¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

jueves, 31 de marzo de 2016

64). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: DE UNA CIEGA Y DE SU HISTORIA.

Y con quien terminamos el anterior relato, y tal cual esta comprometido, iniciamos este…. “Don Cosme nos habla ahora de esa extraordinaria mujer que, como ya sabemos, se llamaba María Francisca Díaz-Carralero y Rodelgo, “La Ciega de Manzanares”, que quedará para siempre en la historia de este pueblo, por su singularidad e ingenio”… 

“Nació, vivió y murió en la casa número 10 de esta calle Durán, modesta casa a la que nos acercamos…y aquí, me la señala Don Cosme,…. “Vino a este mundo el 10 de Octubre de 1818… y parece ser que, a su sexto día de vida, se advirtió que nunca vería la luz, las caras ni los colores, por lo que habrá de ser recordada para siempre, y para la historia de este pueblo, tal cual ella se refería a si misma, como "La Ciega de Manzanares”. Murió pobre en lo material, como fue toda su vida, pero riquísima en toda su trayectoria personal y cultural, a las 10 de la noche del 26 de julio de 1894, en su casa de la calle Durán”…. “Y en toda su trayectoria vital, le acompañó, como en una gran paradoja existencial, la miseria y el ingenio”….



”Su infancia transcurrió pobre e ignorada, y nuestra desventurada ciega vivió, implorando la caridad pública, y a cargo de su hermana mayor, ya que sus padres murieron relativamente jóvenes, y quedó huérfana a los 11 años”….”Sin embargo, en la calle de Durán 3, unos metros más allá de su casa, se dio la casual y afortunada circunstancia, que tenia su escuela un afamado catedrático, don Pedro Gómez de Santiago, que impartía clases de matemáticas, historia y latín”… “Poseída aquella humilde criatura, sigue Don Cosme, de un vehemente anhelo de saber, acompañada de una aguda capacidad para interpretar y memorizar lo oído, seguramente en compensación de su falta de visión, gustaba de acercarse diariamente a una ventana de aquella escuela, desde donde escuchaba con gran avidez y atención las clases y todo lo que contaba el «Dómine Talega» (que así se denominaba en el pueblo a aquel eminente maestro)… ya explicase, este: aritmética, historia o latín a sus alumnos.


 La cieguita iba llenando su mente de conocimientos nuevos, con inusitada e insospechada capacidad de aprendizaje y una memoria prodigiosa para recordar y repetir lo aprendido. Además, de la no menos inesperada y grandísima facultad para la versificación repentina de cualquier situación…. Advertido de ello el profesor, y admirado ante aquella precocidad de la joven ciega, la hizo pasar a las aulas..y allí, acurrucada en un rinconcito, siguió oyendo las lecciones con aprovechamiento, aunque no pudo seguir en las clases, por el desprecio que los otros chicos tenían hacía ella por su ceguera y vestir humilde traje”….. “Pero, perseverante, y con la ayuda de otros muchachos del pueblo, que le leen libros, continua estudiando y aprendiendo con rapidez, lo que alternó con la mendicidad, que practicaba de una manera muy particular, pues pronto se aficionó a la poesía, y destacó por su capacidad de improvisación, comenzando a ser conocida y requerida para adornar con sus versos fiestas y reuniones, con lo que, a cambio, recibía limosnas y donativos, que, ella, muy generosa, repartía con los que la ayudaban en sus estudios o le servían de lazarillos”…




 ”Empezó a visitar las posadas de Manzanares, donde “pedía píe a los viajeros”, ganándose así el dinero para subsistir”. “Al marchar, trasladado a Murcia, nuestro Dómine, la ya famosa ciega continuó enseñando latín a cuantos sacerdotes de aquí salieron entonces, y a no pocos seglares.”…. “Y esto lo hacia ella, que no sabía escribir ni podía leer….. Sin embargo, sus alumnos la oían comentar con frecuencia que de perderse todos los tratados de latinistas "de por entonces, ella podría dictárselos a alguien, letra a letra. Se comprende que en pocos años su fama y prestigio trascendiera a Manzanares”, … “No fue nada extraño que se viera solicitada por el mundo del latinismo español, maravillando por su saber a muchos expertos doctores de la Iglesia, como ocurrió en Granada, cuando una vez disertó en latín ante el Arzobispo y los Canónigos de la Catedral”. “También empezó a ser solicitada con frecuencia en C. Real, a presenciar exámenes de latín que allí se celebraban, aportando matices sorprendentes al profesado, lo que sirvió para que el Obispo Guisasola, trabara con ella leal amistad, sentándola a su mesa, encantado de departir con ella sobre latín y otros temas”


