¿ Damos un paseito por Manzanares ?.

¡ Colombia hermana !.

¡ Colombia hermana !.
Conoce la 'Web' en MANZANARES, Caldas, Colombia y sigue la actualidad de nuestra ciudad hermana.

¡ Mientras ven el blog, pueden escuchar buena música y no he olvidado la Rosa del Azafrán !....

Loading...

¡ Bienvenido/a a este blog !.

¡ Bienvenido a este 'blog' !.
Todo cuanto vas a encontrar en él, es una muestra de cariño y admiración a un padre, MELCHOR DÍAZ-PINÉS PINÉS, uno de esos tantos padres del mundo que creen en la familia y luchan por ella, que aman a su tierra, que la trabajan y reivindican con constancia. Es posible que los manzanareños más jóvenes pudieran encontrar en el blog algunos hechos, sucesos, curiosidades, costumbres que ya han desaparecido, que quizás hayan escuchado de sus antecesores ó, simplemente, que no conocen y puedan resultarles de interés.

¡ Nada más, amigo/a !. Gracias por estar con nosotros, con su familia y su sempiterno recuerdo.

HERMANADAS.

HERMANADAS.

M A N Z A N A R E S, en La Mancha.

viernes, 29 de enero de 2016

41). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES 1912: EN LA CALLE DEL CARMEN: EL MARQUESADO DE SALINAS….

Y los dos caminantes, caminan ya por la calle del Carmen, comenzando a dejar atrás sus dos primeros edificios históricos,.... pero, enseguida, D. Cosme advierte al reportero,:..

“En esta calle por la que vamos, casi todas las casas tienen su pequeña o gran historia”.. “Por ejemplo, lindando con lo que fue hospital de Altagracia estaba, en el Siglo XVIII, la vivienda del Conde de Sevilla la Nueva, un importante aristócrata de la época, que fue famoso en su tiempo por tener en esta, su casa de Manzanares, el llamado Pozo de la Nieve; un depósito subterráneo de unos tres metros de diámetro y ocho o nueve de profundidad, excavado en el subsuelo, donde almacenaba la nieve que caía en el invierno, para ponerla a la venta en épocas de estío, a fin de ser utilizada como conservante de los alimentos”… “en cierta manera, dice D. Cosme, fue la primera “fabrica de hielo” de Manzanares”… “Hoy, todo esto es propiedad de los Marqueses de Salinas, que han ido extendiendo su mansión, desde su casa original, que veremos enseguida, hasta la misma Plaza del Castillo, y en todo ese terreno piensan instalar una gran bodega, un Jaraíz y todos los elementos que precisa el trabajo de la uva, antes de •concretarse en vino”. 

Enfrente, y formando la esquina de Carmen con Matadero”…-continua D. Cosme- “ese enorme caserón de grandes portadas que ve usted ahí, también pertenece a la familia Salinas, en realidad toda esa manzana formó parte del convento de los carmelitas, que ahí tenían sus jardines y corrales”…. “Pero bueno ya llegamos a su casa principal, la Casa-Palacio del Marquesado de Salinas… estamos ya observando su fachada, dice D. Cosme, cuando, tras avanzar unos pasos más, nos encontramos, efectivamente, delante de una larga fachada, donde puede verse un pórtico sencillo de piedra, y, sobre su balcón, los escudos y blasones de los linajes Chacón y Salinas y de éste último, también un escudo en la esquina”… “El reportero, admira la decoración de la puerta principal, la majestuosidad de su rejas y balcones, que están como elevados sobre ménsulas y, a la vez, cobijados por unas bonitas cornisas”…


