¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

viernes, 24 de noviembre de 2017

137). RELATOS PEDRO VILLARROEL. RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: IDEAS PARA UN RETABLO.

“Es momento, ahora -comienza Don Cosme el presente relato- para hablar del primero de los elementos de nuestra Iglesia, que estuvo concluido a principios del Siglo XVII…

.. Vamos a tratar, en un primer relato, mi querido cronista, acerca de como se gestó y diseñó el impresionante y bellísimo Retablo barroco de la “Capilla Sixtina de la Catedral de Manzanares”, antes de las obras que vinieron a reconstruir, lo que el fuego había arrasado, el día del Corpus de 1571… “sin dexar señal alguna del retablo”, y dejando muy dañado, el no menos bellísimo ábside…. que, Enrique Egás, El Mozo, había construido solo unos años antes en nuestra Catedral de Manzanares”…

“Poco sabemos del retablo que entronizaba nuestra Catedral antes del fuego del día del Corpus de 1571,… más allá de que su centro estaba enseñoreado por la primitiva imagen goda de la patrona de Manzanares de La Mancha… “Nuestra Señora de la Alta Gracia”… “Una histórica imagen, que había sido traída, desde Alcala de Henares, por Frey Martín Sánchez Manzanares, párroco de nuestra villa de Manzanares, el año de gracia de 1521, cuando fue inaugurada la nueva parroquial de la Plaza Mayor.”… 

“Es muy posible que esta bella y antiquísima virgen desapareciera en el incendio, junto al resto de elementos del ábside y el Altar Mayor….pero, eso, con ser relevante y triste, como todo lo que ocurrió en aquellas infaustas horas, no impidió -continua diciendo D. Cosme, con orgullo- que todo el pueblo de Manzanares se pusiera de inmediato “manos a la obra”, en la tarea de reconstrucción de toda la “cabecera” de su Catedral”…
“Cabe suponer que, dado el carácter perfeccionista de “el Mozo”, este no albergaría duda alguna de que lo reconstruido debía superar a lo precedente y, de manera especial, en lo que concierne al elemento principal del Abside… su retablo mayor”…. 
“Sin duda, Egas el Mozo, “haciendo de la necesidad, virtud”, consideró que el trágico incendio era una oportunidad para que la Catedral de Manzanares tuviera un retablo mayestático y más acorde, si cabe, a la magnificencia que le habían otorgado las obras que él había concretado en los años precedentes, ampliando su crucero y la propia Catedral, así como dotándola de un bellísimo frontispicio en su fachada principal”… “En aquellos tiempos en que la Reforma protestante empezaba a echar raíces en Europa –sigue Don Cosme-… el Concilio de Trento, en unos de sus decretos, estableció que la Iglesia Católica debía potenciar en sus templos toda su simbología ideológica contrarreformista,..mediante esculturas, cuadros y figuras de vírgenes y santos.. usados como “armamento” de divulgación y adroctinamiento católico, en contraposición a la ausencia de esta caracterización simbólica en la cultura religiosa del luteranismo”…. 

“Naturalmente, Egas “el Mozo”, debió pensar en ello cuando diseñó “su” bellísimo Frontispicio en la fachada sur de la Catedral... que estaba cargado de toda esa simbología católica…y, ahora, tenía la oportunidad de proponer algo parecido para el diseño del nuevo retablo en el Altar Mayor… Así pues, y siguiendo la misma idea configurativa para el nuevo Retablo Mayor, pensó en entronizarlo, al igual que había hecho en el frontispicio, con la imagen de la Virgen de la Asunción… y, también, en llenarlo de imágenes y cuadros de santos, o alegóricas de episodios del Nuevo Testamento,… que rodearían a la imagen central de la Virgen de la Asunción de Nuestra Señora, de modo parecido a como el mismo diseñó para el citado frontispicio”.. “De hecho, los retablos mayores de las Iglesias y Catedrales de aquella época, colocados en el privilegiado lugar de sus capillas mayores, se constituyeron en la mejor y más eficaz arma simbólica (visual y doctrinal) del Catolicismo frente al Protestantismo…Estaba, pues, “cantado”…la Catedral de Manzanares de La Mancha, habría de tener un Retablo Mayor de esas características y simbología… y ese Retablo Mayor, tenía que estar, también, a la altura de la magnificencia alcanzada por el renovado Templo que lo acogía, en el lugar más privilegiado de su ábside”…
 
“Se dio, además, la feliz circunstancia –sigue Don Cosme- de que, en aquellos años del último cuarto del Siglo XVI, el afamado arquitecto y estucador italiano, Giovanni Battista Perolli, estaba en La Mancha, contratado por el Marques de Santa Cruz, Don Alvaro de Bazán,..en la vecina villa del Viso, de la que era natural el citado Marqués”...

“Perolli, y todo su equipo, estaban en el Viso construyendo, en exclusiva, el bellísimo Palacio que hoy lleva el nombre de este pueblo y el del Marqués”.…“Pero, por su gran fama y prestigio, y aprovechando su estancia en tierras manchegas, enseguida los servicios de Perolli fueron requeridos, ocasionalmente, para, sin que eso les distrajese en demasía de los trabajos de el Viso, dirigir o diseñar pequeñas obras en villas próximas… una de ellas Manzanares, donde realizó originales aportaciones arquitectónicas en la Sacristía y en la propia Catedral”…. 

“Quizá fuera por eso, por lo que gustaron esas aportaciones, y por su gran prestigio como estucador, que el cura rector de Manzanares, Frey Alonso de Torrecilla, el mayordomo de nuestra Parroquial, el regidor Juan Bautista de Salinas y el alcalde; Martín Collado, estimaron oportuno plantear al Consejo de la Ordenes y al Concejo de la villa, la posibilidad de contratar a Perollí, para que se encargase de dirigir una obra de mucho mayor enjundia…el nuevo Retablo Mayor de la Catedral de Manzanares”… 
“No conocemos las interioridades de todo ese proceso de negociación con Perolli, muy atareado por entonces, como va dicho, en otros menesteres propios de su contrato en exclusiva con el Marques Don Alvaro de Bazán,… que, en principio, le impedirían dirigir una obra con la dedicación que requiere un Retablo Mayor.. Pero lo cierto es que, posiblemente, Perolli “entendió” muy bien las ideas de Egas “el Mozo”… “Seguramente, le gustó el diseño que Egas había planteado para el nuevo retablo…y, sobre todo, le encantó el reto que Iglesia y Concejo le proponían”… “Hablaría de todo ello con D. Alvaro de Bazán y, trás la anuencia de este, terminó por aceptar el encargo” .

En fecha de 6 Junio de 1580, Perolli, firmó un contrato, ante el escribano local Francisco López Tarín, con nuestras autoridades de Iglesia y Concejo, por el que se le adjudicaba, en un “primer remate”, la obra de un “retablo mayor” en nuestra Catedral de Manzanares”…“Recibió a cuenta, la cantidad de 92.548 maravedíes e inició los diseños del nuevo retablo….pero las circunstancias, sigue D. Cosme, hicieron que Giovani Battista Perolli enfermara y “entregase la pelleja” enseguida,… sin que supiésemos nada de lo que hubiera sido “su” idea constructiva, mas allá de “alguna traza sobre papel” y de los trabajos de albañilería que ordenó, como primeras actuaciones…que se realizaron, durante cinco días, a finales de junio de 1580, para acondicionar la superficie interior del ábside al nuevo retablo que este iba a contener”… 

“La muerte de Perolli, pareció frustrar la posibilidad de que nuestra Catedral tuviera un magnífico retablo.., firmado, además, por uno de los arquitectos más prestigiosos de Europa”… “Pero claro, mi querido amigo, -sigue Don Cosme- en Manzanares siempre encontramos remedio para cualquier situación, por muy difícil que parezca…El retablo de la Catedral de Manzanares no estaría firmado por Perolli, pero lo estaría por un paisano,… lo cual no quedaba nada mal para nuestro acervo histórico particular”… 

“Y es que, ante el hecho luctuoso del deceso de Perolli, su familia, posiblemente a instancias de nuestro Concejo, nombró apoderado y cesionario de la obra, al prestigioso entallador local, Juan Ruiz de Elvira “el viejo”.. buen conocedor, por tanto, de nuestra Catedral…. y de la mayor confianza de Enrique Egas “el Mozo”, pues -dice con cierta sorna Don Cosme- “el viejo” y “el Mozo”, habían colaborado ya en las obras que Egas dirigió años atrás para la ampliación de nuestra Catedral…y, aunque esto no se sabe bien, quizá Ruiz de Elvira hubiera tenido algo que ver con el retablo que sucumbió a las llamas de aquel infausto Corpus de 1571”…. 