“En 1837, el Conde del Valle de San Juan, conocedor de todo esto, se convierte en su protector y le concede la pensión de “un real diario”, así como el ingreso en la escuela de latinidad, logrando en solo 3 años, 1840, su certificación“.. “Ese mismo año, apareció en la prensa, la primera referencia escrita a nuestra ciega….y la hizo, en el periódico La Alhambra, el periodista, abogado y político manchego, D. Agustín Salido, quien la conoció y quedó maravillado de su arte en una posada de Manzanares, a la que, ella, fue a versificar y pedir limosna, como cualquier otro día”…”Su artículo fue trascendental para que se facilitase, como él sugirió el ingreso de Francisca en el “Colegio de Ciegos y Sordomudos de Madrid, en 1850”… “Allí sorprendió a todos sus profesores, por su capacidad para el aprendizaje de cualquier materia…Fue en ese Colegio, donde aprendió a leer con el tacto”…

 “Durante su estancia en la capital se hizo muy famosa y solicitada… era habitual presentarla en las tertulias y charlas para oír sus improvisaciones, destacando las celebradas en casa del Marqués de Molíns, el Sr. Roca de Togores donde dejó sorprendidos y admirados a todos los presentes entre los que se encontraban: el Duque de Rivas, el Marqués de Auñón, Donoso Cortés, Modesto Lafuente, Nicasio Gallego, Amador de los Ríos, Bravo Murillo, Bretón de los Herreros y hasta la princesa Pío de Saboya”, por la facilidad y soltura con que improvisó ovillejos, décimas y sonetos. 

Destacando los elogios de la prensa madrileña y española de los días posteriores a la reunión, algo que acabo de hacer famosa a María Francisca en toda España. Por ejemplo se escribió… “Era muy grata, muy sublime, la sensación que experimentamos contemplando a esta mujer de tez morena, de modesto aspecto, sentada en un elegante sillón de terciopelo, del ingenio, del numen cultivado, centinelas avanzados del talento, representados allí por las certificadas reputaciones de Gallego, Bretón, Vega, Gil y Zárate, Rubí y muchos otros de nuestros primeros vates”. El Marques de Molíns, le habilitó, por entonces una pensión de 4 reales diarios, pero a su vuelta a Manzanares en 1851, le fue retirada.


“Como quedó dicho, continua don Cosme, Francisca, era además. una poetisa excelente, con una gran capacidad imaginativa e improvisadora para la repentización, donde, posiblemente, fue una de las mayores figuras de este arte en toda la España de aquella época”. “En relación a esta faceta tan suya fueron famosos muchos episodios, de los que le voy a destacar algunos que yo recuerdo y otros que me permití anotar para leerle a usted –me dice el Sr Cosme-. Por ejemplo, un monaguillo llamado Miguel Muñoz, perdió un dinero que el sacristán le dío para la compra de papeles…. Enterada del hecho La Ciega de Manzanares improvisó lo que sigue. “¿Quién ha perdido el papel?.. Miguel…. ¿y quién corría muy veloz?.... Muñoz… Esto no le causa empacho Garnacha i Válgame Dios, qué muchacho! amiguito de Morales que pronto perdieres reales Miguel Muñoz y Garnacha”…


 “Otro día histórico para ella y para Manzanares, cuando aún no había ferrocarril, y la casa de postas se hallaba en lo que luego se conoció como. EI Mesoncillo, pararon allí varios coches que conducían a la reina Isabel II y personal de su séquito. Nuestra paisana saludó y maravilló a la soberana con un hermoso soneto, lo que le valió desde aquel momento la pensión de una peseta diaria con que la honró la reina, cuando conoció de su mísera existencia”… “También, recitó sus poemas a Teófilo Gautier, al que dejo admirado, cuando este, en sus viajes por España, se hospedó en una posada de nuestra ciudad, y lo mismo hizo con otros ilustres personajes de la cultura , cuando paraban a pernoctar en alguna fonda de Manzanares”... 