“Y entonces, el destino y la oportunidad, “pequeños duendes”, capaces de cambiar una historia en cualquier momento, van a cambiar la historia de este paseo y de este relato…no íbamos a pasar de largo de esta casa!!”… “De repente, la puerta de la casa se abre, y, ante nosotros, aparece un hombre alto y recio que saluda a D. Cosme… Es uno de los mayorales de la Casa, conocido de mi erudito acompañante que, enterado, de mi actividad, nos dice…. “Pues verán ustedes, han tenido suerte, los marqueses y su hija están de viaje en Madrid… y como yo soy, ahora, uno de los que he quedado al encargo de la casa, les voy a dejar verla un poco por dentro… que vendrá bien al marquesado y a Manzanares un poco de publicidad”… “los paseantes no están dispuestos a cuestionar la propuesta y, con un intercambio de miradas, se muestran encantados de la oferta”… “La suerte y el destino están con quien esto escribe y con todos ustedes”... “Seguimos, pues, al mayoral… y accedemos a la mansión, donde tras un magnífico hall,. entramos a un gran patio interior manchego de columnas de piedra, con arcadas de medio punto rebajado, construidas en ladrillo, y una planta superior también de columnas de piedra sobre balaustrada… Admiramos esa planta baja… y el mayoral y una de las doncellas, nos muestran, después, algunas habitaciones de la casa, todas sobrias y con muebles de estilo castellano y bonitos cortinajes, alguno bordado con el escudo familiar. En todos los cuartos apreciamos grandes riquezas en cuadros, tapices y otros objetos ornamentales de evidente valor … 
Nos enseñan un amplio comedor y algún salón del mismo estilo… y hasta el oratorio privado de los marqueses”…. “El Mayoral nos cuenta, y D. Cosme lo corrobora, que esta Casa-Palacio “integró” en su terreno hace tiempo una de las más antiguas Ermitas que hubo en el pueblo, “La ermita de San Sebastían”, algo que se puede apreciar perfectamente en la esquina de la fachada del edificio y en las portadas que se conservan de lo que fue la sacristía de dicha ermita”…. Finalmente, a petición nuestra, el mayoral nos muestra, por dentro, los terrenos de lo que fue antiguo hospital de Altagracia, adquiridos por el marquesado para construir una gran bodega y también habilitados con los elementos necesarios para los trabajos de la uva en su transformación a vino… 



Salimos del Palacio de Salinas, para reanudar la marcha, y es entonces cuando D. Cosme decide contarme algo más de este marquesado y de su trayectoria en Manzanares… Y me cuenta… “La historia de este título nobiliario va muy unida a la de esta ciudad y de las fundaciones que se llevaron a cabo en ella, de las que aún perviven algunas”. Por ejemplo, El Convento del Carmen, que vimos hace un momento, fue debido a su magnificencia en tiempos de Felipe IV…. Y. bajo este mismo reinado, le fue dada licencia a Dña. María de Salinas, viuda de D. Juan Cristóbal de Berlín, para edificar en la Parroquia de la Asunción una capilla dedicada a Santa Teresa de Jesús, en la que, desde entonces, se efectuaron los enterramientos de esta linajuda familia". "Esta capilla estuvo dotada de mil ducados de renta anual, para el sostenimiento de tres capellanes de los que uno, tenía que enseñar Gramática y otro Teología Moral a los estudiantes que aspiraran al sacerdocio".. "Los marqueses de Salinas han sido, y son, aunque en tiempos recientes, con el actual marqués D. Agatino Chacón de Salinas y Castelli, Quinto Marqués de Salinas y Duque de Sorrentino, han perdido bastante de su patrimonio"...

"A pesar de todo, aun ahora son los propietarios de muchas tierras del municipio dedicadas a la agricultura. Disponen y explotan del mayor molino de agua del pueblo, situado en la “madre nueva” del río Azuer, y que usted ya conoce y, como acabamos de ver, se preparan para una industrialización vinícola”…. 