“Lo cierto fue –dice con énfasis, y orgulloso, D. Cosme- que, durante los últimos 20 años de la centuria del Siglo XVI,… tiempo en que se desarrollaron los trabajos de fabricación, modelado y ensamblaje de sus materiales,,,el taller de los Ruiz de Elvira, pasaría a la historia de este extraordinario pueblo, como artífice del maravilloso Retablo Mayor que hoy se puede admirar en la Catedral de Manzanares”…


“Pero de todo ello, de todo el azaroso y complicado proceso constructivo del bellísimo Retablo Mayor de la Catedral de Manzanares, que se vio muy dificultado y enlentecido por muy diversos razones (impagos, pleitos e, incluso, óbitos de algunas de las gentes más importantes, que estuvieron relacionadas con su construcción…pues, este, ya fue de bastante y suficiente, para su objetivo… que no ha sido otro que el de mostrar al mundo, y a sus lectores, como se gestó la idea de este magnífico retablo… que, hoy, adorna la no menos magnífica Catedral de Manzanares de la Mancha”

miércoles, 8 de noviembre de 2017

136). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: LA CATEDRAL TAL CUAL ES…EN EL XVII.

Pues si, querido reportero, “tal cual”, titularemos este escrito que ahora empieza, ya que fue, a lo largo y ancho de todo ese Siglo XVII, que tratamos en estos últimos relatos, cuando nuestra preciosa Parroquial…esa que hemos dado en llamar, porque así se lo merece sobradamente, “Catedral de Manzanares de La Mancha”, vendrá a adquirir la totalidad del aspecto que, por dentro y por fuera de ella, hoy podemos admirar…

… aunque, eso, no es del todo cierto,… pues su esbeltísima Torre, no estuvo totalmente terminada hasta ya bien entrado el Siglo XVIII,… pero si que podemos decir que, en todo lo demás, la Iglesia que usted contempla se podía admirar “tal cual”, ya en esa centuria”… “Y ello fue así, continua Don Cosme, y aunque parezca un contrasentido, “traido de la mano”, y como consecuencia, de una catástrofe accidental que ya fue objeto de consideración en estos relatos… me refiero, como quizá usted habrá supuesto, al pavoroso incendio de la madrugada posterior al día del Corpus de 1571, causado por una vela encendida y olvidada, en el Altar Mayor de esta “Catedral de Manzanares”… 

“Se perdió para siempre, en las solo tres horas que duró el incendio, todo el contenido absidiano de la fabulosa “Capilla Sixtina” de nuestro Templo... pero también los cuadros y esculturas que la rodeaban… el Sagrario, el Cristo Crucificado y la imagen de la Virgen,…todo el Altar Mayor, en definitiva…y todos los demás ornamentos del Presbiterio”….“Los daños fueron terribles... todo fue destruido y, como quedó escrito entonces… “sin dexar señal alguna del retablo”….estimándose las pérdidas dinerarias en unos 6.000 ducados”… 

“Las gentes de Manzanares, que nunca se arredran ante nada -continúa Don Cosme- inmediatamente se plantearon la recomposición de todo lo perdido… mejorando, incluso, la maravillosa construcción anterior del maestro “Egas el Mozo”, encargándose a él mismo el diseño de la reconstrucción…. “Y a fe que todos se pusieron enseguida “manos a la obra”, desarrollando el proyecto de reconstrucción del Abside, del retablo y de todo el Altar Mayor…y pensaron, también, en algo que había sido advertido con anterioridad al incendio,.. la necesidad de construir una galería superior, que rodease toda la edificación de la Iglesia, sobreelevándola,…para, aligerar y “repartir” mejor el peso de las cerchas de su cubierta,… pues, tras la ampliación del Crucero, llevada a cabo por Egas “el Mozo”, esa cubierta “descansaba” directamente sobre las bóvedas… que soportaban, de esa manera, todo su peso, con el consiguiente peligro de hundimientos”… “Esta nueva y añadida construcción, esa magnífica galería corrida superior, que hoy podemos contemplar, no solo aliviaría el peso, minorando los riesgos de hundimientos…sino que, también, mejoraría la ventilación de todas las cubiertas y bóvedas de la Iglesia, facilitando su conservación”... “Pero, claro, aparte de mejorar las condiciones estructurales de la Iglesia, la construcción de esta galería, a finales del Siglo XVI, sobreelevó toda la cubierta y el primer piso de la primitiva torre de esta Parroquial…. “y, quizá, fuera por entonces –sigue Don Cosme-, tras advertir lo seguro que quedaba el edificio…cuando “alguien”, de quien no conocemos nombre, pero si el reconocimiento de una gran idea, proyectó una tercera obra….y propuso al Concejo de nuestra villa, y a los mandatarios de la Iglesia, trocar la primigenia, y mucho más pequeña Torre, con la que “nació” nuestra Parroquial, por una mucho más alta, y acorde a la magnificencia con que había dotado al Templo el maestro Enrique Egas “el Mozo”… 


“Este tercer proyecto constructivo fue acogido con agrado, tanto por el Concejo como por la Iglesia… y, enseguida, se concretó su diseño, el presupuesto necesario y los maestros de obra que habrían de llevarla a cabo”… “Ya estaba claro!! -dice enfático Don Cosme-…. la Catedral de Manzanares tendría una Torre, acorde con su grandeza…. la inigualable y estilizada Torre que hoy tiene este gran pueblo”…
“Sin embargo, sigue D. Cosme, las cosas, en torno a la reconstrucción del retablo, el Altar Mayor y la nueva Torre, no serían sencillas, en modo alguno, como iremos pudiendo comprobar en sucesivos relatos”… 

“De momento, y para este relato iniciador y genérico de sucedidos en nuestra Iglesia a lo largo del Siglo XVII, baste con apuntarle por mi parte, querido cronista, que aunque en aquel tiempo de finales del Siglo XVI, Manzanares tenía una rica Encomienda, y estaba en fase de crecimiento demográfico, (a diferencia de otras villas próximas, que ya habían entrado en la recesión económica y demográfica que caracterizó al Siglo XVII), lo cierto es que el presupuesto de todas las obras interiores de la Iglesia y las de la Torre nueva, ascendío a 16.000 ducados,.. lo que resultaba muy oneroso, incluso para las arcas locales”…. “Sabemos por algún escrito de la época -sigue Don Cosme su diserto- que, en 1588,…. “ya se han gastado cantidad de dineros”…. y que la Iglesia no disponía de fondos para continuar las obras, ni el Concejo, ni los vecinos, podían aportar dinero…. “al padecer necesidad por la carestía de los años”….



“En este contexto, sigue Don Cosme, las obras del interior de la Iglesia Parroquial, concernientes a su nuevo retablo y Altar Mayor…y las de la construcción de la galería superior, estuvieron terminadas a finales del Siglo XVI…pero una serie de conflictos y pleitos entre los maestros encofradores, nuestros paisanos, hermanos Ruiz de Elvira, con el Concejo y las Autoridades eclesiales, a cuenta de impagos (de lo que se quejaban los hermanos Ruiz de Elvira)…y a cuenta de discrepancias con lo reconstruido (quejas del Concejo y la Iglesia contra los encofradores) enlentecieron todo el desarrollo constructivo de la nueva torre…. ya que se especificaba en el contrato con los encofradores, que hasta que no estuviera entregado y pagado el nuevo retablo, no se podían comenzar las obras de la Torre”… “Como todo el proceso de pleitos y contrapleitos, a cuenta del dicho retablo, se prolongó a lo largo de las dos primeras décadas del Siglo XVII, se paralizaron las obras que concernían a la elevación de la Torre nueva, que habían sido encargadas por el Concejo de la villa y el mayordomo de la Iglesia, a los “maestros de obras”, y también paisanos, Juan de Arenas y Alonso Fernández Camacho,… quienes habían comenzado a elevar a los cielos nuestra nueva torre…. y tuvieron que suspender las obras, a consecuencia del pleito interpuesto por los hermanos Ruiz de Elvira”… “Esto, suscitó un nuevo conflicto…en este caso de los “maestros de obras” contra el mayordomo de la Iglesia y el Concejo de la villa, también por incumplimiento del contrato establecido”… 

“En fin, mi querido cronista, todo un lío de pleitos y disputas entrelazadas que, por su curiosidad y trascendencia, y por haber quedado ratificadas en legajos antiguos, conoceremos con más detalle de manera específica en sucesivos escritos… pero que, en lo que resulta de interés y enjundia para el presente relato, explican bien las razones que hicieron que nuestra Torre prolongara su construcción más de una centuria de años”.