“Después, con la llegada del ferrocarril, acudía casi todos los días a la Estación, donde, al parar los trenes, aprovechaba sus improvisaciones poéticas, para hacerse muy popular entre los viajeros, y ganarse unos reales, al tiempo que expandía su fama a muchos lugares de España y el extranjero, según el destino de los oyentes, que siempre quedaban maravillados”. “De hecho, con el tiempo, muchos de los viajeros, conocían de antemano esa posibilidad que tenían al llegar a Manzanares, donde personajes muy famosos del ámbito literario y artístico, y otras personas anónimas, incluso extranjeras, cuando viajaban en tren, y recalaban en Manzanares, pedían de su presencia y de sus habilidades repentistas y poéticas, lo que le propiciaba pingues y seguras limosnas a diario, que, ella, lejos de aprovechar para si, que buena falta le hacía, siempre repartía entre otras personas aún más pobres que ella, de quienes se hacía acompañar hasta allí como lazarillos”. “Un día, un viajero de buen humor la solicitó para hacer un verso, y “al pedirle pie”, este le alargó el suyo,…y la Ciega improvisó rápida una respuesta perfecta y aleccionadora para el impertinente gesto de su interlocutor, que quedó para la posteridad como una de sus mejores repentizaciones….le dijo así: ....“En tan extraña postura, decirse puede señor, que yo soy el herrador y vos la cabalgadura”. 


Con el paso de los tiempos, fue conocidísima en Madrid, y solicitada muchas veces su presencia en reuniones literarias, ateneos, etc., y a todos sorprendía por su aspecto humilde -tocada con mantón negro en invierno o pañuelo de hierbas en verano-, pero justificando el refrán «el hábito no hace el monje» en todas partes dejaba gratas pruebas de su ingenio...

"En 1864, sigue Don Cosme, visitó Granada, Córdoba y Sevilla, cumpliendo una de sus grandes ilusiones, y dejando maravillados a quienes tuvieron ocasión de escuchar los versos que dedicó a las tres ciudades”.

“También son dignas de mencionar las seguidillas que compuso a la Virgen del Pilar, con motivo de un viaje a Zaragoza para cumplir una promesas en el año 1874”… “A Ios pies, Madre mía de tus altares, llega humilde la ciega de Manzanares, ciega y postrada, tu grandeza presiente mas no ve nada. No veo de tu templo las anchas naves, tu bendita capilla, tus frescos suaves. Con mi amargura, no alcanzo a ver, Señora, tu imagen pura. Yo siento en mi entusiasmo regocijada, la inmensa concurrencia tan animada. que cada día, a tu templo se acoge, Virgen María. Yo escucho cómo laten los corazones, al dirigirte todos sus oraciones. ¡Qué dulce encanto, es oír como besan tu Pilar Santo!.. Riega constantemente tu escalinata, una lluvia dulcísima de cobre y plata. Yo, Madre mía. sólo puedo ofrecerte mi poesía. Yo de remotas tierras aquí he venido, a cumplirte, Señora, lo prometido; y en dulce calma, un suspiro te dejo con toda el alma… Préstame, Madre mía, gracia y aliento, para que siempre cante con dulce acento gratas memorias, mis penas y tristezas y a más tus glorias. Libra a tus nobles hijos de peste y guerra, y torna en paraíso su fértil tierra; pues Tú, Señora, eres de todo el reino la protectora. Adiós, Virgen bendita, Reina del Cielo, de los zaragozanos gloria y consuelo; que a tus altares, pueda volver la ciega de Manzanares”.

Falleció, como quedó dicho, el día 26 de julio del año 1894, siendo su muerte sentidísima y una de las mayores manifestaciones de duelo en todo Manzanares, prueba del cariño que aquí se le profesaba. De Madrid se recibieron, entre otros pésames, el de don Antonio Cánovas del Castillo, muy unido a Manzanares desde el día del Manifiesto”… “Como fue colaboradora de un semanario local, «El Relámpago»,… en su tumba, y durante su entierro, se leyó la siguiente décima por un esclarecido compañero suyo, don José López Camuñas: “Vate en la tierra Santa en el cielo no viste el mundo porque es pequeño. Viste lo grande viste lo inmenso y allá te marchas... Ten un recuerdo para esa lágrima de un compañero”. 

Y con esa sentida despedida, este reportero termina hoy su ya largo relato, pero corto para recoger todo lo que dio de si esta excelsa Ciega de Manzanares, a quien va dedicado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario