¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

lunes, 16 de julio de 2018

168). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: DE SILES A MANZANARES…”EN VOLANDAS, COMO CANDIL”

Acabamos de referir en la anterior crónica –comienza así D. Cosme ésta- el como la serranía de Siles lució con luz intensa y propia en el llamado siglo de las luces, centuria de cuyos mejores avatares, referidos a la villa de Manzanares, estamos narrando en los más recientes escritos…Y, no pretendiendo que usted, querido reportero, convierta en legendarios estos relatos que yo le hago,.. en esta crónica que le insto comenzar ahora, le propondré, sin embargo, lo contrario ...convertir una leyenda en relato...

Viene, desde luego, a cuento esta propuesta, en este momento, al tratarse de un hecho legendario.., que se cuenta tuvo lugar en 1766, es decir, en ese siglo ilustrado y lumínico que fue el siglo XVIII.. y, porque, además de la fecha en que ocurrió lo que le pretendo contar, la citada leyenda, refiere un episodio que tiene que ver con Siles, más en concreto con el rapidísimo tránsito que al parecer llevó a cabo un paisano atribulado, desde Siles a la villa de Manzanares,…

Este episodio, -continua D. Cosme- se concretó, y devino, en una leyenda muy popular y difundida en Manzanares y en otras villas próximas… que, desde entonces, y para todas las generaciones posteriores de manzagatos, habría de quedar reconocida, por siempre jamás, tal como reza la frase entrecomillada del título sugerido para el relato …Ese.. “en volandas como candil”, es una expresión que, como le digo, fue acuñada en referencia al supuesto sucedido de 1766, y quedó, para los restos. en el imaginario popular manzagato, como la manera de recordar una de las leyendas más conocidas y populares de Manzanares,.. Pero, -sigue D. Cosme- también quedaría prendida en ese imaginario por el dicho en si mismo…la expresión, “en volandas como candil”, aun y todavía, se utiliza con bastante frecuencia por muchos paisanos, incluso desconocedores de la antigua leyenda, para referirse a cualquiera que haga un tránsito de un lugar a otro con inusitada o sorprendente rapidez.

Pero –sigue D. Cosme- es ya momento que usted conozca.. y, por extensión también sus lectores futuros, en que consiste la leyenda objeto del relato....vamos, pues, a ello.. La dehesa de Siles, el agua de su fuente, sus tierras fértiles y el abundante ganado allí estabulado, prosigue D. Cosme, reportaban a la villa de Manzanares de La Mancha, abundantes productos y, a la vez generaban puestos de trabajo para muchos paisanos, que vivían allí, o que hacían todos los días el camino de ida y vuelta entre Siles y la villa,… Esas dos leguas y media de camino, en aquellas épocas, se hacían bastante pesadas…A pie, o a lomos de mula o caballo, podían tardarse 3 horas o más...
pero las gentes que tenían que gastar todo ese tiempo del día, solo en ir de un sitio al otro, lo daban por bueno, ante la belleza y el encanto del entorno de la Serranía de Siles, donde se desarrollaba, en pleno contacto con la naturaleza, su actividad laboral… la mayoría eran trabajadores y labriegos del campo,.. pero, no pocos, eran cuidadores y pastores del ganado…


Uno de estos últimos, un joven pastor, al que todo el mundo conocía con el apodo de “candil”, sin que su historia nos haya sabido decir el por què del mote, habría de ser protagonista principal de la leyenda de marras… Nuestro pastor conducía todos los días, de sol a sol, los rebaños a su cargo, en unos pastos de la dehesa, que explotaba en arriendo un tal Domingo Rosadillo, su patrón… Parece ser que, “candil”, era un enamorado y un perfeccionista de su trabajo… tenía a gala ser el primero de los pastores a la hora de llevar sus ovejas al pasto, y luego traerlas de vuelta al redil…había aprendido a correr delante de ellas, con determinada cadencia… y emitía unos silbos especiales, que dirigían rápidamente, y en la dirección adecuada, al rebaño a los sitios que “candil” hubiera elegido… 

Con esas carreras diarias, de un lado a otro, era lógica la buena forma física del joven pastor …que, antes de ser conocido por su leyenda, era fácil verle ganar muchas de las carreras que de manera espontanea se organizaban entre la gente que trabajaba en Siles por aquel tiempo, en momentos de la jornada sin faena que hacer… Pero, además, a “candil”, le entusiasmaba todo el entorno de la dehesa de Siles…su alameda,.. su fuente...olores y colores del sitio, de los que disfrutaba mientras vigilaba el ganado.. o lo dirigía del establo a los pastos, o de estos al establo,… tenía mucho tiempo para observar, y apreciar al detalle, con una gran sensibilidad de matices, la belleza del lugar…Ay!! los olores, los ruidos y los colores de Siles, le apasionaban!!.. ...le gustaba apreciar como cambiaban a lo largo del día.. Solía madrugar mucho, echaba un vistazo al establo y a sus ovejas, antes de apuntar el alba, y se ponía a oír los ruidos de la carrera de algún conejo, o los primeros cantos del día de las perdices, mientras se sentaba en una piedra cercana, al lado de la fuente, para disfrutar de la amanecida… al olor y el aroma del romero, mezclado con el sonido gorgoteante y continuo del agua cristalina y fresca de la fuente… y a la espera de los primeros silbos y cantos de los jilgueros….Un entorno cotidiano, desde luego, pero también idílico, donde el sol naciente, con sus rayos de luz colándose, poco a poco, entre las laderas de los montes y los cerros, en tonos que iban mezclando, sabiamente, el azul y el carmín, en la clara mañana que surgía de la oscuridad de las noches de Siles… Noches claras, en que la Vía Láctea, se dibujaba nítida en el horizonte presidiendo el escenario...


En fin, termina D. Cosme su alarde de lirismo al describir la vida del pastor...para él, el día a día, era algo mágico, siempre igual, pero irrepetible, todo cotidiano…. aunque insuperable…

Pero esa cadencia constante, preciosa y rutinaria, se vío conturbada un buen día por un hecho inesperado…Cualquiera puede pensar que el joven “candil”, acostumbrado a elucubrar con su magín, en la soledad de los días, imaginó algo que, en realidad, no sucedió… pero, lo cierto fue, que aquel día quedó concretada para la posteridad una de las más conocidas leyendas, que habría de quedar, para siempre, entre la historia y las historias de una villa legendaria, Manzanares de la Mancha, remacha D. Cosme..y, sigue ..En un cruce de caminos, próximo a la ermita, existía una encina centenaria y enorme, con grandes brazos de ramas que ocupaban un diámetro de unos treinta metros, su abundante follaje era vida y lugar de todo tipo de pájaros y aves y su sombra era sitio habitual de sentadas y cobijo, en los momentos de asueto de las gentes de Siles….

Estando por allí, aquel día en que se gestó la leyenda, a “candíl” le pareció oír unas voces extrañas…Miró a su alrededor, comprobando que estaba solo…pero, aun así, las voces siguieron, cada vez más nítidas, que parecían provenir de la gran encina...
”Candil” dirigío su vista allí…y, en unos instantes mágicos, vio una llamarada, en el centro del follaje… y, por delante de ella, una silueta femenina, vestida de negro, que le decía: "márchate al pueblo en seguida que tu madre se encuentra muy enferma y quiere verte antes de que se venga conmigo al cielo"-. 

"Candil", sobrecogido, no se lo pensó dos veces… dejó el rebaño y salió corriendo y arrebatado hacia Manzanares…. De tal manera corrió, que, él mismo, se vio sorprendido cuando cayó en cuenta que sus pies no tocaban el suelo, “iba en volandas”… levitando.. sintiéndose tan liviano, que sus piernas le parecían alas, casi no sentía el esfuerzo físico que acompaña normalmente a las zancadas de una carrera… Tiempo después, “candil” contaba que le pareció que una fuerza superior a él lo llevaba cogido de los brazos…Lo cierto fue que, en pocos minutos, "Candil" recorrío las tres leguas que le separaban de su humilde casa familiar…donde, efectivamente, su madre agonizaba en su lecho de muerte, mientras un cura le daba la extrema unción… La madre abrió los ojos, esbozó una tenue sonrisa al ver a su hijo…. extendió las manos… y expiró.