“Y entrando ya en otros aconteceres, que habrán de ser considerados de manera específica en nuevos relatos, acerca de la historia de nuestra Catedral en el Siglo XVII, , no debo dejar de referirme en este primer diserto genérico -comenta Don Cosme-, que fue en esa centuria cuando se construyen las dos espléndidas y majestuosas capillas del lado epistolar de nuestra Catedral de Manzanares”… 

“La más próxima al crucero, fue hecha construir por la familia del Marquesado de Salinas (concretamente, su fundación queda datada en 1663, por Dª Maria Salinas de la Cerda)....y quedó bajo la advocación y nombre de Santa Teresa… 

La siguiente Capilla, contigua a la anterior, en ese mismo lado de la epístola, fue conocida inicialmente como “Capilla de los Entalladores” ya que fundada por los hermanos Ruiz de Elvira a finales de la centuria XVI, pero se prolongó su construcción en el Siglo XVII…En 1606 estaba bajo la advocación de San Francisco, siendo cedida en 1638, al Licenciado Francisco González Camacho, bajo la advocación y nombre del “Espíritu Santo” y “Nuestra Señora de los Dolores”.


De ambas Capillas, que complementaban las tres ya existentes en el lado del Evangelio. (construidas el Siglo anterior) hablaremos más específicamente en un relato posterior. 
“Algunas otras cosas que nos legó la historia de nuestra Catedral en el Siglo XVII, son de menor enjundia, pero no por eso menos dignas de mención –comenta Don Cosme-…
”Por ejemplo, en 1603, se construyó el coro en forma de tribuna que hoy conocemos, para dar solución a la pérdida de la sillería que rodeaba el Altar mayor, durante el incendio del Corpus de 1571”… “Por último, decirle también, que la Sacristía de la Parroquial, tras su reconstrucción interna después del incendio, quedó ubicada por detrás y abajo del Altar Mayor, y disponía, al parecer, de sendas puertas de acceso en los lados de la epístola y del evangelio”….

“Y dé usted por concluido, aquí, y así, este relato genérico… acerca de los principales acontecimientos que jalonaron la historia de la “Catedral de Manzanares” en el Siglo XVII,…Pero quédese la idea que esta historia no termina aquí, pues queda lo mejor de ella… quedan abiertos a la curiosidad y el conocimiento de usted y sus lectores, unos cuantos disertos más… que, de manera más concreta y específica, habrán de versar sobre cada uno de esos principales sucedidos, obras y aconteceres que hubieron lugar en esta Catedral de Manzanares de la Mancha, durante la centuria del Siglo XVII”.


135). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: EL AZUER…LAS VELADAS ESTRATEGIAS DE VELADA.



“Para poner colofón a este conflicto de regantes y molineros de Manzanares, que se prolongó desde los últimos años del Siglo XVI a los primeros del XVII, quiero resaltarle ahora, mi querido cronista –empieza así Don Cosme este nuevo relato- la figura y personalidad del II Marques de Velada, Don Gómez Dávila y Toledo, Comendador de Manzanares, en los 20 años que mediaron entre 1596 (cuando es nombrado) y 1616 (fecha de su fallecimiento)…

 “Como le acabo de comentar, la historia del marqués de Velada en este pueblo, comenzó en 1596, momento en que le fue otorgada la Encomienda de Manzanares, por entonces una de las más pujantes de la Orden Calatrava…. De hecho, en la hacienda de Velada las rentas procedentes de nuestra Encomienda, suponían, en 1605, un 23,8% del total. La razón de tan pingües ganancias, continua D. Cosme, se debía a los altos ingresos que recibía en diezmos y producción, junto a una muy estudiada gestión de la Encomienda”… “Además, Gómez Dávila poseía varias sernas y algunos terrenos de labor en nuestro territorio, al tiempo que recibía, tal como estipulaba la ley, dos tercios del diezmo de pan y vino de la villa, el “quinto” de los molinos y el impuesto correspondíente a la explotación de las huertas; lo que explica su interés en mantener la “paz social” de regantes y molineros…pues, al fin y a la postre, si las cosas les iban bien a los dos, él obtendría mayores beneficios”…. 

“Velada –continúa Don Cosme- demostró, durante toda su vida, una gran capacidad negociadora, y ser un consumado estratega para los pactos y los negocios…siempre fue muy celoso de sus intereses y de la administración de sus bienes, actuando con gran inteligencia y perseverancia, tanto en el ámbito local como en la Corte en defensa de los mismos…y parece que…ya mayor, al llegar a Manzanares… tenía muy interiorizada la idea de traspasar a su hijo, cuando él falleciese, un señorío calatravo muy fuerte y en las mejores condiciones posibles,… algo que consiguió con creces, pues ya sabemos la increíble tasación de 6 millones de maravedíes, que obtuvo nuestra Encomienda de los visitadores de la Orden, precisamente en 1616, año de la muerte de Gómez Dávila”… “En su celo por el crecimiento personal, y el de sus posesiones, también llevó a cabo una política muy activa para incrementar las contribuciones que llegaban a la Corte desde el territorio calatravo….y todo eso lo hacía de manera inquisitiva y constante, aunque no frecuentaba demasiado su encomienda de Manzanares”… 

Desde luego, sigue Don Cosme, su caso fue bastante diferente al de otros Comendadores de Manzanares…pues, si bien fue similar en la falta habitual de presencia física, eso no se correlacionó con falta de interés por los asuntos terrenales que le atañían, sino, más bien, todo lo contrario…apostilla Don Cosme”…
“Así lo demostró, por ej, cuando transformó una de sus sernas yermas, sita en el, por entonces, abandonado término de Moratalaz, en tierras muy ricas de viñedo y de olivar…Esto sucedió entre 1605-1606, y el Comendador tuvo la habilidad de entregar a unos vecinos de la villa las parcelas resultantes de la división de la finca, de tal modo que hizo productivos y contributivos unos terrenos que él tenía sin explotar…a la par que contentaba a los paisanos a quienes facilitaba tierra y bienes… obteniendo para sí la parte correspondiente a su cargo y condición (impuestos y diezmos), rentabilizando algo que antes no le producía ningún beneficio”… “Con todo lo dicho, querido cronista, no se le escapa ya a usted que el ínclito Velada se informó bastante bien de todos los condicionantes de tierras y gentes de Manzanares, durante su periplo vital en la villa”…. 


“En el caso concreto de los recursos hídricos del Azuer, Don Gómez, en su interés por obtener un beneficio lo más alto posible, enmarcó su actuación en dos frentes”….
“En el ámbito local, ya vimos en el anterior escrito, como el Comendador Velada y su “brazo derecho”, el alcaide Fernández de Salinas, elaboraron una magnífica estrategia jurídica para resolver, favorablemente a los intereses de ambos, el conflicto permanente que en aquel lejano tiempo tenían planteado los colectivos manzagatos de “regantes” y “molineros”… “El Comendador, materializó sus acciones en esta disputa del Azuer manzagato, a través de Fernández de Salinas, aprovechando que el alcaide estaba implicado directamente en el conflicto como propietario del Molino Grande, lo que a Velada le permitió actuar en la sombra durante todo el proceso, para obtener, sin que se notase demasiado su presencia y su influencia en la Corte, el máximo rédito posible de regantes y molineros, resultando, este proceso, un ejemplo paradigmático y revelador de su manera estratégica de actuar y de su personalidad…Consiguió, finalmente, que ambas partes terminaran satisfechas, al obtener más beneficios cada una de ellas… y, a su vez, él, lograba incrementar los rendimientos totales de su encomienda… y mayores réditos en los impuestos que detraía por ese aumento en la producción… Es decir, mi querido amigo,… dejó a todos contentos…y él se quedo más contento todavía”... 

“Pero esta solución local, con ser brillante, no fue nada, sigue D. Cosme, si se compara con la “velada” estrategia que urdió Velada, para conseguir, en un ámbito más amplio y general, que el “bajo Azuer”… el que, precisamente, pasa por Manzanares, lograse para su hacienda, y para nuestros paisanos, beneficios impensables hasta entonces”…

