. “En el campo ensayaban como hacer cautivos…y no los dejaban en libertad sin obtener algunos reales por ello”... “Durante los ensayos, hubo altercados, por piques y rivalidades entre sus poblaciones de origen, y por las respectivas actitudes ante la conversión de los mudéjares (los más antiguos) y de los moriscos venidos de Granada”…. “El enfrentamiento más grave, con golpes y heridas por arma blanca, ocurrió seis días antes de la zuiza, el 10 de agosto, en la puerta de casa del alférez, cuando los moriscos dejaban las banderas al terminar un ensayo.., tuvo que intervenir del cirujano de la villa, Francisco Carreño, quien, en su informe, mencionó heridos de cierta gravedad, algo que originó la judialización de la zuiza, generando un proceso muy curioso, tal como veremos en un próximo relato”..
“La esperada zuiza tuvo lugar la tarde del 16 de agosto de 1600, día de San Roque… “En la abarrotada plaza, entre la alegría y el regocijo del vecindario y de numerosas personas venidas de villas próximas…formando ya una media luna, ya una rueda.. y con las alabardas preparadas para recibir astados, entre 12 ó 14 moriscos mataron dos toros. “A continuación, en “algarabía”, (su dialecto), hicieron el «zula», ceremonia de cumplimiento y cortejo, efectuada con pleitesía y sumisión”...“Luego, se sentaron en cascos de barro, acompañados de la bandera y la música del tambor y de unos pequeños tamboriles en forma de arcaduces”…. “En la Plaza, se erguía un castillo de madera, donde estaban situados para contabilizar y hacerse cargo de la colecta el regidor don Blas Quesada, el mayordomo parroquial, Juan Ruiz Bolaños; Juan Canuto y Juan Díaz Abad”…. “De cuando en cuando, los moriscos hacían cautivo a un vecino o a un forastero de los principales”…y, para animar a la concurrencia a dar limosna, lo celebraban con pitos y relinchos,... “Alzaban los brazos, realizaban ciertos movimientos.. y voceaban ¡¡«lilili»!!... “después, lo conducían al castillo, bailando zambras, al son de una dulzaina y de tamborillos”... “mientras tanto, a coste propio, quemaban pólvora, y regalaban a los asistentes bebida y confites de su dieta”…. 
Se recaudaron 800 rs., de los que 300 provenían de los moriscos,… cantidad que fue entregada al prior y al mayordomo de la parroquia, para la finalidad pretendida”…
“Y acabe usted aquí el curioso relato de la gran zuiza de Manzanares, dejando para el próximo, el no menos curioso relato, que nos propiciara el sumario del juicio que los enfrentamientos de mudéjares y moriscos armados motivó en el tiempo siguiente”



121). Relatos Pedro Villarroel. MANZANARES 1912: SIGLO XVII…DEL ORO A LA PENURIA.



“Pues sí, amigo cronista, hemos pasado revista, y hablado, de lo mucho bueno que hubo en el Siglo de Oro de Manzanares, que claramente predominó sobre lo malo, aunque también lo hubo…y, ahora, toca hablar ya, siguiendo la cronología histórica de este magnífico pueblo, de los sucedidos y avatares más relevantes de la siguiente centuria, la del Siglo XVII”… “y vamos a hacerlo, como hemos hecho en los siglos precedentes, configurado un primer relato, que pretende resumir los aconteceres y sucedidos más relevantes de la dicha centuria….que nos “darán pie” a sucesivas narraciones que traten de manera más específica e individualizada esos eventos y sucederes”….“Y es, éste, un siglo donde la característica más significativa es la "RECESION", así, quiero que lo escriba, con mayúsculas…pues aunque, desde luego, hubo cosas buenas; en general, fueron malos tiempos para el Reyno y, también, para Manzanares”… “En nuestra villa, por ejemplo, se frenó el crecimiento demográfico, hubo varías importantes plagas que dañaron considerablemente los campos de cultivo, y que incidieron de manera muy negativa en los “rendimientos” de la Encomienda, tal como tendré ocasión de contarle de manera más específica en otro relato” … 