Pasados unos dias, sigue D. Cosme, cuando habían corrido por todo el pueblo múltiples comentarios de lo ocurrido, mucha gente puso en duda el suceso, aunque en aquel tiempo abundaban los supuestos de apariciones. y la misma ignorancia de las gentes hacía ver el más allá, por cualquier suceso extraño. …pero, entonces, desde Siles, llegó una noticia que dio base a la creencia de muchos paisanos en el suceso contado por “candil”,… En el centro de la encina, había quedado la huella de la llamarada que acompañó a la aparición… La noticia, corrió como la pólvora, motivando, enseguida, autenticas peregrinaciones de paisanos de la villa y de otros lugares, para contemplar esa almendra quemada, en el centro de la frondosa encina centenaria de Siles, aparente prueba de veracidad de la milagrosa aparición…

Quede, así, mi querido reportero, por concluido este relato...que da constancia escrita a usted y sus lectores de una leyenda legendaria de la villa de Manzanares, que hubo lugar en el lejano año de 1766, en el discurrir del siglo de las luces…y que pasaría a la posteridad de los tiempos y de las historias de este pueblo increible...con la frase “ir en volandas, como candil”,…. que, hoy día, mas que aludir al suceso aquí comentado, se utiliza para resaltar la rapidez con que alguien se desplaza de un sitio a otro..

lunes, 2 de julio de 2018

167). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: SILES LUCE…EN EL SIGLO DE LAS LUCES.

Pues si, querido cronista, -comienza D. Cosme su disertación-… quiero encabezar, así, este relato, acerca de un sitio muy popular de Manzanares, fuente actual de su agua..y, por tanto, muy importante en la vida de este pueblo...Me refiero, claro está, a la dehesa de Siles, quizá el entorno más preciado de la encomienda manzagata desde su origen…

Y es apropiado hablar de ese lugar icónico, en este momento en que las crónicas aquí relatadas conciernen a los avatares del Siglo XVIII,.. porque, la dehesa de Siles, en ese Siglo de las luces, evidenció un lucimiento muy significado en su desarrollo particular... una vez más, y en gran medida, por impulso de ese último Comendador calatravo de Manzanares, D. Iñigo de la Cruz y Manrique de Lara, Conde de Aguilar y Señor de los Cameros, que tan importante fue en la trayectoria vital e histórica de Manzanares,, Aquel Comendador, aficionado a la fiesta y al campo, apreció enseguida el valor de ese bonito entorno natural con una fuente de rica agua cristalina, fértiles tierras de monte bajo, alamedas, bosque y abundante flora y fauna… decidiendo, con evidente acierto, convertirlo en el particular Aranjuez de su reino manzagato…
A esos efectos, propició una pequeña urbanización de la zona, en la proximidad de la fuente natural del terreno, construyendo varias casas, habilitadas de establos, palomares y caballerizas y, dada su afición a los juegos taurinos, en el año 1720, también hizo construir un pequeño coso, que fue inaugurado con becerros criados en aquella sierra... Y, posiblemente, ordenó reconstruir el pequeño humilladero existente en el lugar, transfomándolo en la bonita y coqueta ermita de la Magdalena…
Escudo del Condado de Aguilar, C/ Empedrada.
Quizá, el momento culminante que vivió el sitio de Siles en ese tiempo, fue el de febrero del año 1724, con motivo de la colocación en la Catedral de la villa del retablo erigido en honor a San. Raimundo de Fitero, fundador de la Orden de Calatrava…. En febrero de ese año –prosigue D. Cosme- la Catedral de la villa de Manzanares, lució sus mejores galas para acoger el citado retablo, siendo el dicho evento motivo y causa de los fastos lúdico-religiosos de mayor enjundia del Siglo XVIII en Manzanares... La colocación del retablo, se acompañó de un octovario festivo-religioso, donde, a su final, la dehesa de Siles tuvo gran protagonismo, siendo visitada por muchas de las personalidades que había invitado al acontecimiento nuestro Comendador.. entre ellas, muy principales autoridades de la Orden de Calatrava, incluyendo a quien era su Prior, Don Frey Cristobal de Salazar…

El día 15 de Febrero, martes, de aquel lejano 1724, el Sr Comendador dispuso un día de fiesta y asueto a sus invitados en la alameda de Siles. Se cuenta –sigue D. Cosme- que la egregia comitiva, en suntuosos carretones, partió muy temprano de la villa de Manzanares, para recorrer las dos leguas y media que la separaban de la dehesa de Siles… Llegados al sitio, y acondicionados los invitados, lo primero que se dispuso fue una batida de caza, donde se cobraron numerosas piezas de perdiz y conejo, que sirvieron para una sabrosa pitanza, pasado el mediodía.. Después de la suculenta comida, en el sitio más apropiado y diáfano de la alameda, se representó la comedia “La Cueva y el Castillo del Amor", por muy reputados actores de la época.. Al acabar esa representación, continuaron los festejos con un espectáculo taurino,… lidiáronse dos novillos, criados en el propio terreno de la dehesa, sin llegar a la suerte del sacrificio... Terminada la corrida, hubo carreras de cintas y de sacos, llegando la hora del refresco, que fue amenizado con música y más juegos…y, para acabar, un opíparo cenorio, muy bien regado de estupendos líquidos, todos ellos elaborados con el vino de uvas propias, criadas en los fértiles barrancos de Nava-Seca y del Enano…
Así fue, en resumen, querido cronista, el más grande festejo vivido en la alameda de Siles, durante el mandato de D. Iñigo de la Cruz en Manzanares.. y aunque, ciertamente, hubo bastantes más jornadas festivas allí, antes y después de aquella fecha… ese 15 de febrero de 1724, marcó un hito en la historia y el devenir de la dehesa, D. Iñigo concretó de manera definitiva el paraje de Siles y su serranía, en el alma manzagata, como lugar de fiesta, romerías, caza o, simplemente, como el sitio más idóneo para pasar un día de campo...Y es que, -sigue D. Cosme- por la belleza y posibilidades de su serranía, de sus montes, de sus alamedas y de su fuente, sin parangón alguno en la encomienda, no es nada extraño que eso sucediera...pero es que, además, D. Iñigo, como amante del campo y la naturaleza que era, contribuyó decisivamente en favorecer la reforestación y la recuperación de todo el entorno biológico del lugar, que, como muchos otros montes de la encomienda, habían sido esquilmados, por la tala indiscriminada e, incluso, furtiva de muchos paisanos en el siglo XVII,.. esa centuria triste, oscura y llena de penurias, sobre todo en sus años finales, que casi termina con todo lo que  tenía la villa de Manzanares.. 
Dehesa de Siles.
Pero sabemos que no fue así… con Manzanares, y sus gentes, nadie puede, -comenta un enfervorizado D. Cosme- y –continua encendido-.... siempre aparece su espíritu hidalgo, decidido y emprendedor, que solo necesita algo de ayuda natural... Así las cosas, unas cuantas buenas cosechas, y el empeño del Señor de los Cameros, transformó en positivo toda la serranía de Siles, en la segunda y tercera década del siglo de las luces…y, en 1733, precisamente el año en que muere D. Iñigo de la Cruz, se describe a Siles como una imponente y bellísima dehesa, dividida en ocho cuartos: Sierrezuela, Grande, Carcetera, Magdalena, Fuente, Chico, Castillo y Fuente de Viveros… Los montes carrasqueros de la serranía de Siles, recuperaron su espléndida arboleda de encinas y chaparrales, de álamos blancos y negros, de olmos y de frutales..y, también, renacieron las zonas de huerta, al amor del agua de esa fuente mítica y perenne, que hoy, en 1912, nutre de la más preciada de las bebidas al paisano común de Manzanares.. -dice, iluminado y lírico, D. Cosme-…y, en el mismo tono, prosigue,.. “Siles volvió pronto a ser el emporio del matorral…, el reino del romero y del tomillo, de las jaras y de las aliagas.. del hinojo o de las amapolas, según fuese tiempo o estación…y, claro, también renacieron los pastos... que el ganado y las veredas por allí pasan, antes siquiera existiese este increíble pueblo, lleno de historia e historias, que se llama Manzanares”-- 
Años después, -sigue D. Cosme, más calmado-, en las citas del Catastro de Ensenada acerca de la villa de Manzanares, en 1752, se define a Siles, como…. “la casa más importante de la encomienda” …y se comenta de ella lo siguiente… “dicha sierra de Siles en que se encuentra al SO de Manzanares, que lo toma de una dehesa que fue de su Encomienda, en la que hay una notable fuente y arboleda”… Unos cuantos años más, en 1766, en una nueva descripción se dice de Siles, esto:… “Las casas y demás oficinas de la dehesa y monte de Siles portal.. cocina.. cámaras.. caballerizas.. corralillo.. garañoneras.. pajar.. destete… Cercados… toriles… zaurdon… antigua casa del alcaide que sirve de palomar…hermita de la Magdalena frente a las casas, a quinientos pasos y como se va a la fuente a mano izquierda…la fuente…huerta de arboleda y frutales…linde del monte y tierras de Siles …desde el Camino Real de los Vados..al camino de Carretas..que viene desde el Marañón..hasta el camino del Moral… linde con el mayorazgo de Tribiño, y con D. Francisco de Morales y Contreras…camino de Almagro…camino de Manzanares a Siles…linde Alfonso Díaz de Lope Díaz y Alfonso de Villa Real…; todo el monte poblado tiene setecientas cinco fanegas, sus entradas y salidas setenta y cinco fanegas.. ..y las tierras que se labran doscientas setenta fanegas, incluida la huerta de arboleda y una era empedrada”..


En 1780, se comenta de Siles, que… “la dehesa esta arrendada en 10.000 reales anuales, el guarda disfruta de la huerta, existe una plaza de toros y otras instalaciones que hizo el Conde de Aguilar, y que son costosas de mantener”. Ocho años después, en 1786, se refiere por escrito que la dehesa de Siles “mide 1.042 fanegas de marco real; las 716 de pasto con encinas y las 326 de labor; puede mantener mil cuatrocientas ovejas, y son arrendadores de ella D. Tomás Merino y D. Pedro Ignacio Valiente, vecinos de la villa”.

Y, por último, comenta D. Cosme, en la referencia escrita más tardía y completa sobre Siles, de ese siglo ilustrado, en las famosas “Descripciones del Cardenal Lorenzana”,.. firmadas, en lo concerniente a Manzanares, por el cura Francisco Camacho y Zarrascón, en el año de gracia de 1789,----- se dice lo que sigue acerca de la dehesa de Siles… “En el intermedio del mediodida y poniente, confina esta villa con la de Almagro, caveza del Campo de Ctrava, distante de esta cinco leguas; a las dos leguas de esta para la• dicha de Almagro se halla la dehesa que dicen Siles, privativa del serenisimo señor real infante de España don Antonio Pasqual, la que se compone de tierra calma pan llevar, de monte acarrascado, de huerta, de arboleda frutal, de alamos blancos y negros u olmos, huerta vaja frutal, suma cara y de menor (sic); una, entre otras fuentes, encañada, mui abundante, de¬ modo que por lo medicinal de sus aguas se surten y mantienen los vecinos pudientes de esta, y con su desperdicio se riega la citada huerta vaja; asimismo hai diversos baenes, charcos y juncadas con su caseria grande, casero que hace de alcaide con jurisdiccion de denuncias, y asimismo aunque derrotada plaza, corredores y algunos quartos para erradero o corridas de toros”.

Es decir, y para que usted, querido cronista, de fin al relato que nos ocupa ahora,… se puede asegurar, sin mucho temor a equívoco que… aunque, quizá, algo más descuidada de lo que hemos visto estaba en las primeras citas del siglo, en estas últimas décadas del XVIII, siguen contándonos una dehesa de Siles magnifica,… que lucio con luz propia, por tanto, todo lo que duro el siglo de las luces…

166). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: EL REY, EL CONDE, EL PUEBLO…Y EL POZO DE LA NIEVE.

Pues sí, amigo reportero, sugiérole este título, para la siguiente crónica, acerca de los sucedidos más significados de la villa manzagata en el Siglo XVIII. y, con paciencia, habrá de quedarle claro su fundamento en cuanto a título, después que le haya narrado el relato.


Comenzando por el Rey, como es de ley, le diré que en la primera mitad del Siglo XVIII, se cuenta una visita real a Manzanares; lo que, en si mismo, hubiera sido suficiente para ser considerada en un relato, “que no todos los días pisa un Rey el suelo de Manzanares” pero que, para lo que nos ocupa en esto de relatar aconteceres de nuestra villa, servirá, en este, más que por la propia estancia del Rey Felipe V en Manzanares, por lo que sucedió a consecuencia de la misma… Esa visita,-sigue D. Cosme- daría lugar a otro episodio más, en que el carácter hidalgo e indómito de las gentes de Manzanares, salió a relucir, en manera similar a lo que sucedió en otras ocasiones aquí ya narradas,.. Una vez más, junto a la devoción incondicional a su Rey, nuestro pueblo pleiteó contra un noble forastero, el Conde de Sevilla la Nueva, por el alto precio que puso a la nieve que tenía almacenada en el pozo que, al efecto, tenía en su casa de la Calle del Carmen, generando un conflicto que será el objeto principal de este relato…Y, claro, ud, se preguntará ¿Qué tuvo que ver en el precio de la nieve, la visita real?....Le pediré algo más de paciencia, asegurándole que, en el curso del relato, esa cuestión quedará resuelta… 


Para empezar, lo primero es saber que motivó la estancia del Rey, acompañado de un nutrido séquito, en Manzanares, aquel Julio de 1733.. y le diré, sigue D. Cosme, que no se conoce exactamente el motivo... pero, habida cuenta que el último Comendador Calatravo de Manzanares, había “entregado la pelleja” en febrero de ese año, dando pie a que el Infante Felipe, hijo de Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio, se convirtiese en el primer Comendador Borbónico de nuestra Encomienda, parece lógico pensar que esa visita tuviera algo que ver con ese nombramiento..y, quizá, no para asistir a la toma de posesión (pues hubiera quedado plasmado en algún escrito), sino, aprovechando un “viaje de paso” entre Madrid y Sevilla, (donde estaba instalada en aquel tiempo la Casa Real), por el deseo del Rey en conocer la encomienda de su vástago...


El Rey, Felipe V.



No hay muchas referencias de esa visita, pero se sabe que todo el pueblo salió a las calles para recibir a su Rey en aquella jornada festiva. Es probable que Felipe V visitase nuestra Catedral, como un siglo antes su homónimo antecesor, Felipe IV, cuando vino a inaugurar su retablo mayor... Tampoco sabemos donde se alojaron el Rey, su segunda esposa, Isabel de Farnesio, D. Fernando, Príncipe de Asturias, y sus hermanastros, los infantes D. Carlos y nuestro Comendador D. Felipe, además del gran séquito acompañante…pero es claro que, aparte el Castillo, donde solían alojarse los Reyes, se necesitó la colaboración de los nobles de la villa, para aposentar a todos.. seguro que los Salinas, Merinos, Quesadas, y otro de los actores de este relato, el Conde de Sevilla la Nueva, se ofrecieron con gusto. 


Y ahora ya -corta D. Cosme- es momento de hablar del Conde, de su Pozo de la Nieve, y de la relación de la visita real con el conflicto posterior que se vivió en el pueblo, tras que el Rey marchase encantado de Manzanares …Ud, querido cronista, aquí y ahora, en 1912, sabe bien lo que es un Pozo de Nieve.. ya que, hasta hace nada, era la herramienta que servía en muchas villas para hacer el hielo necesario en la conservación de muchos alimentos perecederos.. .antes que se inventaran, en este siglo XX, las modernísimas “fábricas de hielo” capaces de transformar, industrialmente, el agua en hielo,.. de las que tenemos algún ej.. en este pueblo… Pero, para sus lectores del futuro, será bueno recordar como eran estos pozos de nieve, antes de referirnos al que el Conde de Sevilla la Nueva poseía en Manzanares,.. y a la razón del conflicto, entre el susodicho conde y el pueblo de Manzanares, a cuenta y causa de su ya también citado pozo de nieve.

Infante Felipe de Borbón, Primer Comendador de Manzanares.

Los pozos de nieve, -continua D. Cosme- , servían para almacenar la nieve caída en los inviernos... Solían ser redondos, de unos 3 metros de diámetro y 8 a 10 metros de profundidad.. y sus paredes estaban revestidas con piedras y material vegetal, para aislar la nieve almacenada de la tierra del subsuelo...La nieve se prensaba en su interior, para convertirla en hielo, que luego se utilizaba en los meses de verano, con diferentes usos médicos y de conservación de alimentos. En esencia, sigue D. Cosme, esos pozos tenían dos partes: Una interior, el propio agujero del pozo, que, como va dicho, estaba tapizado y tenía un fondo alisado y seco, con un resalte que impedía a la nieve tocar el suelo, a la vez que facilitaba la salida del agua derretida por unos desagües…La otra parte de la estructura, cerraba por arriba el pozo, y era una construcción cónica de anillos de piedra, cada vez más pequeños, que formaban una bóveda, con un ventanuco para echar la nieve al interior, del pozo.. y una puerta de acceso a los diferentes empleados….

La transformación de la nieve en hielo en los pozos, -sigue D. Cosme- era un “proceso artesanal” muy laborioso. Comenzaba con los llamados “boleros” o “peones de fuera”, que agrupaban la nieve en los márgenes del pozo, dando paso al trabajo de los llamados “paleros”, que la echaban a paladas, o en bolas, al interior del pozo, por el ventanuco de la bóveda... Luego, intervenían. los “empozadores” o “pisoneros”, que entraban al pozo por la puerta de su bóveda, para “apisonar” la nieve, con mazos llamados “pisones”, o con sus pies.. Cuando la capa de nieve alcanzaba un espesor determinado, se cubría con materiales vegetales aislantes:.ramas, helechos, agujas de pino o pajas. ,.y, después, se repetía el procedimiento hasta llenar el pozo,.. que se mantenía cerrado hasta mayo o junio... Entonces, se sacaba el hielo formado, y se cortaba con “piochas” en barras, con un molde preestablecido… Finalmente, “los arrieros” transportaban los bloque de hielo por la noche, en carros tirados por burros o mulos, o en cestos que portaban los peones, hasta las “neverías” o puestos de venta que, en Manzanares, estaban en la Plaza Mayor y en la actual Plaza del Matadero..es decir, muy cerca del inmueble donde estaba nuestro Pozo de Nieve (calle del Carmen, en el edificio lindero con el antiguo hospital y con el Marquesado de Salinas). En esos puntos de venta, “los neveros” o “aguadores”, vendían hielo y agua fría a los paisanos, durante los meses del verano...
Esquema de 'Pozo de nieve'.