“Comenzaré por decirle que Velada, nada más tomar el mando de nuestra Encomienda, instruyó a sus colaboradores para que revisasen todas las posibles fuentes de riqueza de su nuevo y, por entonces, rico territorio…y una de las cosas que les ordenó, fue la observación del curso del Azuer, desde su nacimiento hasta su desembocadura, para conocer el grado y tipo de explotación que tenía nuestro río, y como se realizaba”…. “Así, pudo llegar a saber que, en el Azuer, a finales del Siglo XVI, existían casí medio centenar de molinos en funcionamiento…y entre los más importantes se encontraban los que estaban en la villa de Manzanares y en la de la vecina Membrilla. El Molino Grande de Manzanares, aparece citado antes de la mitad del XVI, y ya hemos conocido a sus primeros propietarios…pero, también eran molinos importantes algunos de la Membrilla…. al menos tres, que pertenecían a la familia Canuto desde el año 1600… Dos de esos molinos, funcionaban en el curso del Azuer ya en el Siglo anterior: el de Santa Ana, en la zona limítrofe con Manzanares, que lo hacía desde 1555, y el del Rezuelo, en las proximidades del caso urbano del pueblo vecino”….“En todo caso, el sistema de molinos del Azuer estaba a pleno rendimiento a comienzos del XVII….y de los datos obtenidos por Velada se constataba que, en su inmensa mayoría, eran pequeños ingenios, en nada comparables, por ej. a los del Guadiana… “De hecho en una relación del año 1575, se describen 49 molinos en el Azuer, y solo uno de ellos contaba con más de una muela…por lo que su rendimiento anual nunca sobrepasaba las 50 fanegas de trigo”. “De todo esto, quedó informado Don Gómez…pero, también, de algo muy relevante para su posterior estrategia negociadora”… “sus ojeadores le hicieron saber que el Azuer podía considerarse dividido en dos tramos por un pequeño puerto, conocido como Vallehermoso…y que, “aguas arriba” de ese lugar, existían unas características hidrológicas y orográficas que obligaban a la construcción de los llamados “molinos de cubo”, artilugios de productividad muy inferior a los que existían en el tramo posterior del río, “aguas abajo” del Puerto de Vallehermoso... En este tramo, los ojeadores de Velada, describieron molinos de mayor tamaño, capaces de manejar mayores cantidades de agua por la horizontalidad del terreno, lo que permitía, además, construir balsas de agua para mantener la molienda en tiempos de sequía. Por otra parte, observaron que, en este tramo, el Azuer recibía agua de la Sierra de Alhambra”….


“Con todo ese conocimiento sobre el Azuer, Velada maniobró en la Corte, planteando un conflicto de intereses entre Ordenes, con el objetivo de potenciar los intereses Calatravos en contraposición a los de Santiago…haciendo lo bastante para convencer al Consejo de la mayor rentabilidad (tanto en regadío como en molinería) del tramo bajo del Azuer, que surca las tierras Calatravas y, por tanto, Manzanares,… con respecto al tramo alto, integrado en tierras “santiaguinas”…
 
“En sus hábiles alegatos, logró que el Consejo se decantará, finalmente, por sus planteamientos de “rentabilidad máxima”, que favorecían los intereses de la Orden de Calatrava, sobre la de Santiago,… poniéndose en marcha medidas que favorecían el cierre de molinos no rentables en los tramos altos, al tiempo que mejoras en los más rentables molinos de los tramos bajos…Además, se tomaron, a la par, medidas estrictas sobre las salidas de agua a quiñones y parcelas adyacentes al curso del rio,, con lo cual se aseguraba un flujo mejor y más seguro de las aguas a los tramos más bajos...

“Pero, si usted ha sido suficientemente observador para reparar en ello, nuestros vecinos “membrillatos”, que podrían haber sido incluidos en el pacto de “rentabilidad máxima”, ya que tenían tierras fértiles y varios molinos dispuestos en torno a “su Azuer”, en el mismo tramo bajo que el de Manzanares, y con similares condiciones hídrícas y geográficas,… al pertenecer Membrilla a la Orden de Santiago, y haber planteado Velada, astutamente, un conflicto de intereses entre territorios de Ordenes militares diferentes….en principio, no gozarían de las medidas que se iban a tomar,… ya que estás, planteadas en clave de Ordenes, favorecían, en el caso que ocupaba al Consejo de las Ordenes, solamente los intereses Calatravos…. Seguramente, Velada fue condescendiente con Membrilla, para que, a cambio de beneficiarse de las medidas, y no plantear nuevos conflictos, quedasen sus paisanos, y su Comendador, agradecidos al ser tratados algo mejor que otras villas del territorio santiaguino… mientras que Manzanares, y el resto de tramo bajo del Azuer, hasta Daimiel, quedaron muy favorecidos y se constituyeron, desde esa época, en la parte más rentable y productiva del rio”… siguiendo, así, nuestro Comendador Gómez Dávila, una vez más, esa máxima particular…y “marca de la Casa Velada”:…. “De todos contentos…y yo mucho más”… logrando en esta ocasión, contentar a mucha más gente…a nuestros paisanos (regantes y molineros)…a Daimiel y a Membrilla….y, sobre todo, y mucho más, a si mismo… dice con sorna Don Cosme para terminar su diserto”…

Y, con esto, mi querido cronista, creo que lo comentado dio ya lo suficiente para cumplir su objeto…que no era otro que el de mostrar la personalidad y habilidad negociadora del primer Comendador que tuvo Manzanares en ese Siglo XVII que, ahora, tratamos en estos relatos.

domingo, 15 de octubre de 2017

134. RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: AZUER…RENACE LA GUERRA DEL AGUA..

“Cuando todo parecía indicar que el conflicto de las aguas del Azuer había quedado resuelto, la fuerza incontenible de la naturaleza… y la fuerza interesada de la condición humana, pronto vinieron a demostrar que no era así….comienza de este modo, Don Cosme, a dar contenido a este nuevo relato”…. 

“La construcción hidráulica de Alonso de Arenas apaciguó los ánimos unos años en el conflicto por las aguas del Azuer, pero las disputas renacieron en 1615, de modo muy parecido a lo acontecido 40 años antes”.. “A esta oportunidad y año, sigue D, Cosme, el bueno de D. Sebastían Gómez de Rabadán, había dejado de ser el dueño del Molino Grande, en favor de Fernández de Salinas, alcaide del Castillo de Manzanares, y hombre fuerte del segundo marqués de Velada, Gómez Dávila y Toledo, quien, a la sazón, había sido nombrado Comendador de Manzanares en 1596”… 

“Una vez más, y como ocurre en cualquier historia que atañe a los humanos, habrá usted de comprobar muy pronto, continua Don Cosme, que las personalidades de estos dos personajes, sus ambiciones e intereses y su relación con el poder, resultarían decisivas en la evolución de este conflicto del Azuer ”…. 

“Y así fue que, en los primeros años del Siglo XVII, el nuevo propietario del Molino Grande, mucho más cercano a las realidades terrenales que su antecesor, estaba muy preocupado ante la progresiva carencia de agua en su molino, que había disminuido considerablemente su capacidad de producción”… “Fernández de Salinas, investigó la causa y, en 1615, denunció a los dueños de las parcelas próximas a su molino, cuando comprobó que habían roto el caz del mismo, desviando el agua a sus quiñones”… “Días después, los demandados defendieron su derecho a las aguas del Azuer, con estos argumentos:…primero, por la necesidad de hacerlo….“porque si no se obieran rregado, estuvieren secos los trigos como se a visto por espiriençia”;…. segundo, y según ellos, “por el poco perjuicio que eso causaba a los molineros”....y, finalmente, porque era práctica avalada por sentencias previas, ya que:… “era costumbre inmemorial el romperse [el río] por esa parte”…. para permitir el paso temporal del agua en dirección a las huertas”. 

“Sin embargo -sigue Don Cosme- los regantes omitieron al tribunal, ladina e interesadamente, referirse a la construcción que, 27 años atrás, realizó Alonso de Arenas, para compatibilizar el agua de tierras y molinos…y actuaron de ese modo, aprovechando que la acequia del rio, la alcantarilla principal y gran parte de las obras del citado Alonso de Arenas, habían sido destruidas o inutilizadas por la fuerza de la naturaleza (en un año que la historia no nos dejó especificado) a causa de una gran crecida del Azuer…. teniendo la esperanza que, ante ese hecho de causa natural, nadie pondría impedimentos a que se retomase por ellos, como de hecho así hicieron, la antigua costumbre y método de utilización del agua del rio, por la necesidad perentoria y cotidiana del líquido elemento para el mantenimiento de sus tierras de cultivo”…. “y lo lograron en un primer momento, pues la jurisprudencia de la Cabeza del Partido en Almagro, estimó positivamente esos considerandos… hasta que, en su alegato, (perfectamente estudiado en tiempo y formas), Fernández de Salinas, adujo la sentencia de 1577…..y argumentó, además, que había existido una dejación interesada, a la hora de reparar la acequia y la alcantarilla, después del desastre de la crecida del rio… lo que pareció, a ojos del procurador del alcaide... 


“un manifiesto incumplimiento del mandato al que venían obligadas todas las partes del conflicto, en lo concerniente al mantenimiento de las obras hidráulicas que se habían realizado, para dar cumplimiento al contenido de la dicha sentencia”…. “El demandante –sigue D. Cosme- recordó al tribunal que la resolución jurídica de 1577, reconocía derechos sobre el agua del Azuer a los dueños de tierras y quiñones, pero también a los molineros…y que, precisamente, la construcción de la alcantarilla, aparte venir obligada en la sentencia, había sido decisiva para dar satisfacción a todas las partes del conflicto, cuando estuvo funcionante”… “En sus consideraciones, recordó, y se refirió también, a que, meses antes de la sentencia de 1577, por iniciativa de la Orden de Calatrava…“se probeyo auto por don Fernando Carrillo Osorio y frey Jeronimo Triviño, visitadores generales de la horden de Calatrava, en que mandaron que en la parte donde enpieza el dicho caz se hiciese una alcantarilla por la qual pudiese pasar el agua que se toma de la açequia del rio Açuel, que esta mas arriba del dicho caz, para que con ella se rregasen las heredades que ay desde la puente del camino de Almagro asta el molino del dicho don Pedro, con lo qual se rregaban bastantemente sin perjuicio de la molienda y sin que fuese necesario açer roturas por otra parte”….por lo que solicitaba, además, la reparación inmediata de los daños conferidos al caz de su molino”… 

“Don Pedro, continuaba, en su bien estudiado alegato, haciendo referencia a que:…
“y en ejecuçion de dicho auto se hizo repartimiento entre todos los dueños de las dichas heredades para açer la dicha alcantarilla y con efecto se hiço”… 

“En función de todo ello, Fernández de Salinas concluía aducíendo que… “la sentencia dejaba claro que sólo podía regarse a través de la alcantarilla y no por medio de nuevas roturaciones”.. y que así se había aceptado por las partes, hasta que... “el dicho río Açuel se llevó la dicha alcantarilla”…. “Y como las partes contrarias están obligadas a azerla a su costa conforme al dicho auto de visita, por escusarse del gasto en tornar a açerla, an pretendido suplirle a costa de mis partes con las dichas rroturas, de que le a resultado tan gran daño que no solo le quitan la molienda absolutamente sino que la parte donde las an echo quedan tan sentidas que, aunque se an çerrado, no quedan fijas ni con la fortaleza que estaba antes ni lo estaran en más de zien años, porque se rrezuma el agua como por cosa reçien echa”…. 

Toda esta argumentación supuso un vuelco total en el proceso…el alcaide Fernández de Salinas, respaldado ante el Consejo por su valedor y Comendador de Manzanares, Marques de Velada, no solo había demostrado la inoperancia y desidia de los regantes en la reparación y mantenimiento de las estructuras hidráulicas que distribuían el agua, sino también, y mucho más grave, hizo ver al tribunal que, con esa actitud, los regantes habían incumplido la sentencia previa que les obligaba a ello, intentando, además, ocultarla a la consideración del tribunal”…. “Sin duda, eso fue decisivo en el curso posterior del proceso -continua Don Cosme-,…mucho más, cuando los testigos presentados Fernández de Salinas ratificaron todo lo dicho”… “Entre los dichos testigos, destacó la declaración de Don Sebastián Muñoz Rabadán, (hijo del anterior dueño del molino, y que planteó la demanda de 1577), quien confirmó que… “gracias a las mejoras en el caz, el molino —de dos piedras— podía, ahora, sacar un mayor rendimiento al agua del río, habiéndose incorporado al molino nueva maquinaria, que permitía moler aceituna, además de cereales”… “Ese día, otro testigo, Francisco García Redondo, abundando en eso, afirmó que:..“saue, e ansi lo ha visto, que la dicha alcantarilla esta rrota e por algunas partes desecha e que por no repararla e adouarla, algunos dueños de las dichas heredades an procurado e procuran rromperel dicho caz e lo an roto algunas veçes para rregar las dichas heredades contra la voluntad de los dueños que an sido e son de los dichos molinos”. 

A esas alturas del proceso, las cosas estaban suficientemente informadas…y, para tomar una decisión definitiva, el Consejo envió a Manzanares al gobernador de Almagro, con la siguiente misión…que para… “mejor proveer en esta causa (…), haga vista de ojos y planta del rio Açuel y de los calzes (sic) y madre que tiene por la parte que se pretende sacar el agua para regar las aças, quiñones y heredades por los vecinos de Manzanares y de todo lo demas que biere necesario para sauer la verdad de lo que se pretende por todas partes en este pleito”. 

Así era la Plaza de la Constitución en 1912, cuando D. Cosme relataba y relataba ...

La visita, sigue D. Cosme, no se produjo hasta mediado el mes de noviembre y fue por entonces cuando se elaboró, seguramente a petición del citado Gobernador, el croquis que ubicaba perfectamente: parcelas, molinos, cazes y alcantarilla, es decir, los elementos más significativos a considerar en el pleito”…, 
Reanudado el pleito, en su siguiente paso, el alcaide aceptó que los regantes sacaran agua del río, pero en uso proporcionado y compartido con los molineros.. ya que:… 
“no es de consideracion el que todos rieguen a un tiempo, que es lo que pueden pretender, y les basta rregar suzesibamente tomando el agua desde la dicha alcantarilla”. “Además, los nuevos testigos del querellante terminaron por decantar las cosas en su favor...Entre ellos, estaban algunos de los vecinos más ancianos y venerables del pueblo. Uno, afirmó que, “a sus sesenta años, nunca había conocido conflicto ni contradicción en el hecho de que los molineros se aprovechasen del agua del río”. “Otro, Sebastián López Camacho, defendió… “que era verdad que a visto romper el dicho caz algunas veçes para rregar algunas de las heredades (…) pero a sido, y ansi lo a visto este testigo, pidiendose licencia a Sevastian Gómez Ravadan, el viejo, difunto, vecino que fue de esta villa e dueño que fue primero del dicho molino, que ahora posee e tiene el dicho don Pedro, el qual si a vido dar a algunos vecinos de esta villa las dichas licencias con tanto que le pagasen lo que el dicho molino dexaua de moler mientras regavan. E ansi Maria Garcia, madre de este testigo, le pidio licencia una vez a el dicho Sevastian Gomez para regar un quiñon que tenía sembrado de cevada cerca del dicho caz, el qualle dio la dicha liçencia e concertaron le daria por el tiempo que dexasse de moler el dicho molino quatro celemines de trigo”… “Otro de los testigos apuntó que en esa forma de actuar radicaba el éxito de una explotación armónica de los recursos del Azuer, ya que la experiencia había demostrado que molineros y agricultores podían llegar a hacer un uso coordinado de las aguas del río y que “él conocía de buena tinta que el alcaide estaría dispuesto a adoptar ese sistema de cesión siempre y cuando los hortelanos le indemnizasen por el tiempo que el ingenio dejase de trabajar”..
. 
“Y así las cosas, y nunca mejor dicho –afirma Don Cosme- “las aguas volvieron a su cauce” en este conflicto recrudecido a primeros del Siglo XVII, acerca del aprovechamiento del Rio Azuer, retomándose las medidas que habían dado buenos resultados a finales de la anterior centuria….y le sugiero que acabe usted aquí el relato que ya fue de bastante…, apuntándole yo antes… que esa “revolución industrial”, que proclama nuestro recién nacido Siglo XX, y que anuncia conflictos y marca un cambio de paradigma social y laboral de las tareas agrícolas a las industriales, en realidad ya comenzó en estas tierras de la “leal villa” de Manzanares, tres siglos antes… Adelantaos y abudantes que somos las gentes de este pueblo, mi querido reportero!!!.


133). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES,1912: EL AZUER… UN REPARTO SALOMONICO.

“Vimos en el anterior relato -comienza Don Cosme el discurso que habrá de dar contenido a este-… como, en los primeros días del año 1588, tras la reclamación de ese intemporal prohombre de Manzanares, Don Sebastian Gómez de Rabadán,… el Gobernador del Campo de Calatrava ordenó a las autoridades del Concejo de Manzanares que hiciesen de manera inmediata las gestiones oportunas para el inició de las obras de “alcantarillas” y pertinentes cazes de entrada y salida a quiñones y molinos, de acuerdo al bien estudiado sistema, diseñado en 1577, por los visitadores de la Orden de Calatrava; Don Fernando Carrillo Osorio y frey Jerónimo Triviño”…
. 

“Con manifiesta falta de implicación, el Concejo de Manzanares había demorado la ejecución de la orden de 1577 más de un decenio, algo explicable ya que muchos miembros del citado Concejo eran “regantes”, por ser dueños de quiñones y terrenos próximos al rio y. por tanto, con interes de parte en el conflicto”,.. 
“Mientras, la escasa atención a los asuntos terrenales que, seguramente, “acompañaba” a la personalidad religiosa y desprendida de Don. Sebastian, terminan de explicar el por que, éste, no reclamó antes la aplicación y ejecución de la orden dada en 1577”…
“La historia, concluye D. Cosme, no nos aclarará nunca la razón de esa demora, pero por la sociología y tipología humana de los intervenientes en el conflicto, seguramente la tardanza en poner en práctica aquella orden, se aproxima bastante a ese supuesto” …
 
“Ahora toca, pues, en este nuevo relato, sigue D. Cosme, conocer como se gestó y plasmó sobre el terreno, y los márgenes del rió y sus canales, ese esquema distributivo de las aguas del Azuer en los aledaños de la villa de Manzanares y a su paso por ella”… Y, sigue, con énfasis, D. Cosme:…. “Es satisfactorio para usted, y lo será para sus lectores, el saber, desde ya, que lo que voy a contarle a continuación es pura historia local de Manzanares, que nos ha sido legada a todos los que nos interesan estas cosas, por haber quedado escrito todo lo que sucedió en actuaciones, resultados y personas que tuvieron participación en ella….incluyendo curiosidades y aconteceres, acerca de las gestiones y desarrollo de las obras… que habrían de dar lugar, al final de la segunda década del siglo XVII, trás un largo proceso, no exento de dificultades y retrocesos, a un reparto salomónico de las aguas del río Azuer, que resultaría satisfactorio para las partes litigantes (regantes y molineros) de la muy grande y leal villa de Manzanares”.. 

“Así las cosas, continua D. Cosme, solo un mes después de que el Gobernador del Campo de Calatrava ordenase, de nuevo, al Concejo de Manzanares el comienzo de las obras, concretamente el día 12 de febrero de 1588,… nuestras autoridades locales dieron el primer paso para comenzarlas,… y, a esos efectos, encargaron a Don Juan López de Alcázar, paisano y vecino de la villa… y muy buen conocedor de sus gentes y haciendas….. que averiguase: 

“los quiñones que ay por la vega desde la puente del camino de Almagro hasta el camino que va de el molino viejo a Ciudad Real e la cantidad que caven los dichos quiñones y cuios son”. 


“El alcalde de Manzanares, al día siguiente, ordenó que se diese un pregón público en la villa y en todos los pueblos próximos, para buscar personas interesadas en la realización de la obra:..“que se ha de haçer fuerte e bien hecha”,...y que presentasen sus proyectos”.
“Las condiciones a que debían atenerse los postores estaban claramente estipuladas: La ubicación de las alcantarillas y de los cazes de entrada y salida para las aguas, las medidas de todos ellos, la disposición de los diferentes elementos de la alcantarilla y del puente anejo…y otras actuaciones adicionales a lo fundamental de la obra, como, por ejemplo, la obligación de empedrar y enlosar la calzada…etc”.. ..
“Todo, sigue Don Cosme, quedó muy bien especificado en esas condiciones de obra…. incluso qué tipo de materiales aportarían los futuros adjudicatarios de la obra y cuales correrían a cuenta del concejo”…. “Finalmente, se concretaba un objetivo claro:… 
“La alcantarilla, y su puente, debían facilitar que el agua de la acequia se condujese a los quiñones de la parte baja del pueblo…y, a la vez, conseguir que el agua sobrante recalase de nuevo en el rio, y que otra parte, surcando un caz, aprovisionara el molino, asegurando, además, las nuevas estructuras, que las personas y los animales, pudiesen salvar el curso de las aguas, sin entorpecimiento alguno”…. 

“Pero -sigue Don Cosme- el Concejo tuvo que publicar y “vocear” muchas veces este pregón de condiciones en Manzanares y pueblos aledaños a lo largo de varios días, pues la obra motivó escaso interés entre los alarifes de la zona, bien por que consideraban difícil o muy costoso hacer frente a las condiciones participadas.. o por otras razones, …siendo lo cierto que solo apareció un único postor…un tal Alonso de Arenas, vecino de Manzanares, quien había efectuado su puja el mismo día en que se dio a conocer el pliego de condiciones”…“La oferta del Sr. Alonso de Arenas, ascendía a un total de diez mil maravedíes”,… “Como no hubo competencia, y al Concejo le pareció bien, se rubricó ante notario el contrato de obra el día 10 de marzo, al mes de anunciarse”…. “Ese mismo día, Juan López de Alcázar, el observador y tasador nombrado por el Concejo, presentó los resultados del repartimiento, que días antes le había encargado elaborar el alcalde ordinario”…. “y, tengo que comentarle, sigue D. Cosme, que la tarea de este paisano, resultó decisiva a la postre, pues estableció muy bien, de manera individualizada y concreta, y para cada uno de los beneficiarios futuros de la nueva distribución de las aguas, como repercutirían sobre cada uno de ellos los costes de las obras, estimado, este, de manera proporcionada, en función del beneficio calculado a cada uno de ellos por las nuevas estructuras distribuidoras del agua”… 

“En realidad, López de Alcazar, se ajustó a exactamente a la petición del Concejo, ya que, en el mandato que le otorgaron, su misión principal estaba claramente explicitada: …“repartir la cantidad que fuere necesaria para la dicha alcantarilla conforme al aprovechamiento que cada uno tuviere”…. 
“Para lograr este objetivo, López de Alcazar elaboró el listado completo de regantes y molineros implicados, a la vez que hacía un cálculo muy correcto y ajustado de los caudales que cada quiñón o molino precisaban para asegurar el agua que exigía cada terreno de cultivo o la funcionalidad hidráulica del molino que correspondiese”…

“En ese proceso, continua D. Cosme, tuvo que averiguar quiénes eran los dueños de las huertas y quiñones linderos con el río, y cuál era la situación de cada una de las parcelas en relación a la acequia, pues la contribución de cada propietario se calculó en base al supuesto beneficio que cada uno de ellos podía obtener por la construcción de la alcantarilla… y los costes de infraestructura individualizada que cada uno de ellos precisara, ciertamente mayor para las parcelas más alejadas de la acequia”…. “En total, dice D. Cosme, se contabilizaron 71 contribuyentes, cuyas aportaciones oscilaron entre los treinta maravedíes con los que, por ejemplo, participaron la viuda de Juan Camacho y Sebastián García Serrano… y los más de mil que aportó el mayor impositor, que resultó ser Don Bernardo de Quesada…y quien, en función de la brillante estrategia de López de Alcazar, resultó ser, también, el más beneficiado de los regantes por la nueva infraestructura”… “Aparte, Don Bernardo, los regantes que hubieron de aportar más de quinientos maravedíes (algo menos del 5% de los censados), se hicieron cargo de casi el 16% del coste total calculado por López de Alcazar,… en tanto, y en base al mismo criterio de reparto de las cargas, los dueños de terreno con menor beneficio esperado, tuvieron que hacer menores aportaciones en maravedíes…quedando todos los involucrados satisfechos y sin ánimo de protesta alguna, ante la tan acertada y justa distribución, ideada y elaborada por su vecino, e inteligente paisano, López de Alcazar”. Por otra parte, el listado de López Alcázar, sigue D. Cosme, resulta ilustrativo acerca de la sociología de los dueños de las parcelas”…. “solo cuatro de ellos eran “forasteros”, dos de ellos.. un tal Marcos Rodríguez y un tal Pedro Díaz, eran de La Solana y los otros dos.. Dña. Apolonia Martínez y Don Juan Martín, de Almagro y de La Membrilla, respectivamente”… “y aunque, ciertamente, no eran muchos, enfatiza Don Cosme, Manzanares se mostraba al mundo, una vez más, como un pueblo abierto a los demás” “El resto de los censados, sigue D. Cosme, eran paisanos o vecinos de Manzanares, casi siempre a título particular, aun cuando existían algunos “propietarios institucionales”, como, por ejemplo, la Iglesía”… “En general, se trataba de manzagatos de alto o buen nivel económico, entre los que se encontraban, algunos de los individuos más notables de la villa”… “Varios de esos nombres, apostilla D. Cosme, aparecen entre los que elaboraron las Relaciones Topográficas de Felipe II, referidas a nuestra villa”... “y. también, alguno de ellos, era miembro o edil del Concejo por aquellas épocas”….

“De este modo, y conforme al exquisito y brillante ejercicio orográfico-financiero de López de Alcazar… que, sin duda, y muy probablemente, habría de servir de base al famoso croquis, dibujado por ese otro ilustre paisano, D. Esteban de Perola, en el año de gracia de 1616,… llegó, por fín, el momento en que, bajo la dirección de otro de nuestros paisanos, el maestro alarife, Alonso de Arenas, se construyó toda la infraestructura hidráulica de alcantarillas y cazes… y pareciese que el conflicto entre regantes y molineros se podría dar por finiquitado, ya que todos estaban en acuerdo”…
Plano de Perola, sobre el Azuer y su caz, 1616.

“Sin embargo,... le sugiero, querido cronista, de usted por concluido aquí el presente relato, y no con el ánimo de pensar que, aunque este reparto distributivo no lo hubiera mejorado ni el Rey Salomón, dice D. Cosme con sorna,… no acontecieron nuevos conflictos de intereses por las aguas en años venideros, entrados ya en el siglo XVII”…
“Pero eso lo dejaremos para el siguiente relato, que este ya fue de bastante…y quede usted con la idea que, aun siendo Manzanares, ciertamente, una villa con gente de probada hidalguía, no es menos cierto y verdad, que eso de la reiteración de conflictos de interés, es más viejo y acendrado entre los hombres, que el propio y magnífico espíritu manzagato… solidario y sólido…pero también humano”….

lunes, 11 de septiembre de 2017

132). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: EXPLOTACION DEL AZUER: INICIOS DEL CONFLICTO.

Conocimos en el anterior relato, mi querido amigo -comienza así D. Cosme el presente-, como se desarrolló el primitivo y complejo proceso de la explotación agrícola e industrial del río Azuer, en la villa de Manzanares, cuando pasada la mitad del Siglo XVI, se empezó a poner en cuestión la balanza entre demanda de aguas y necesidad de las mismas, para el regado de las cada vez más numerosas tierras de cultivo y para el caudal que de ella necesitaban los novedosos molinos hidráulicos”…

“También supimos del talento de alguno de nuestros paisanos en ingeniería hidráulica….y de como solucionaron satisfactoriamente ese conflicto de intereses, mediante salidas de agua a los quiñones, puentes, “alcantarillas” y cazes de entrada y salida a los mólinos de trigo y aceite, interpuestos en el curso de las aguas del rio y de sus canales… algo que dejó muy bien plasmado en su histórico croquis, de 1616, Don Esteban de Perola”… 

“En este relato, sigue D. Cosme, vamos a conocer en detalle los tiempos iniciáticos de ese conflicto de intereses entre Manzagatos, teniendo ocasión de saber, ya que quedaron escritos para la historia, los entresijos episódicos y personales de lo que fue sucediendo, que muestran de manera ilustrativa, como las personalidades específicas de los intervenientes influyeron en el devenir del citado conflicto”. … 

“Fue en el año de 1576, cuando Don Sebastián Gómez Rabadán, quizá la más insigne, relevante y curiosa personalidad de Manzanares en su Siglo de Oro..., por esas fechas, rico hacendado de la villa, mecenas de la construcción del frontispicio plateresco de nuestra Catedral y de otras Ermitas, y propietario del Molino Grande,… puso en conocimiento del alcalde mayor del partido de Almagro la situación que estaba viviendo, para que el citado mandatario interviniese de oficio”… “D. Sebastían refirió, así, el conflicto que tenía por el agua con algunos vecinos de la villa de Manzanares.. “que por fuerza y contra mi voluntad, y por me haçer más daño, rompieron mis caçes de quinçe dias a esta parte y sacaron agua dellos quitandola a mis molinos e me hiçieron otros muchos daños”. … 

“Las partes litigantes fueron escuchadas… y se pidió, desde Almagro, un informe del conflicto al procurador síndico de la villa”… “Este último, consideró en su dictamen que la demanda de Don Sebastían Gómez de Rabadán no era procedente, por diversas razones en las que apoyaba su argumentario….a saber”:

“Según nuestro procurador síndico, el primer argumento era la “costumbre inmemorial”, de la que disfrutaban concejo y vecinos, dedicados a la agricultura, sobre las aguas del Azuer;… la segunda consideración era la mayor antigüedad de esta actividad agrícola con respecto a la molinería;… y, por último, el tercer razonamiento, era que el beneficio social y económico generado por el regadío era de una entidad claramente superior al que ofrecía la molinería”… 
“El Síndico de Manzanares -comenta Don Cosme- terminaba afirmando que todas estas razones, eran considerandos bastantes, y más que suficientes, para que se diera “carpetazo” definitivo al asunto, sin entrar siquiera a debatir solución alguna…y, concluía su argumentación de esta manera”… 
“pues de sacar la dicha agua viene grande provecho e utilidad al bien público de la dicha villa”
...lo que hacía, para él, indiscutible, primar el aprovechamiento público y colectivo del agua (que el procurador consideraba representado por los regantes) antes que el aprovechamiento de la misma con carácter privado… (que personificaba en los molineros), arguyendo que estos últimos se lucraban para sí mismos, y en exclusiva, de su actividad, sin beneficios colaterales para la villa”… 


“Estos razonamientos fueron apoyados por varios testigos…el primero de ellos, presentado por el concejo..y, por tanto, con interés de parte, quien: “a sus setenta y cinco años”,… “declaró conocer que los vecinos del pueblo que tenían terrenos linderos con el río Azuer, habían hecho uso de su agua, al menos desde cincuenta años atrás”:.. …“de los dichos cinquenta años a esta parte poco mas o menos que tiene declarados, sabe e ha visto que el concejo de la villa de Mançanares e sus beçinos e las personas que tienen tierras e quiñones que confinan con el rio de Açuel e con su rivera e caçes de los molinos que son en el dicho rio an estado y están

 en posesion e costumbre usada y guardada (…) [de] romper e sacar e guiar el agua del dicho rio e con ella regar los quiñones y panes questan señalados en la vega a su voluntad, viendolo e saviendolo los señores que an sido de los dichos molinos e no lo contradiciendo”….

Este argumento, fue corroborado, al día siguiente, por otro testigo, quien apuntó lo beneficioso de una norma avalada por la costumbre social y popular.. que, según dijo, se remontaba, al menos, a principios de ese siglo… afirmando en su declaración, que… “sacar el agua para rregar sus sembrados es grande utilidad e probecho en especial en tienpo que ay falta de agua por falta de llover, porque con la dicha agua se remedian los señores de las dichas heredades que tienen quiñones y es causa que coxan cantidad de pan. Y con poco daño de los señores de los molinos sacan la dicha agua porque aviendo regado tornan a cerrar la parte del caz por donde la an sacado”….
Con todo y con ello -continua Don Cosme- estos testimonios no fueron suficientes, pues no podía ocultarse que había intereses de parte, y que el argumento del beneficio privado era también aplicable a muchos de los regantes”… 
“Debió ser por eso que, antes de dar su fallo, el gobernador del partido esperó a conocer el resultado de la inspección que giraron a la villa, en 1577, los visitadores de la Orden de Calatrava, Don Fernando Carrillo Osorio y frey Jerónimo Triviño, enviados a Manzanares para examinar la zona objeto de disputa… y, tras ello, emitir un dictamen que serviría de base a la decisión que habría de tomar, al respecto, el gobernador de Almagro”… 


“El informe de los dos visitadores fue claro y concluyente….aconsejando construir unas “alcantarillas”, que dieran solución al conflicto, satisfactoriamente, para ambas partes”. “Su ubicación concreta en los cauces del rio, también venía contenida en el informe elaborado por los visitadores don Fernando Carrillo Osorio y frey Jerónimo Triviño… “Por su curiosidad, y por ser historia de este pueblo -me comenta Don Cosme-… le dejo aquí, para que usted lo incluya en su relato, lo que, exactamente, dejaron escrito los citados visitadores calatravos, acerca de las construcciones que recomendaban hacer”:.. 

….“ciertas alcantarillas e galerías para sacar por ellas el agua del río Açuel y rregar las heredadres de la vega (…) e que se haga una alcantarilla junto a los arcos de la puente del camino de Almagro por donde pase el acequia de agua que viniere de arriba e baya por la güerta de los herederos de Mendoza, de la Vega adelante hasta llegar a los molinos de Sebastian Gomez Rabadan, porque por esta alcantarilla se rieguen y aprovechen los quiñones de aquella parte en la dicha vega e porque con esto se escusara el inconbiniente de romper los caçes de los molinos para regar las dichas heredades”. “Este informe de los visitadores… claro, concreto y bien estudiado, resultó decisivo para el gobernador de Almagro, quien tras escuchar y leer esas conclusiones, las hizo suyas en la sentencia…y ordenó a los propietarios de huertas y quiñones que sufragasen los gastos necesarios para la construcción de las acequias y alcantarillas que darían agua a sus tierras”…. “A cambio, sigue Don Cosme, la sentencia obligaba a los dueños de los molinos a no impedir a los regantes el uso que venían haciendo de las aguas del río”, zanjó el litigio, ordenando la realización de las obras recomendadas ese mismo año”… “Sin embargo, y quizá por el carácter apacible y conciliador…y, seguramente, poco beligerante en los conflictos humanos, de Don Sebastían Gomez de Rabadán (propietario del Molino Grande) los trabajos de construcción todavía tardaron unos años. en iniciarse”…. “Solo comenzaron, cuando el citado Don Sebastían, cansado de dilaciones, reclamó al Consejo de las Órdenes el cumplimiento del mandato de 1577”… “Tras un nuevo y prolijo informe, el gobernador del Campo de Calatrava, ordenó finalmente, a principios de 1588, el comienzo inmediato de las gestiones para construir la alcantarilla que iba a dar una salida apropiada de aguas al caz del Molino Grande”….
 
“A partir de ese momento, y según consta en documentos y escritos que nuestra historia local nos ha legado -continúa Don Cosme- los acontecimientos se sucedieron sin solución de continuidad”…. 
“Pero todo ese proceso, que vino a continuación… es, y será, subsidiario de un siguiente y contiguo relato al que ahora, le pido, de usted por terminado –dice Don Cosme- pues ya cumplió el objetivo que se marcó, y va de bastante en la recomendación de espacio y largura que es recomendable para estos relatos”…

131). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: EL AZUER: BENDICION….CONFLICTO Y ACUERDO.

“Por su gesto, querido reportero, colijo que le ha sorprendido el título que le acabo de ofrecer para el relato que ira usted escribiendo, tal cual yo le vaya parlando ahora…y por más que se sorprenda del citado encabezamiento, comprenderá enseguida la razón de ser del mismo”…“Así comienza su diserto D. Cosme, y a fe que tiene razón en que pone un punto de sorpresa y de curiosidad en el reportero que ahora les escribe…y, es por eso, que le insto a que se explique, sin más dilación, y entre en faena argumental”… 


“Y claro, D. Cosme no se resiste cuando se trata de hablar de su querido Manzanares… y se pone a enhebrar uno de esos discursos vibrantes y llenos de conocimiento histórico a que nos tiene acostumbrados”… 
“Pues verá usted, comienza Don Cosme,… nada extraño fue que aquellos primeros calatravos, aquí llegados tras la batalla de la Navas de Tolosa, al observar el “solar” de lo que sería Manzanares, tuvieran claro que la zona que pisaban, y que llamaban allí, “Argamasiella de las Pilas Bonas” era un sitio idóneo para emplazar un castillo que vigilara su frontera meridional....y, eso… era así, entre otras cosas, por la riqueza en agua de su subsuelo, y por la proximidad de una vega, surcada por un riachuelo al que llamaban Azuel… que, en esos momentos, se veía muy prospera…dando cobijo y sustento a los escasos habitantes de las numerosas cuevas que existían por allí, en aquellos procelosos tiempos de la transición histórica, cultural y humana, que sustituyó la dominación islámica por la cristiana en el Medioevo manchego”… 

“Eso está muy bien Don Cosme.., le interrumpo…. pero, como dice usted, a veces: “eso ya va de sabido”… “Estoy impaciente en conocer por que titula ud así el relato”... 

“D. Cosme, sonríe, y dice… “temple ud, querido reportero, que la impaciencia en estos casos es madre de malos entendimientos”: … “vera, prosigue, lo de “bendición” se refiere, precisamente, al agua…y ya sabe usted el dicho… “algo tendrá el agua cuando la bendicen”…quedémonos con la idea que el agua es imprescindible para la vida…y casi igual de necesaria para que pueda establecerse un asentamiento humano…por eso, convendrá conmigo, está bien justificado eso de la “bendición” en el encabezamiento”. 

“Lo del “conflicto” también es algo muy, pero que muy humano…y se explica también enseguida, en este caso que estamos tratando… y es que, a lo largo del siglo XVI, se concretó e incrementó mucho la explotación agrícola de los campos de nuestra Encomienda..y, entre ellos, los aledaños a las “madres” (nueva y vieja) del Azuer a su paso por la villa”… “Más o menos por el mismo tiempo de ese siglo XVI manzagato, algunos paisanos decidieron encauzar (nunca mejor dicho) su emprendimiento personal a la, por entonces, incipiente industria de los molinos hidráulicos para la fabricación de harinas y aceite, construyendo algunos de estos molinos en el curso del Azuer y sus canales”… “Y, se habrá barruntado usted ya, antes que yo se lo comente- sigue D. Cosme-… que dadas las características de habitual escasez y temporalidad de las aguas del Azuer, eso fuese motivo de controversias y disputas competenciales por el preciado elemento acuoso, imprescindible para regantes y molineros”… “De modo y manera que, a partir del último tercio del Siglo XVI, el “conflicto” estuvo servido entre varios de nuestros paisanos de aquella época, dedicados a una u otra de las tareas antedichas”… “dicho lo cual, queda también justificado el término “conflicto” en el titulo del relato”…

Por último, sigue D. Cosme, el término “acuerdo” es también de “naturaleza humana”, tras la gestíon adecuada de un conflicto previo…y eso es lo que sucedió, precisamente, como colofón exitoso a nuestro primer y particular “conflicto” sobre las aguas del Azuer… algo, que cabía esperar de las gentes nobles y emprendedoras que siempre tuvo este pueblo…y que explican y justifican la tercera y última palabra del título del relato”.

“Y como quiera, mi estimado cronista, que el acuerdo que zanjó los aspectos más espinosos y difíciles de ese conflicto, asentó sus bases y fundamentos en un famoso croquis, atribuido al ilustre paisano Don Esteban de Perola, en el año de 1616, entenderá usted que este relato quede posicionado entre los que están narrando los vericuetos y sucedidos más importantes de la historia manzagata del Siglo XVII”…



“El citado croquis, que ha pasado a la posteridad y a la historia de este pueblo, muestra de manera clara la distribución espacial de las acequias de la vega del Azuer más próximas a la villa, de los distintos puentes que cruzaban el río, de las huertas y quiñones colindantes al mismo y a su “madre nueva” …y, por supuesto, de los molinos interpuestos en el cauce del Azuer …. “y, muy en particular, contiene el dibujo del “Molino Grande” y de su caz,… cuyas grandes necesidades de líquido, para mantener su actividad funcional, eran las que más cuestionaban las cantidades de agua que precisaban los regantes”…

“El “canal” del Azuer, o “madre nueva”, prosigue Don Cosme, parece que fue construido a comienzos del siglo XVI, o quizá un poco antes, con el objetivo de proporcionar agua para riego a los quiñones meridionales colindantes a la villa, en lo que hoy conocemos como Paseo del Rio”… “En origen, parece que ese canal era más ancho que el actual y más centrado en el citado Paseo del Rio”…“y es que, querido cronista, la extensión e importancia de tierras cultivables en la Encomienda manzagata no había dejado de crecer y crecer, desde principios del siglo XVI”…. 

“Por eso mismo, querido reportero, añade con énfasis Don Cosme, la construcción de esa “madre nueva” y otros canales secundarios fue absolutamente imprescindible para poder nutrir de agua a las cada vez más grandes áreas cultivadas que se fueron generando en las proximidades de la zona urbana de Manzanares,… además de constituirse en una magnífica manera de conseguir que esos quiñones y terrenos quedasen dotados de agua de manera permanente”…. 
“Por otro lado, el ingenioso modo en que se diseñaron las salidas de agua (tanto a las citadas parcelas, como a los cazes de entrada a los molinos), permitió que las necesidades de agua para la molinería también quedase suficientemente asegurada”…todo un logro para la incipiente “ingeniería hidráulica” que se llevaba en aquellos tiempos”… “Sin duda alguna, la reminiscencia histórica y humana de origen musulmán, que aún conservaba la villa de Manzanares, resultó fundamental a la hora de diseñar y llevar a cabo estas obras hidraúlicas tan eficientes…pues aquella cultura islámica estaba especialmente capacitada para tales construcciones, dedicadas al mejor aprovechamiento de las aguas y los riegos”.
 
“Todo este conjunto de la acequia del Azuer en Manzanares, querido amigo –continua Don Cosme- contaba en sus inicios, y en resumen, con dos grandes elementos: a saber: Aguas arriba, antes que el río llegase a los límites de la villa, existía un primer “ladrón” que desviaba agua hacia una reguera que corría paralela a las huertas y quiñones de los vecinos, situados en la zona meridional del casco urbano. Más abajo de este, se construyó otro “portillo” en el lugar en que el río se desdoblaba y tenía su entrada de aguas el caz del Molino Grande”…

“Por último, y complementando esta extraordinaria obra de ingeniería, junto a las tomas de agua propiamente dichas, se encontraba “el alcantarilla”, que, en términos árabes significa “puente pequeño” o “canalización soterrada”,…. ingenio hidráulico que facilitaba tanto el paso de agua a los quiñones más bajos de la acequia, como el que era necesario para aquella otra agua, que tal como quedó descrito en pliegos de por aquellas épocas:…. 
“va por el lado de por la parte de abajo a dar al alcantarilla y a la madre del río Azuer”..

Y concluya así usted, querido reportero, este relato inicial… que ha intentado resumir el como se las ingeniaron nuestros antiguos paisanos, para conseguir que la floreciente Encomienda manzagata de aquella época pudiera dar salida adecuada a sus crecientes y exponenciales necesidades de agua… tanto para regantes como molineros, logrando resolver los conflictos iniciales, mediante unas obras que sirvieron para asegurar el líquido elemento a ambos colectivos de manera estable y suficiente”… “Una muestra más del valor solidario y la capacidad intrínseca que este pueblo siempre tuvo para el entendimiento humano y para su propio desarrollo”… “y quede abierto el espacio de algún relato más… que ha de dar cabida a la descripción más concreta y especifica de algunas de las historias más relevantes que en este tema tuvieron lugar a lo largo de los últimos años del Siglo XVI y los primeros del XVII, pues quedarón escritas para nuestra brillante historia común…y, por eso mismo, no deben quedar sin ser narradas aquí”..