“Una de las razones de la crisis sobrevenida fue la aparición sucesiva, ya bien entrado ese Siglo, de grandes epidemias en la población (viruela, cólera, disentería, polio…, sin tratamiento eficaz en aquellas fechas), que colaboraron mucho en la generalización de dificultades, penurias e, incluso, hambruna, algo impensable tiempo antes, teniendo en cuenta el no muy lejano pujante Manzanares del Siglo XVI… De hecho, la prosperidad se mantuvo todavía en los primeros años del XVII..pero, a partir de la segunda década de esa centuria, comenzaron las plagas y las epidemias y, por que no decirlo, el mal gobierno de las cosas terrenas, por parte de nuestros gobernantes…entrando, así, en crisis todo el Reyno de España”…. “En ese estado de cosas, sigue Don Cosme, no fue nada raro que en las villas que, aun siendo prosperas, eran pequeñas, como el caso de Manzanares, la gente emigrase hacia la villa y corte… o a otras ciudades más grandes y con más posibilidades,…. por no hablar de la “emigración forzosa” que sufrieron los moriscos asentados en la villa, en 1610, donde se estima que Manzanares perdió en un solo día el 10% de sus habitantes”…. “Y no solo se empobreció la gente común, me dice Don Cosme, es que también las familias nobles más pudientes de Manzanares, que seguían siendo las mismas del pasado reciente…los Salinas, los Merino, los Quesada, etc… vieron, como consecuencia de la enorme crisis general, muy, pero que muy mermado, el capital sobrevenido de sus campos y haciendas”… 
“Nada más iniciado el siglo, en el año 1600,…. todavía en plena bonanza social y económica…. y, quizá, como heraldo de lo que habría de ocurrir en esa centuria que comenzaba, sucede en Manzanares el primer evento negativo de ese siglo XVII”.... “Una fiesta típicamente manchega de “moros y cristianos”, la “zuiza”, terminó con enfrentamientos entre las diferentes familias moriscas participantes en los festejos, hubo varios heridos por arma blanca y sanciones para nuestras autoridades locales, por haber dejado que los moriscos portasen armas, algo prohibido para ellos en aquellas fechas”… “y, esto, solo fue el preludio de la inmensa tragedia humana, social y demográfica, que nos tocó vivir como pueblo, diez años después, cuando un edicto real, ordenó la expulsión de todos los moriscos de España...lo que nos afectó en Manzanares de manera particular, pues supuso la expulsión de 64 familias (322 personas en total) que estaban perfectamente integradas en la vida de Manzanares, con anudados lazos de todo tipo: familiares, sociales y humanos, representando para nuestro pueblo una enorme tragedía que tuvimos ocasión de contar en un relato anterior”… 