El calor del estío, sigue D. Cosme, aumentaba el riesgo de calenturas y disenterías por contaminación bacteriana de los alimentos, siendo el hielo que se obtenía en estos pozos de nieve, la mejor manera de conservar carnes, pescados.y otros alimentos perecederos por aquel entonces.., Aparte, el hielo era un buen aliado de los médicos para aliviar las flogosis asociadas a heridas contusas..o, con el agua fría del deshielo, hacer refrescos de limón o aloja, a los que se atribuían propiedades curativas... 

Yendo al conflicto vivido en Manzanares, meollo de este relato, continua D. Cosme, le diré, amigo plumilla, que la explotación del Pozo de la Nieve se llevaba a cabo en régimen de monopolio, por su propietario el Conde de Sevilla la Nueva... Este Conde residía en Baena (Jaen)... y muy pocas veces, o ninguna, se le vio por Manzanares, pero, lo cierto es que, aparte del pingüe negocio del Pozo, y la casa de la calle del Carmen, donde estaba ubicado, tenía otras propiedades en la villa.., otra casa en la misma calle del Carmen, frente a la de los Merino y un inmueble en la calle de la Cárcel, esquinero con la Plaza Mayor, donde se puede ver hoy su escudo de armas…

El Conde vendía el hielo en su propia casa y, como quedó dicho, en puestos públicos de los mercados, al precio de ocho maravedíes la libra, lo que condicionaba un importante dispendio para la mayoría de familias de la villa, que, además, no podían prescindir del hielo en sus casas durante el verano ..Y, mire ud. por donde, prosigue Don Cosme, que el usurero y astuto Conde, aprovechó la llegada del Rey y su Corte a Manzanares... y, alegando un aumento importante de la demanda de hielo, para cubrir las necesidades de tan egregios viajeros, subió el precio de la libra de hielo a doce maravedíes… cifra exorbitante, que el Alcalde de Corte, encargado de los abastecimientos y vituallas reales, aceptó sin reparos… pero que no tuvo igual acogida entre los vecinos del pueblo, que protestaron masivamente, de inmediato a la marcha del Rey, por la pretensión del Conde en mantener el nuevo precio de la libra de hielo, tal cual la cobró a los Reyes… El conflicto quedó servido entre D. Joseph María de la Cruz Galindo, administrador de bienes del Conde en Manzanares, y el concejo de la villa, representado por su Alcalde Mayor, D. Diego Ruiz Gallardo, los Regidores Félix de Mendoza, Eugenio Caballero, Andrés de Mendoza y Juan de León Carreño...  siendo Regidor Síndico de la villa D. Juan de Cabredos…Este, una especie de “Defensor del Pueblo” de la época, denunció el precio que se quería imponer al hielo, alegando “grave perjuicio al común de los vecinos”…. En consecuencia, el Síndico pidió al Alcalde Mayor, en nombre del pueblo de Manzanares: …«Se sirba de reponer semejante exceso y mandarse aga Ia postura que tubiere por conbeniente, atendiendo a el poco costo que tiene el recoger el yelo y que se benda en el puesto público acostumbrado por estar las casas del dicho Cruz extraviadas del comercio...»…

El Conde defendió el precio de doce maravedíes, por entender que el hielo no era un “abasto común”.. y que el Concejo no tenía facultad para litigar sobre su precio.. Alegó, también, que el invierno anterior había sido escaso en nieves, por lo que el pozo estaba muy vacío… El Alcalde Mayor de la villa no quedó muy convencido.. y, ante el clamor popular, ordenó clausurar el pozo, y exigío al Conde los documentos justificativos de su privilegio monopolista…. El regidor, D. Andrés de Mendoza, fue nombrado Comisario Interventor del caso, por el Alcalde Mayor, quien le dió una llave del pozo, para atender las necesidades de hielo más perentorias, como las destinados a:… “los enfermos más delicados, privando de que se diese a personas robustas, alojeros y forasteros”… La prohibición de la venta libre, tenía como riesgo que la escasa reserva de hielo se fundiera, por lo que el 10 de julio de 1733, el Alcalde, D. Diego Ruiz Gallardo ordenó medir la cantidad de hielo, ante escribano…y bajo testimonio de varios vecinos de Manzanares, conocedoras del negocio: Joseph Calderón, Manuel Díaz de Bustamante y Pedro de la Portilla.. además de la Abadesa del Convento de Monjas Concepcionistas Franciscanas.. y de Fray Francisco de San Juan Bautista, por entonces, Padre Superior y Presidente del Colegio de Carmelitas Descalzos.....Ante la sorpresa del pueblo y del Concejo, todos coincidieron en que:… “los doce maravedíes por libra, no eran un precio excesivo en ese año, dada la escasa oferta del producto, y la necesidad de la venta libre de nieve” .. ..”al ser el total alivio y medicina, no solo para los accidentados si también para las personas que necesitan deste remedio para la conservación de su salud”….

La resolución final del Alcalde y Justicia Mayor, fue autorizar al administrador del Conde a seguir vendiendo el hielo a 12 maravedies la libra, con el compromiso que se guardase relación de pesos y personas, por si, en recurso del concejo ante el tribunal superior, se decidiera la restitución de parte de lo pagado por los paisanos, algo que no se llegó a concretar…entre otras cosas, por que el conflicto venía viciado de origen, por cuitas personales, que trascendían a la defensa de los vecinos, y que dejaban en muy mal lugar a un regidor y al Sindico..Se supo que el regidor Juan de León, era propietario de otro pozo de nieve, que tenía arrendado, ni más ni menos, que al Regidor Síndico,.. Le fue fácil al Conde, argumentar que el Sindico y el Concejo estaban realizando competencia ilegal contra su negocio....lo que denuncío al Corregidor de Ciudad Real, “Juez Conservador de Yelos y Nieves de la provincia”, que ratificó el derecho exclusivo del Conde de Sevilla la Nueva a la venta del hielo en Manzanares…. 

Así que, amigo cronista, puede dar por concluido el relato,.. al que cabe añadirle, que solo la independiente y prudente actitud del Alcalde Mayor de nuestra villa, en el manejo del asunto, evito más cuitas a su Concejo y al Sindico...El Conde se conformó con que el nuevo precio permaneciera vigente, a cambio de retirar la denuncia….y como en tantas ocasiones, que habrán sido, y que serán… el pueblo “a pagar el pato”.

miércoles, 27 de junio de 2018

165). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: LAS PRIMERAS FERIAS.

Pues si, amigo cronista -me dice D. Cosme- tal como reza el encabezado con que quiero que titule usted el relato que ahora le propongo comenzar… voy a contarle las cosas más significadas que la historia y la tradición oral nos ha dejado acerca de las primeras Ferias y Fiestas de la villa de Manzanares…Ferias y Fiestas, éstas, que comenzaron a celebrarse, en la primera mitad de ese siglo XVIII, lumínico e ilustrado,… del que, ahora, narramos los sucedidos y avatares más significados que hubieron lugar en nuestra villa en esa centuria. .. entre los que , sin duda alguna, se cuentan estas primeras ferias de Manzanares…  

Más en concreto, sigue D. Cosme, y refiriéndome a la primera de todas esas Ferias, que para algo fue la primera,.. le diré, querido amigo, que se celebró en la segunda semana de agosto del año de 1723, es decir ni siquiera un año antes de la colocación de ese retablo de San. Raimundo que tan festejado fue en nuestro pueblo…Y no es casual, ni baladí, este último apunte que le acabo de hacer, porque nos indica que esa primera Feria de Manzanares, aconteció durante la comendaturía de D. Iñigo de la Cruz Manrique de Lara, Conde de Aguilar y Señor de los Cameros, único entre todos los Comendadores que tuvo Manzanares con residencia permanente en nuestra villa, de la que estaba enamorado,.. lo que motivó que se implicase, mucho más que ninguno de sus antecesores, en el desarrollo y progreso de Manzanares… 