“Pero querido amigo, algo bueno si que hubo en Manzanares esos primeros años del Siglo XVII, pues se construyeron dos nuevas Ermitas, de las que, al igual que sucedió en el anterior siglo, una ha sobrevivido al tiempo y a la historía… y otra fue destruida, con solo dos siglos de existencia, por los invasores de Francia”…. “La primera en construirse, y que ha llegado hasta nuestros días, es, ni más ni menos, que la Ermita de la Veracruz, situada frente a la Ermita de San Antón, y haciendo esquina con la calle Ancha”… Se levantó sobre lo que fue un antiguo “humilladero”, y las obras se iniciaron a finales del Siglo XVI, para concluirse en los primeros años de este Siglo XVII que estamos comentado. En estos, sus inicios, tenía entrada por la calle de San Antón.. y, en su interior, quedó guardada, desde 1608, la imagen del “Cristo del Perdón”, también conocida por nuestros paisanos de entonces, como el “Cristo Arrollidado”, que fue realizada solo unos años antes, -algunos piensan que en un taller situado en la “calle Real” (hoy calle Monjas)-. Esta imagen, con el tiempo, y con los avatares históricos en que se vió envuelta, llegaría a ser, como usted sabe bien, el Patrono de Manzanares”.. “Después, a finales de ese siglo XVII, se fundó la Cofradía que lleva su nombre y, ese evento, y sus curiosidades particulares, merecerá, como los anteriores, y en su momento, algún relato en concreto”… “Tambien a finales den ese Siglo, casi a la par, en 1691, se constituyó la Hermandad de la Santa Cruz, que se reúnió el 1 de agosto de ese mismo año en la ermita de San Antón, decidiendo venerar una imagen del Cristo atado a la Columna, que estaba en la misma ermita de la Vera Cruz, instituyéndose como una..... “Hermandad y Cofradía, cuya advocación ha de ser de la Santa Cruz que es el árbol sagrado en que se obró el salutífero misterio de nuestra redención con el título de Esclavos de Jesús padeciendo la flagelación a la Columna…”
“La otra ermita, nacida a primeros del Siglo XVII, pero unos años después, en 1613, fue la Ermita de San Isidro, algo lógico en un pueblo de labradores como Manzanares, asevera Don Cosme”… “Al parecer –continúa- era una muy bonita ermita, de planta y tamaño similar a las de las preexistentes: San Antón, San Gregorio Ostende y Santa Quiteria… con un cementerio anexo, que asentó su reales en los terrenos del actual Parterre del mismo nombre, San Isidro, frente a la Fabrica de Harinas”…. “Como va dicho, la barbarie francesa, a su paso por Manzanares, la destruyó por completo”…
“Otro hecho importante de este Siglo XVII manzagato, acaeció antes de acabar la segunda década del mismo, en el año 1616, año en que están datados los planos atribuidos a Esteban de Perola, que nos hablan del diseño del canal del Azuer a lo largo del Paseo del Rio y del más importante molino harinero que tuvo, y tendrá, en su historia, este magnífico pueblo de Manzanares, el llamado “Molino Grande”… “y, eso, también nos “dará pie” a un relato específico sobre el asunto de la evolución del Rio Azuer, sus canales y sus molinos, durante ese Siglo XVII”… 
“En lo concerniente al urbanismo de la villa, a comienzos del Siglo XVII, se iniciaron obras en nuestra Plaza, que había nacido demasiado pequeña… con el fín de ensanchar sus espacios y permitir mejor el mercadeo y la realización de eventos y festividades, cuando así procediera… Como en la villa no había un espacio específico para presidio, a comienzos del siglo XVII, se habilitó una cárcel pública, con aposentos altos y bajos, en los que estuvieran separados hombres y mujeres... Para construirla se utilizaron unas tiendas que confinaban con la audiencia y una casa particular adyacente que pagó el Concejo”…. “Referido también a nuestro urbanismo, a lo largo del Siglo XVII, se construyeron algunas de las más bonitas casas solariegas que enseñorean este pueblo desde entonces”... “De la misma manera, se terminó de perfilar y completar el crecimiento y expansión urbana que Manzanares había iniciado, en su particular y espléndido Siglo de Oro,”… comentaremos de estos aspectos en relatos sucesivos”… 

“Es de destacar, también –sigue Don Cosme, con la vehemencia y lirismo que le caracteriza-… que, ya entrada la segunda mitad de ese siglo XVII, concretamente en el año 1656, esta datada la construcción de la Torre nueva de la Catedral, ese precioso “faro” de la villa de Manzanares,… maravillosa estructura vertical, que es emblema e icono de este gran pueblo,… y que resalta a la vista de cualquiera que se acerca a Manzanares, emergiendo del extenso “mar terrenal” de la planicie manchega que nos rodea”… “Esta magna obra, y parte de la complementación interior de la Catedral, que se había iniciado, como va de sabido, en el Siglo anterior, se alargó bastante en el tiempo, primero por el fuego del día del Corpus de 1571, después por problemas de impago del Concejo a los entalladores de nuestro altar mayor, hermanos Ruiz Elvira,.. y, también, por otras cuitas similares con otros “maestros de obras” de nuestra Parroquial, que terminaron en los juzgados…y, finalmente, y sin duda, por la crisis económica en que entró Manzanares en esa centuria del XVII”… “De hecho, aunque hay pocos datos al respecto, se supone que nuestra Torre parroquial no estuvo totalmente terminada hasta ya entrado el Siglo XVIII”…y también se fueron construyendo con cierta dificultad, a lo largo de ese Siglo XVII, las capillas de Santa Teresa y del Espíritu Santo, en el lado derecho de nuestra Catedral de Manzanares”….
Otro evento, digno de ser resaltado, entre los que ocurrieron en Manzanares durante el Siglo XVII, fue la puesta en marcha, en el Convento de los Carmelitas Descalzos, de una “Escuela de Teología”, que alcanzó en su devenir un gran prestigio en toda La Mancha”. 
“Y quede, así, concluido, querido cronista, este primer relato de lo más relevante que aconteció en Manzanares, y que ha quedado escrito para la historia local, a lo largo de la centuria del Siglo XVII…seguro que hubo otras cosas interesantes, aparte de las aquí narradas, pero la pretensión de este relato solo es la de establecer un pequeño guión de sucesos, que nos sirva para conocer mejor, poco a poco, y relato a relato, lo más significativo de la historia de Manzanares en ese Siglo XVII, más de sombras y penuria que de luz y esplendor.