Pero es que, además, D. Iñigo se caracterizó, como también ya conoce usted, por su espíritu emprendedor y predisposición a la fiestas populares, que él veía como un medio de acercamiento a su pueblo.. Sin duda alguna, sigue D. Cosme, esto último fue decisivo para que nuestra villa de Manzanares resultase, una vez más, adelantada a su tiempo, en el Campo de Calatrava, con respecto a esos menesteres de las Ferias y Fiestas locales, agrupadas en una semana de festejos y ocio, para solaz de los vecinos, donde el esparcimiento mundano y lúdico tuviera un espacio hasta entonces desconocido.. y es que, es de recordar que las fiestas populares, en esa época de España, estaban rigurosamente controladas por el clero, que ejerciendo el poder en simbiosis con la autoridad civil, no permitía que la diversión de las gentes, transgrediera o menoscabase el orden religioso propio del tiempo...por lo que los festejos solían limitarse a uno o dos días de fiestas religiosas (ofrendas, rezos, romerías.., con ningún, o muy poco, espacio para lo mundano), festejos que cada uno de los gremios y cofradías del las villas, organizaba conjuntamente con el clero local, siempre en torno al día del respectivo patrón. El carácter y predisposición festiva del Comendador de Manzanares, continua D. Cosme, junto al prestigio y ascendencia que tenía con el Rey Felipe V, el Cabildo de Manzanares y la jerarquía eclesiástica de Calatrava y Toledo, le llevó a proponer, a todas las citadas autoridades, y al poco de instalarse en Manzanares, una semana grande anual de Ferias y fiestas locales en Agosto, y en torno al día de la Virgen, patrona de la villa…



D. Iñigo de la Cruz Manrique de Lara.

D. Iñigo de la Cruz, era sabedor, que en algunas grandes ciudades y villas castellanas se organizaban ya festejos de este tipo, los que hoy conocemos como Ferias, en torno, precisamente, a la celebración del patrón o patrona de la ciudad que se tratase,,.. en donde se concedía al vecindario unos días de asueto y ocio, para reconfortarlos del duro trabajo de todo el año, al tiempo de finalizar las cosechas de cereales y vid, es decir en época de verano, que era el momento más propicio para festejos al aire libre.. y donde, además, se podían exponer a la venta los productos derivados de las citadas cosechas, así como hacer pujas con el ganado y otras industrias asociadas a las labores del campo…lo que daba vida, prestigio y desarrollo económico a los pueblos que organizaban estos eventos, en relación a las que no los tenían..Sin embargo, a casi nadie que no tuviese el espíritu de nuestro Comendador se le hubiera ocurrido la idea de organizar un evento de este tipo y magnitud, en una villa mucho más pequeña y con muchos menos habitantes, como Manzanares… Pero el Señor de los Cameros, nuestro Comendador, no se arredró ante esas dificultades aparentemente insalvables…, por mor y empuje de su espíritu emprendedor, y su gusto por las fiestas, D. Iñigo advirtió la ocasión y oportunidad de hacer algo similar en la villa de Manzanares, aprovechando una bastante buena época de cosechas y mejora económica... Manzanares había vivido en la retaguardia durante la guerra de sucesión, y supo salir de la penuria de finales del siglo anterior, por ese carácter emprendedor que siempre adornó a sus gentes, consiguiendo en las primeras décadas del XVIII, como va dicho, cierta pujanza económica, basada en sus explotaciones agrarias, con buenas cosechas de grano y uva, en los años adyacentes al final de aquella guerra…A la par, también se desarrolló en nuestra villa una potente industria ferretera, que era admirada y copiada en toda la región de Calatrava…. Acabada aquella guerra, sigue D. Cosme, vino un tiempo en que Manzanares se había convertido en una referencia provincial en estos menesteres, lo que contribuyó, decisivamente, a que la idea del Comendador se pudiera llevar a cabo…. Siendo así, amigo reportero, que pudo concretarse, por primera vez, la Feria de Manzanares en el año de gracia de ese siglo ilustrado de 1723..y, ya, esa primera Feria constituyó un gran éxito, muy celebrado en toda la región manchega y en el Campo de Calatrava, donde, según se comentó, “nunca se había visto cosa igual” ...

El pueblo se llenó de forasteros de muchas pueblos y villas próximas e, incluso, de otras provincias,… que llegaron atraídos por la expectativa que los organizadores, con el Comendador a la cabeza, supieron crear… en lo relacionado con la exposición y comercio de productos de la agricultura, las tratas de ganado y la apreciada industria ferretera local...pero, también, y muy particularmente, por algo tan inusual en aquellos tiempos, como la gran variedad y brillantez de los festejos de carácter lúdico, que se anunciaron por toda la comarca, y que se celebrarían los días de esa segunda semana de agosto de 1723, en la villa de Manzanares de la Mancha..… Ciertamente, sigue D. Cosme, lo que se vivió en Manzanares aquella semana de agosto de 1723, fue algo sin parangón, hasta entonces, en tierras de Calatrava...La magnitud, variedad y audiencia que tuvieron los festejos que aquí se organizaron, llamaron la atención en toda la región, siendo comentados con admiración, algo que, incluso, alcanzó a la propia Corte del Reino, pues nuestro Comendador, que tenía una gran anuencia con el Rey, se había encargado de publicitarlos allí…Sea como fuera, la realidad es que la Plaza Mayor de Manzanares se llenó, esa bulliciosa semana, con puestos de todo tipo, que mostraban, y ponían a la venta, productos de la tierra…sobre todo, los derivados de la ya entonces, potente actividad vitivinícola en Manzanares, y de la muy activa industria harinera de nuestra villa, por el gran desarrollo de la molinería en el Azuer, a su paso por Manzanares…Se exponían, y vendían, todos los tipos de harinas imaginables, derivadas de los abundantes cereales y leguminosas que se cultivaban por la región…y, por supuesto, los aceites y productos derivados de la explotación olivarera (de gran importancia en la zona), también tuvieron puestos en la Plaza, desde la primera de nuestras ferias y fiestas. Y junto a ellos, puestos con productos de todo tipo y condición, empezando por los textiles, de siempre con “muy buen paño” en Manzanares, donde hubo gran dedicación a este tipo de actiividad… mesas repletas de pañería, de lana de vellón, cueros, etc…hacían las delicias de quienes gustaban de esas mercancías…Otros puestos exponían utensilios, enseres y herramientas de las prestigiosas fraguas, ferreterías y caldererías de la villa, que causaban la admiración de muchos ganaderos que acudieron, con interés particular, a observarlas … siguiendo por una mezcolanza de: churrerías, puestos de berenjenas, golosinas y dulces, turrones, chucherías diversas, de especias, de quinqallería y baratijas e, incluso, de juguetes para los infantes de la época, que ya los había entonces: ..los aros, las tabas y las peonzas, ya formaban parte de los juegos infantiles en aquellos tiempos...El vocerío de todos los feriantes, como por ejemplo, los encargados de las tómbolas,.. los tahúres, los zahories, los funambulistas, contorsionistas, magos y recitadores de versos o cuentos, resonaban en la plaza, en una gigantesca barahúnda de sonidos, aparentemente ininteligibles, pero identificables por las entonaciones particulares con que cada uno de ellos anunciaba sus productos, juegos, habilidades o actuaciones. Todo eso ya se pudo oir y ver en esas primeras ferias!!. 


Fue también en aquella época, cuando casi todas las paredes de los edificios de la Plaza, estaban habilitados con balconcillos corridos, que permitían observar cómodamente a los vecinos, los numerosos espectáculos que se organizaban en nuestra Plaza Mayor y, por ende, en las primeras ferias de Manzanares y en las celebradas en años posteriores. Pequeñas bandas locales y provinciales, o músicos solistas, amenizaban las fiestas.. recorriendo las calles centrales de la villa y la plaza, alegrando al pueblo con sus charangas y tonadillas populares.. y fue también allí, en la Plaza, donde se representaron, en aquellas ferias primitivas, muchas piezas teatrales al “aire libre”…: Sainetes, comedias y otras obras clásicas de los grandes autores de nuestro siglo de oro, como Calderón de la Barca y Lope de Vega… y también otros espectáculos, quizá de menor entidad, como los de títeres y marionetas, pero no por ello acogidos con menor contento y regocijo por el paisanaje y los forasteros visitantes, que nunca habían vivido algo parecido, lo que ensalzó mucho la figura del Comendador a los ojos del vecindario. Siendo, además, D.Iñigo,-sigue D. Cosme-, tan aficionado a los juegos taurinos, no es de extrañar que la plaza estuviera reluciente y sus balconcillos llenos de mantones y ornamentos, el día del cierre de los festejos, que se consideraba “día feriado” y que se intentaba aproximar al máximo al día de la Virgen,…Con todos los puestos ya desmontados, se improvisó en la plaza mayor un pequeño coso de madera, donde se desarrollaron unos juegos taurinos espectaculares… los toros, accedían a ese coso de la plaza mayor por el actual callejón del Rey, desde otro improvisado toril.. que se construyó en la actual plaza del Teatro Calderón, en el espacio que queda limitado por la Calle Manifiesto, la calle Doctor y el comienzo del, anteriormente citado, callejón del Rey…..Y había otro espectáculo, dentro de ese espectáculo, el que vivían los vecinos de la Calle de San Isidro,(hoy, en 1912, calle Duran), que tuvieron la ocasión de observar, desde sus ventanas y balcones un remedo de encierro, sin corredores (no hay constancia que los hubiera en la villa) donde los astados…que habían llegado al pueblo por el camino de Andalucía, eran soltados a la entrada de la calle San Isidro,, (cuyas bocacalles se cegaban con tablas transitoriamente).. y, luego, eran dirigidos, calle arriba, cruzaban la calle del Carmen (también cegada) y accedían al primer tramo de la Calle Doctor, acabando su carrera en el improvisado toril que antes le cite -prosigue Don Cosme- donde quedaban estabulados, hasta que diese comienzo el festejo taurino...

Las posadas de la villa, que ya eran numerosas entonces, debido al trasiego de ganados y pastores por las veredas y cañadas reales que cruzaban nuestra encomienda, y también por el paso creciente de otros viajeros por el camino de Andalucía, se llenaban esas segundas semanas de agosto por los cada vez más numerosos feriantes y forasteros, que acudían a nuestras Ferias, lo que asentó aún más en Manzanares, sigue D. Cosme, este tipo de incipiente actividad hostelera, en la que también nuestra villa era muy reconocida en toda la región...


Con esto, querido reportero, dice D. Cosme para concluir su relato, creo que queda suficientemente evocado a usted y a sus lectores como fueron aquellas primeras Ferias de la villa de Manzanares de la Mancha, en el año 1723,... que luego se continuarían ininterrumpidamente todas las segundas semanas de Agosto de cada año (salvo en los de guerra contra el francés), hasta nuestro días… dejando para la posteridad y la historia que, una vez más, y como en tantas otras cosas, en esto de las Ferias, la gloriosa villa de Manzanares fue también pionera, en el no menos glorioso Campo de Calatrava…

lunes, 4 de junio de 2018

164). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912. UN OCTOVARIO BIEN SERVIDO.

En el relato anterior, conocimos, mi querido amigo, (comienza D. Cosme el presente) la brillante acogida que la villa de Manzanares ofreció a los ilustres mandatarios que aquí acudieron, invitados por nuestro Comendador, en el lejano febrero de 1724, con el fausto motivo de la instalación del retablo de San Raimundo en la Catedral de Manzanares,… y del octavario religioso programado al efecto en los días siguientes,… que será el objeto principal de este diserto …

Y a fe que este evento religioso fue bien servido y festivizado, sigue D Cosme con su sorna habitual,… que por algo nuestro Comendador, y anfitrión del mismo, D. Iñigo de la Cruz, era dado a fiestas bien servidas…Tal fue la cosa, que cuando ud. lea lo que quedó escrito de estos días, observará que los actos puramente religiosos son, poco a poco, descritos como de pasada, pero nunca se elude la mención a las diferentes pitanzas y sus horarios, termina D, Cosme con una sonora carcajada…Y, en fín, sigue, aquí le dejo extractada, mucho mejor que lo que yo podría hacerlo, la descripción de esos días, tal cual esta contenida en los Archivos de esta parroquial de Manzanares…...
Lunes día 7 de febrero “Por la mañana, habiendo precedido los signos de campanas llegó la comitiva a la iglesia y se observaron las ceremonias del día anterior por la tarde, y se celebró la misa. “Predicó el Rector de Alcolea Frey D. Gaspar Ballesteros del hábito de Calatrava con suma ingeniosidad y sutileza llevándose el aplauso de un tan autorizado como numeroso concurso" Después marchó a casa el Sr. Prior y a las 2 se comió de primera mesa, y después los de segunda. A las tres de la tarde se volvieron a cantar vísperas observando las ceremonias de días anteriores. "Después de esta tarde, de orden del Sr. Prior, asistió en el altar de S. Raymundo, Frey D. Antonio de Aguilar, presbítero Religioso nuebo conbentual prªdar a adorar al pueblo la reliquia de Ntrº Sr Patriarca" esto lo siguió haciendo los demás días del octavario con gran concurso de hombres como de mujeres, "el maior que se ha visto en esta Parroquial." A las siete de la noche, se dio el refresco y siguieron las diversiones de música y juegos referidos hasta las nueve que cenaron los de primera mesa, y a las diez los de 2ª”.

Martes día 8 “De la misma forma que en días precedentes, pasó a las 9 el Sr. Prior a la iglesia, donde se cantó tercia… Predicó Frey D. Vizte Grau, Prior Formado de Montesa; Cpªn de Honor de S.M. Admtdªr del Hospital de Aragón y Procurador General de su Religióñ. A las 12, primera mesa, y a la una, los de segunda. A las tres de la tarde se comenzaron las vísperas como en días precedentes. A las siete de la tarde, refresco con música y juegos.. y cena a las mismas “oras q_e ia van expresadas."

Miércoles día nueve de dhº mes. “A las nueve se cantó tercia. Después, misa. “Predicó este día con el maior magisterio el p. mº frey Bern_dº Mrt_n difinidor del orden den Nº Sr. S.n Benito” Terminado, marchó el Sr. Prior a las cassas del Sr. Comendador y comieron a las mismas horas. A las tres de la tarde las vísperas según lo acostumbrado; y acabadas éstas, el Sr. Prior y sus seis acompañantes fueron a divertirse al fresco a las guertas de arboleda y a la nueva del Río, y entre cinco y seis se retiró a casa (lo demás, igual.)”

Jueves día diez de dh º mes y año. “A las nueve, tercia. Después, misa. Predicó el p. mº fray Juan del Saz, del orden de S. Benito, con gran aplauso y admiración del auditorio. A las doce, comida de 1ª mesa, y a la una de 2ª. A las tres, vísperas. Siete, refresco música y juegos. Y a las nueve y diez de la noche, cena de 1ª y 2ª mesas”.

Viernes día once dhº mes y año. “A 1as 9, tercia .A seguido la Misa , en 1a que predicó el P. Mtº Senen.__ Conde del orden de Ntrº Sr. S. Benito. A las 12 y una, comida. A las tres, vísperas. Siete, refresco, y a las 9 y 10, cena”.

Savado día 12 de dhº mes y año. “A las 9, tercia, Después, misa en la que predicó eI P. Mtº Pablo Ibáñez de Avilés, del orden de Ntrº Sr .S. Bernardo, Cronista General de su Religión. A las 12 y una, comidas. A las tres, vísperas, y acabadas, salieron al paseo como la tarde del día 9. A las siete, el refresco, música y juegos, para cenar a las nueve y diez como de costumbre en 1ª y 2ª mesa”. 

Domingo día 13 dhº mes y año. “A las 9 tercia, seguida de la Misa que celebró, y predicó en la misma, frey D. Bernabé Cano del hábito de Santiago. El Sr. Comendador hizo las genuflexiones en las gradas y postración; levantándose luego, fué a comulgar, y haciendo venia, entró por la puerta de la Epístola a la Sacristía y salió por la otra; hizo otra genuflexión, y otra en medio "y fue a vever vino ,a1 cáliz que tenía frey D. Nicolás Carrillo, según regla a la entrada del coro por el lado izquierdo; y haciendo otra genuflexión al altar y venia al Sr. Maestre (retrato) se quedó en el coro bajo." Al Sr. Comendador siguieron los cavalleros de Stgº según lo ejecutó el Sr. Comendador, siguiendo después los que no estaban ordenados de sacerdotes." Terminado todo, fueron a casa y se comió a las horas de costumbre. A las dos de la tarde vino a la iglesia el Sr. Prior .con su comitiva cantándose vísperas. Acabadas estas, se cantaron completas; la salve, la antífona de la concepción y oraciones que se refirieron el día 6. Siguieron Maitines y laudes; y el Sr. Prior cantó el Evangelio. El refresco se tuvo a las siete de la noche con la música y los juegos, cenando a las horas de costumbre”.




.Lunes día 14 de dhº mes y año. A las 9, tercia; Misa predicada por frey D. Diego Carralero del hábito de Santiago y Cura de Criptana, quien compendió todos los discursos que se habían pronunciado en el octavario causando la admiración de todos. Lo restante, igual a lo referido el día 7. A las 12 y una, comida..A las tres, vísperas. Después, se adoró la reliquia de S. Raymundo refiriéndose en las memorias el orden por el que fueron pasando mientras se cantaba el Te Deum, con dos genuflexiones al ir y otras dos al retirarse. "También llegaron en la misma forma los dos cavildos, Eclesiástico y Secular desta villa, los quales havian sido conbidados de parte del Sr. Prior, Comisarios y Comendador." Se hizo procesión con la cruz y andas de S. Raymundo. Detrás iba el Sr. Prior y Preste desde el altar mayor dando vuelta hasta el altar del Santo donde se dejó la imagen y cantó la letanía repitiendo tres veces los nombres de los (santos) Stºs Patriarcas, S. Benito, S. Bernardo y S. Raymundo y con más pausa deste último." Asistieron las Excmªs Srªs Condesa de Aguilar y Marquesa de la Inojosa en un estrado junto a S. Raymundo, y estaban también las Srªs. principales de la villa y todo el pueblo que no se vio nunca concurso semejante. A 1as siete se refrescó, y a las ocho, pólvora como la del día 6. Asistió el Sr. Prior y muchos de las órdenes en los mismos corredores de las casas capitulares; y la plaza estuvo este tiempo iluminada y repicaban campanas. A las 9 y 10,la cena como de costumbre.

Día 15 de febrero "Para este día martes quinze y los dos siguientes, tenia dispuesto el Sr. Comendador de Manzanares fiesta de alamedas en la Sierra de Siles propia de la orden y monte q e está dentro de ella y pª diversión del Sr. Prior y de todas las persªs de las órdenes tenía prevenidas tres comedias, una vatida de caza, fiesta de novillos y otros licitas divertmtºs aq_e cada uno se aplicase según su gusto, y por haver mandado el Sr. Prior qestas diversiones menos la fiesta de novillos q no la permitió, se tubieran en las casas del Sr. Comendador, se representó en ellas esta tarde pª las mismas perssªs q e el día 5, la comedia Cueva y Castillo de Amor aq asistió su señoría con el concurso referido en el dho día cinco." Siguió refresco, música y juegos, y la cena a sus horas como fue la comida al mediodía”.

Día 16 de febrero. "Habiéndose concluido la octava, pareció al Sr. Prior y pesªs de la orden de Ctvª ser justo hacer unas onrras generales por los Srs. maestres y hermºs de las Ordenes militares difuntos que determinó fuesen los días 16 y 17." El paño del túmulo tenla una cruz de Calatrava y cuatro flores de lis y muchas alegorías latinas y castellanas de las cuales se dice dar copia al final. Se cantaron vísperas. Ya en casa, se representó la comedia El Parecido. A las siete, refresco y 9 Y 10. cena.
Jueves 17 de dicho mes y año. A las 9 llegó el Sr. Prior y comitiva y se cantó el primer nocturno de difuntos. Después, laudes y misa. Frey D. Pedro Carralero subió al púlpito e hizo la oración fúnebre llevándose el mejor aplauso de sus oyentes. Acabado el sermón se cantó un responso, todo al oque de campanas. "Para la tarde de este día, algunos de los cavºs de las órdenes dispusieron tener fiesta de sortija y esttafermo, tornear y correr parejas y así lo ejecutaron en la plaza desta villa--- Esta misma tarde el Sr. Prior hizo juntar todas las persnªs de las órdenes pª, despedirse dellas y con orden q_e del Conssº pasó a la Vª de la Solana (de donde es nat_1) aver sus parientes y retirarse desde allí al sacro convtº_" También se representó otra comedia por la tarde sin que conste su título, aunque sí dice fueron los mismos intérpretes. Los demás detalles del refresco, comida y cena, igual.
" En la portada prinz_l de la Parroquial de esta vª a un lado y otro della se miran ocho vícttores conq_ diferentes vezinos victtorearon alos ocho mui famosos oradores deste octavario, a cada uno en la noche del día q_e le correspondía, y esta última noche pusieron otro víctor en sus casas al Sr. Comºdr


Dia 18 de Febrero.
“El día siguiente fue de despedida entre todos; y conocido que los predicadores da las otras órdenes querían conocer el convento de Calatrava, dispuso el Sr. Comendador ir con ellos al día siguiente, llevando en la comitiva, además de los religiosos conventuales que allí regresaban, a frey D.Francisco Losa”…
Como colofón de estas descripciones, comenta D. Cosme, se recoge un acta en la que se identifican los que han confeccionado estas memorias:.. "Nos, los licenciados D. Juan Rodríguez Manzanares, D.Alfonso Márquez Núñez de Alises, presbíteros, Tenientes de cura de la Iglesia Parroquial desta villa de manzanares y Notario appº que soy yo, el dho D.Alfonso márquez Núñez de Alises." (después de las advertencias de veracidad etc.) " Damos el presente en la villa de manz rs a diez y ocho días del mes de febrero de mil settez_t"C"s y veinte y quatro" 
Y para finalizar el relato, dice D. Cosme, dejando un regusto lírico de ese afamado octovario en sus lectores, valgan parte de los versos que se recitaron aquellos días, 

De Raimundo es el blasón 
echo el Guadiana, Jordán
ser Prior y Padre Abraham 
de hijos de resurrección.
Del influjo de oraciones; 
de militares centellas
le paren lises y estrellas 
los Corderos y Leones
El Romano que discretto 
llamó Oreto a Calatrava 
al fiel enseña y alaba 
oraciones en iretto.
Calatrava, que en Granada 
extinguió la infernal Luna 
de fortaleza y fortuna 
es la fruta coronada.

domingo, 3 de junio de 2018

163). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: DE CUANDO SE MONTO EL RETABLO DE SAN RAIMUNDO ...Y DE COMO SE LO MONTARON LOS QUE LO MONTARON....

Entre las cosas comentadas, acerca del interior de la Catedral de Manzanares durante el Siglo XVIII, mi querido cronista, -comienza así, D. Cosme, este nuevo relato- sin duda lo más relevante de lo novedoso, fue la colocación en ella del retablo de San Raimundo, en la parte lateral del crucero de la Parroquial que da a la plaza,.. Suceso, este, acontecido a primeros del mes de febrero del año de gracia de 1724 y cuya realización fue proyectada, impulsada y financiada en nuestra villa, por la iniciativa de su entonces Comendador, Frey Don Iñigo de la Cruz Manrique de Lara, Conde de Aguilar y Señor de los Cameros,.. para honra y recuerdo del fundador de la Orden de Calatrava, Frey San Raimundo de Fitero".


Y, ciertamente -continua, jocoso, Don Cosme-, lo que ocurrió en Manzanares, en relación a ese motivo, , aquel lejano febrero del año 1724, merece mucho la pena ser comentado para estos relatos, por la magnificencia y curiosidades que acompañaron a todos los actos populares y eclesiásticos, incluidos en el octavario que hubo lugar en la Parroquial y en la villa, los días posteriores a la colocación en la Catedral del citado retablo de S. Raimundo,. …y es que, para suerte de todos, esos acontecimientos quedaron perfectamente recogidos en legajos de aquel tiempo, que hoy podemos consultar en nuestros archivos parroquiales, …a los que yo mismo he accedido –dice D. Cosme- para, con el oportuno permiso de Don Dimas, entresacar para usted y sus lectores, algunas citas concretas. que habrán de enriquecer de manera mucho más fidedigna y ajustada a la realidad, de lo que yo pudiera hacerlo,...

Lo que, más o menos, sucedió de verdad en la villa de Manzanares, aquellos días de Febrero del año 1724…Como va dicho –sigue D. Cosme- los actos religiosos y los festejos, estuvieron cargados de fastos majestuosos y comidas opíparas, con espectáculos lúdicos de muy diverso tipo, que incluyeron: representaciones teatrales, recitaciones, danzas y juegos taurinos, todos ellos programados, estratégicamente, en el calendario y curso del citado octavario en memoria de San Raimundo…y todo ello organizado por el Cabildo y el Comendador…. Esos días, prosigue D. Cosme, y para el evento referido, se congregaron en Manzanares muy principales autoridades civiles y eclesiásticas de la Orden de Calatrava y, también, de otros ámbitos regionales y del Reyno de España, invitados a las citadas fiestas en la villa de Manzanares, por el Comendador, D. Iñigo Manrique de Lara...

Como todo evento de esta importancia, existieron unos preludios y unos preparativos, que quedaran estampados en los archivos parroquiales, para la posteridad, tal como voy a contarle:..En el primero de ellos, dirigido al Comendador de Manzanares, Conde de Aguilar y Señor de los Cameros, Don Iñigo de la Cruz y Manrique de Lara, se dice lo siguiente:

"Por qt q- el Conde de Aguilar, Señor de los Carneros Comendador de la Ecª de Manzs.” como consecuencia de los escritos dirigidos, a Su Magestad, se le escribe desde Balsain a 27-7-1.723 después de haberse informado de Frey D. Alonso de Ibarra, de la orden de Calatrava y Cura Rector, sobre la conveniencia de erigir un retablo a San Raimundo en la Parroquial de esta villa, se le concede el suficiente permiso”.....Es decir, sigue D. Cosme, el permiso para erigir el retablo se produce solo seis meses antes de su colocación, lo que da una idea, mi querido cronista, de lo mucho, bien, y diligentes que trabajaron los orfebres que llevaron a cabo tan magnifica obra retablística…

A continuación –me dice D. Cosme- hay en los Archivos Parroquiales otra reseña, fechada el 29-9-1.723,, en la que D. Diego de Morales Velasco, por orden de S.M., escribe al Comendador para que acuerde con el Prior del Sacro Convento (al que se envió también correo) y:… “convengan, la erección del Monumento y fiestas a celebrar”. 
San Raimundo de Fitero.




En los Archivos Parroquiales, están almacenados todos los documentos básicos de la autorización, y también –dice con sorna D. Cosme- lo que será más “goloso” para nutrir el relato, pues se recogen por días, y con todo lujo de detalle, a cada cual más curioso:…las personas intervinientes, contenido de los actos religiosos y lúdicos, comidas celebradas, etc… En definitiva, -sigue con ironía D. Cosme-…”como se lo montaron.. los que acudieron a ver como se montaba el Retablo de San Raimundo”…y, a fe, que comprobará usted, enseguida, lo bien que se lo montaron,.. termina D. Cosme con una sonora carcajada…

Y le dejo ya, querido cronista, sigue Don Cosme, algunos apuntes literales, tal como están escritos en los Archivos Parroquiales de los prolegómenos de esos festejos, con su fecha y contenidos, para que rellene usted con ellos el relato presente.. En las citas que ahora le doy, se describe la llegada de los invitados principales a nuestra villa de Manzanares, el día 4 de febrero de 1724, relatando como y donde fueron recibidos.. y después sus actividades y los eventos programados en los dos días siguientes, previos a la celebración del octavario…En ellas, se dicen, y comentan, todas las cosas que siguen:


Calatrava la Vieja.


"Viernes, quatro de febrero de 1.724”:
"Sabiéndose que llegaba el Ilmo, Sr. frey D. Xptval de Salazar y Armiño, Prior del Sacro Convento y Señor de la villa de velvís y fortaleza de Cltvª, a las tres de la tarde, salieron en seis coches, uno vacío, Frey D.Luis Vaca de Guzmán, frey D. Sancho Sandoval, cvrºs. profesos, Frey B. Mtn. Carnos, Frey D. Mtn. Atoxi religiosos antiguos conventuales, frey D. Idalgo y Frey D. Alonso Daza, religiosos novicios conventuales; fray D. Alonso de Castro y Frey D. Diego Carralero, cura de Campo Criptana, de la orden de Santiago, cerca de dos leguas, y llegaron al Alto del Humilladero, donde se incorporaron con el Excmo Sr. frey D. Iñigo de la Cruz Manrique de Lara, Conde de Aguilar, Señor de los Cameros, Comºr de esta villa de Manzs (y otrs caballeros) llegó a el sitio el Sr. Prior vestido de su pectoral, capa morada y sombrero forrado en verde, y bajando del coche se le arrodillaron los presentes en obediencia y "vesándole las manos por sus antigüedades".

"Subido al coche vacío, el Sr. Prior entró a Manzanares; y sobre las siete de la tarde refrescó, y a las nueve repicaron las campanas y se serviría la cena, pero debido a tantos concurrentes, sesenta, se dispusieron primera y segunda mesa según costumbre del sacro convento;... y nos dicen los cronistas que al recibimiento no llegaron todos a tiempo, pero suponemos que a la cena faltarían pocos por llegar”...

“Sábado, 5 de febrero de 1.724”
"Sábado después de comer, a las tres de la tarde, pasó el Sr. Prior en su carroza acompañado de seis caballeros..." entró en la Iglesia, oró y registró el coro y demás prevenciones para la función, volviendo a casa, donde se tenia prevista la diversión de la comedia del lindo D. Diego, la que ejecutaron (La obra se llevo a cabo en la Plaza Mayor) .. "Estuvieron sentados en sillas mui ricas vordadas de oro el Sr. Prior y las Excmªs. Srªs Condesa de Aguilar y Marquesa de la Inojosa, los demás en bancos ocupando comedores y patios de la casa de S. E... Acabada la comedia, se sirvió un refresco a las siete, como el día anterior, y desde esta ora hasta las nueve, ubo música de violines y ovoes en el quarto de las Srªs que tocaron unos músicos de mucha habilidad, que a este fin havia mandado viniesen el Sr. Comºdr. y en el quarto del Sr.Prior y los demás, diferentes mesas de juegos de naipes en que con la moderación correspondiente asuestadº se divertían los religiosos." ..- A la noche repicaron las campanas y hubo cena de primera y segunda mesas”.

“Domingo, 6 de febrero de 1.724”
Este día, en la víspera del octavario propiamente dicho, nos dicen las memorias escritas que: … “por la mañana hubo dulces y chocolates…la comida fue de dos mesas según queda dicho antes…. A las dos se tocaron las campanas y se dieron signos regulares para la entrada al coro como se acostumbra en el Sacro Convento”.....
"El Sr. Prior cambió el sombrero verde por el bonete a la entrada del coro. Entró por la puerta que cae colateral de S. Raimundo”…." Frey D. Ambrosio de Torres, puso una almohada de tisú a su Señoría al llegar al altar”…. "Hasta media iglesia, se cubrieron los asientos de una rica tapicería de Bruselas, excepto el reservado al Sr. Prior, que lo estava de damasco”…. “En el lugar del Sr. Maestre un rico vordado dosel realzado de oro y plata y sedas de diferentes colores en campo blanco con su silla y sitial delante, y en ella, el retrato del Sr. maestre Dr. Zuiz."… “Dio golpe el Sr. Prior, y salieron dos a hacer venia... Dio golpe nuevamente, y salieron de la sacristía con incensarios y hachas, y se canto el Tan tun ergo, y se descubrió el Santísimo que estaba colocado bajo un dosel de plata en lo alto del trono del mismo metal que tiene esta Parroquial, y se compone de cinco gradas y su frontal, que componían con las luces de los altares colaterales el numero 132. Estaba al lado del Evangelio en el presviterio, la efigie de Ntrº Sr. y Patriarca San Raymundo en unas andas plateadas". “Marchados a la sacristía los dos que habían salido de ella, hizo señal el Sr. Prior de comenzar las vísperas, y antes de cantar se, subió al púlpito Frey Juan Martín Carneros"..y leió una concesión de ochenta días de indulgencia echa por el Exmº Sr. D. Diego de Astorga y Céspedes, Arzobispo de Toledo, su fecha de 29 de Henrº próximo passado otorgadas a las pprnªs por cada vez que rezaren un padre nuestro y un avemaría delante de la imagen de San Raymundo fundador de la Inclita orden y campº de calatrava". Terminadas las vIsperas, se cantó el "magníficat"… Después se cantaron completas y la Salve, y antífona “concepuis tua" El coro terminó con el "tantum ergo.

Finalmente se describe otra curiosidad…. “La comitiva de Zeroferarios y juniferarios”, de la que se dice lo siguiente.
“Dio golpe el Sr. Prior: y salieron cubriendo la cortina al Stmº por el mismo orden saliendo todos del coro y tomando los coches. A las cuatro de la tarde poco más, habiendo precedido los signos de campanas, volvió a la Iglesia el Sr. Prior para comenzar maitines después de repetir las mismas ceremonias que en vísperas entonando el "Deus in adiutoriom" que con la gravedad tono y pausa de las primeras fiestas, cantando seis salmos según el Breviario Benedictino”…. Después otros seis del segundo nocturno. Después, el Tedeum, y el Sr. Prior el Evangelio… Acabado esto, se cantaron laudes; y al "venedicttes" se pusieron las capas igual que en vísperas. Al Magníficat, con hachas e incensarios; y salió el Sr. Prior a tomar su carroza. En cuanto al orden del coro por antigüedades de los caballeros de Calatrava, como los invitados de Santiago, siendo los Calatrava en Iglesia propia, no quisieron observar la costumbre que se sigue en la universidad de Salamanca, sino que dieron preferencia a los invitados… " En la atrilera del coro estaban. (tomamos nota de Frey D.Juan Fcº de Gaona, Conde de Valparaíso, la srª condesa y otra Marquesa las que llevamos anotadas)... A las siete de la noche se refrescó, y a las ocho se dio paso a una gran fiesta de pólvora en la plaza pública que se componía de cuatro árboles en las esquinas y un castillo en el centro y otros muchos géneros sueltos, asistiendo el Sr. Prior y los acompañantes destinados a hacerle la guardia. A las 9, cena de primera mesa, y a las 10 la segunda…

Y de usted, aquí, mi querido reportero, por concluido el relato....que ya fue de bastante para dar conocimiento de los dichos prolegómenos,… quedando emplazados sus lectores, para que conozcan en el próximo, al detalle, todas las curiosidades que se dieron, y escribieron, en el desarrollo de credos y festejos del octavario, propiamente dicho, que el Comendador y el Cabildo de Manzanares, dedicaron a San Raimundo de Fitero, con suerte y motivo de la colocación de un retablo, erigido en su honor, retablo, éste, que desde entonces, adorna la Catedral de la villa de Manzanares de la Mancha ...
d