“Don Agatino, también fue muy importante en el proceso que dotó a su pueblo la luz eléctrica, fundando el 13 de Abril de 1894 la compañía Termoeléctrica de Manzanares, de la que formó parte el célebre inventor del submarino D. Isaac Peral, y también cedió, a finales del Siglo pasado, el uso del yacimiento de agua de la Fuente de Siles a nuestra ciudad de Manzanares, donde la Empresa “Aguas de Siles”, propiedad del marquesado, explota para uso de todo el pueblo las ricas aguas del manantial allí existente, que usted y yo tenemos pendiente de reconocer en una próxima visita” . “Buen aficionado a los toros, vendió los terrenos donde se construyó el coso taurino de este pueblo, que también ya conoce usted, donde tiene reservado siempre el palco principal, al lado de la presidencia” …
“La heredera de todo este emporio y linaje -continua-, es la única hija de los marqueses, Doña Manuela Chacón de Salinas y del Forcallo, que será Sexta Marquesa de Salinas, y que nació, aquí, en Manzanares, en 1893”... “Salimos a la calle del Carmen y, antes de abandonar el marquesado, contemplamos una vez más, la magnífica fachada del edificio, fijándonos de nuevo en los escudos y blasones que la adornan… intentando que queden grabados en nuestra memoria visual”… “Caminamos un trecho hacia la Plaza, y Don Cosme se detiene ante un edificio, situado en la acera de enfrente al del marquesado de Salinas”…Y me dice, “si la casa que acabamos de ver ha merecido una crónica, esta a la que llegamos, la “Casa de los Merinos”, tiene suficiente historia para otro relato”… 


“Así pues, como nunca desdigo a D. Cosme en estas cosas, aquí termina la presente…para dar salida a la próxima”...


miércoles, 27 de enero de 2016

40). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: DENTRO DE LAS MURALLAS. “EL CENTRO HISTÓRICO”

…Y el reportero y D. Cosme han recorrido ya todo lo que fue la muralla de Manzanares…ya no es…quizá nunca llego a ser, tal como uno puede imaginar que fue!!….pero da igual, la propia naturaleza del recorrido andado, nos “habló” claramente de ella, de sus propósitos para el Lugar de Manzanares…y de la historia magnífica que ha tenido este pueblo…

Los paseantes están ahora, nuevamente, en la Plaza del Castillo, allí se detienen un momento, para dejar a su espíritu y su mente “recrear”, todavía un poco más, esa antigua historia de Manzanares…Pero, claro!!, aquello que gusta, condiciona hábito…y la avidez del curioso por conocer y saber es inagotable!!…Eso pasa por la cabeza del reportero, mientras cae en cuenta que la mañana solo va mediada… Mira su reloj de bolsillo, que marca “la media hora después del mediodía”….y le dice a D. Cosme….¿Que tal si me muestra usted algo más de este casco histórico del pueblo?....Y, Don Cosme, que no necesita mucho para dar “rienda suelta” a su lengua, de estas cosas que le gustan y entusiasman, me mira risueño…y me dice: “¿Pero bueno, no pensaría usted que ya habíamos terminado?….¡No, hombre,… no!, nos queda todavía mucho!!…de usted la vuelta!!…

Y el cronista lo hace… y deja a sus espaldas la Plaza del Castillo, quedando ante sus ojos una calle de las más históricas de este pueblo, la “calle del Carmen”… Y es cuando D. Cosme me dice,... “con solo el recorrido de esta calle, hasta la Plaza de la Parroquial, tiene usted para varias crónicas”… “Así pues,…. adelante!!, que se nos va la mañana!!... Y, estando los dos caminantes aun en la entrada a la Plaza del Castillo, pero de espaldas a él, y dispuestos a seguir el trayecto de la calle, D. Cosme sigue su discurso:… “Si en el Castillo que dejamos atrás “nació” Manzanares, nadie se extrañará que, a sus alrededores, cobijándose y, a la vez, dándole soporte, se fueran construyendo los primeros edificios del Lugar y, en torno a ellos, y en ellos, las primeras historias de Manzanares”… “Y no hace falta caminar, para que, a izquierda y derecha de la calle, tengamos dos edificios históricos de este pueblo…. “Aquí, a nuestra derecha, tiene usted, en esa gran casona en ruinas, que hace esquina con la Plaza del Castillo, el que fue primer hospital de este pueblo”.. “Fue el Hospital de Altagracia, fundado por el entonces Comendador Alonso de Ávila, en el ya muy lejano 1484. al que dotó con algunos capitales de censo”…
 
Virgen de Alta Gracia.

“Y es normal, claro que sí!!, continua D. Cosme, entrando en uno de sus habituales “trances discursivo”, que, aquí, a los pies del Castillo, se edificara el primer Hospital y Casa de Caridad del Lugar, pues el enfermo y el desvalido siempre son considerados por las personas de bien”… y aquellos primeros manzanareños ya mostraban ese carácter”… “y fue lógico que lo pusieran bajo la advocación de Ntra. Sra. De Alta Gracia, Virgen Inmaculada, que era patrona de la Orden de Calatrava, en cuyo seno nacía Manzanares”… Este hospital, cuya memoria sólo queda en los archivos, desapareció, ignorándose la fecha de su demolición y las causas que lo motivaron”… “aunque la historia posterior nos dice que, sobre sus ruinas, la Cofradía de San Blás trató de levantar otra Casa de Caridad y, al efecto, recaudó limosnas y subsidios, aunque no debieron ser suficientes, abandonándose las comenzadas obras, cuyas murallas sin techar quedaron allí, como recuerdo de lo que fue este primer hospital de Manzanares, hasta que, en tiempos recientes, estas ruinas han sido adquiridas por los vecinos Marqueses de Salinas, para construir unas bodegas, transformando, definitivamente, la utilidad de estos terrenos, en una paradoja evolutiva, del cuidado del humano ser,… a la crianza del producto vinícola de la tierra manchega”…

“…Pero, por aquí mismo, -continuó- D. Cosme; por la proximidad al Castillo que originó la historia de este pueblo, resulta igual de normal que, bastantes años antes, posiblemente al poco de instalarse los primeros moradores del Lugar, se construyera también, concretamente en el edificio de enfrente, el primer Templo Parroquial de Manzanares”… “y D. Cosme me señala un convento, que me dice acoge a unas madres concepcionistas desde 1906”… “pero que, continúa, fue donde esos primeros pobladores del Lugar recién formado decidieron construir su Templo de oraciones”,… “hasta que, muy al final del Siglo XV, cuando las muchas gentes que ya moraban el citado Lugar de Manzanares lo dejaron pequeño, se decidió por los próceres de la Encomienda construir la esplendida Iglesia Parroquial que hoy tiene este pueblo en su Plaza Mayor”…

Torre del homenaje del Castillo de Manzanares.

(“Y aquí, dice D. Cosme, le hago un pequeño paréntesis para recordarle que esa primera y antigua parroquia de Manzanares, -de la que no nos quedó memoria alguna- fue ubicada de manera provisional, en el lugar que vimos hace un rato en la “Calle de la Iglesia”, para, posteriormente, en 1521, ocupar su lugar definitivo y majestuoso en la Plaza del poblado”)…. 

“Este mismo edificio de la primera Iglesia de Manzanares, fue reutilizado en 1584 como convento y sede manzanareña de la Orden de los Carmelitas descalzos, cuyos frailes fueron inicialmente acogidos en el hospital que hemos descrito ya, hasta que las obras del citado convento permitieron su ocupación”… “Dos siglos y cuarto después, las tropas francesas instaladas en Manzanares destruyeron este convento, en 1809, después de que, un año antes, en el improvisado “hospital de sangre” que aquí ubicó el invasor francés, ocurriera unos de los episodios más conocidos y violentos de la historia de este pueblo, cuando una masa enfervorizada de paisanos y forasteros, lo asaltó para hacerse con las armas de los heridos, y dirigirse con ellas a la lucha contra los invasores que intentaban tomar el vecino pueblo de Valdepeñas”,… “El asalto provocó una matanza de muchos de los heridos que allí se encontraban ingresados”… “Fue, ciertamente, un episodio oscuro y triste en la, por otra parte, brillante historia de Manzanares, pero, sin justificar para nada lo de malo que tuvo, mi amigo reportero, hay que verlo como uno más de los episodios trágicos e indeseables que ocurren en cualquier guerra”… 

S. Blás.

“Quizá por ello, pero sobre todo, por la necesidad de parapetar el Castillo de Manzanares (donde tenia su sede la Comandancia militar francesa de Manzanares, que era “Capital de La Mancha”, durante la ocupación gabacha del territorio peninsular), cuando las tropas francesas volvieron a controlar el territorio manchego, destruyeron todo lo que aquí había, y la vecina Ermita de San Blás, reutilizando los materiales y restos de ambos edificios para reforzar las defensas del Castillo”…. “Derrotadas las tropas napoleónicas, en el convulso XIX español, las cosas no cambiaron demasiado por aquí, hasta que, como le dije, en 1906, el inmueble ha sido rehabilitado para dar acogida a una Congregación de madres concepcionistas, que acaban de iniciar su andadura en la ya larga historia de este pueblo y de este edificio también histórico en Manzanares”…

Y, aquí, amigo cronista, terminé usted sus apuntes, que tiene material suficiente para un nuevo relato, y nos esperan más historias recorriendo esta calle hasta su termino en la Plaza…

Termina, pues, la crónica…y seguirá la historia.

martes, 26 de enero de 2016

39). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: "EN LA MURALLA DE MANZANARES: "DE LA "CASA DEL SANTO".... AL CASTILLO"

“El reportero, todavía impresionado por la observación de esa reliquia histórica del Manzanares medieval que es “La Casa del Santo”, al salir de nuevo a la calle para continuar la ruta de la muralla de Manzanares, no puede por menos que volver la vista hacia su balconcillo, para “fijarlo en su memoria” como lo que realmente es, un autentico icono de este pueblo icónico, y porque sabe, además, que es la única estructura urbana de esa antiquísima y desparecida muralla de Manzanares que ha sobrevivido al tiempo y a la depredación humana”…

Una vez en la esquina de la “calle del Doctor” con la “segunda vuelta de Empedrada”, contempla como D. Cosme, -que no se había dado cuenta del estado absorto en que había caido este que lo es, su compañero de paseo-, ha recorrido ya el pequeño tramo de esa “segunda vuelta de Monjas”, y esta ya en la calle Empedrada….Al apreciar este hecho, el cronista aligera sus pasos y, en unos segundos, esta otra vez junto a D. Cosme, quien le señala con la mano el siguiente tramo de las callejuelas donde estuvo la muralla de Manzanares… y que, en esta mañana abrileña y primaveral, están recorriendo y “reviviendo” para conocimientos de todos ustedes, queridos lectores de estas crónicas…

“Don Cosme me comenta que, este tramo de la “monda de las murallas”, en el que vamos a entrar, es conocido en el pueblo como “calle de la Iglesia”, por lo que enseguida vamos a saber”… A la entrada de esta callejuela, y a la izquierda según venimos, se encuentra una de las industrias que el reportero ha visitado ya durante estos días de estancia en Manzanares, la próspera ferretería de D. Bernardino Ruiz-Elvira, establecimiento que “tiene de todo” en lo que concierne a su ramo industrial y que seguro tendrá un futuro perdurable por la laboriosidad y predisposición comercial de su afable dueño… pero bueno, hoy, estamos para otra cosa, y esta ferretería no estaba aquí en tiempos de la muralla… 

Círculo Católico Obrero.


Continuando el camino, ya dentro de esta “calle de la Iglesia”, encontramos enseguida, y a la derecha, las lumbreras de una bodega; en cuyas portadas se inicia la primera curva a la izquierda de la citada callejuela que así terminará por abocar, y acabarse, en la calle Ancha, con la que hace su última esquina esta calle de la Iglesia….y un poco antes, D. Cosme se detiene un momento… y me comenta: “En esta casa que usted ve, -y me señala una casa con apariencia de vivienda normal-… “en su interior, resta aún, y separado por unos tabiques de rasillas, el espacio y restos donde estuvo ubicada la primitiva Iglesia parroquial de este Lugar de Manzanares, a primeros del Siglo XVI, mientras se construía y terminaba, en 1.521, la actual y monumental Iglesia Parroquial, a la que enseguida hemos de llegar, y cuya mole y su esbelta Torre, ya se atisban desde esta curva de la callejuela, a unos cincuenta metros más allá”…. “Al encontrarse las dos iglesias en el mismo tramo, sigue D. Cosme, y una de ellas haber desaparecido hace varios siglos, la gente suele interpretar que el nombre de calle de la Iglesia es por la nueva parroquial, cuando, en realidad, se le dio ese nombre por la Antigua, y ya inexistente”… “detalle de interés para usted y para sus lectores, y sorpresa para muchos de este pueblo que lo desconocen”… El Sr. Cosme llama a las puertas de esta casa y, su dueña, nos muestra, unos instantes después, en el interior de la misma, y al otro lado de los tabiques antes mencionados, el lugar donde estuvo esa que fue Antigua parroquia, de la que ya no queda nada, aunque… con algo de imaginación y ensueño, como hace un rato en la Casa del Santo, uno puede llegar a reproducir mentalmente como fue… Salimos a continuar el camino, y el Sr Cosme, comenta que… “quizá sería apropiado, para deshacer esta mala interpretación, colocar una placa en la fachada de la casa, advirtiendo al paseante de su antiguo contenido, y “recrear”, así, mejor todavía, que se encuentra caminando por un tramo de ese cercado que estamos siguiendo”…. 
Calle de la Hoz.

Casi enfrente de esta casa de la Vieja Iglesia, 8 o 10 metros más adelante, aparece a los ojos de los dos paseantes, un callejón que, me cuenta D. Cosme,… “fue la Portada Norte de las Murallas”… y en su esquina, a los pares, encontramos una de las más prestigiadas fraguas de Manzanares,… “la que fue, sigue el Sr Cosme, de José González-Calero y Enrique; constructor de una famosa bomba de agua, para el entonces Servicio de Incendio a principios del Siglo XX” … “Además, fue el forjador de la barandilla que tienen los palcos de la Plaza de Toros, que tuvo usted ocasión de conocer el otro día”…
 
Y es así que termina este tramo de la calle de la Iglesia, en la calle Ancha, dejando a nuestra izquierda el recién inaugurado Círculo Católico y la imponente Parroquial de Manzanares… Cruzando esta arteria del pueblo, llamada calle Ancha, al frente, y en el camino a recorrer, tenemos el genuino “Callejón de la Hoz”, que, en su primer tramo recto, remedaría la empuñadura de la hoz, para, unos metros más abajo, curvarse a la izquierda, en lo que constituiría la primera parte de la hoja de una hoz, y que, siguiendo esa curva, alcanza la “calle le de la Cárcel”... “En este preciso cruce de la calle de la Cárcel, Don Cosme me señala el zaguán y la galería de la llamada "POSADILLA", inmueble que, por su corral, se comunicaba, con una Fragua, para facilitar el arreglo de las carretas y herraduras equinas de quien transitaba por Manzanares… Cruzamos la calle de la Cárcel, siguiendo la callejuela curvada que tenemos enfrente, que sigue llamándose de la misma manera que el anterior tramo, aunque algunos la conocen como “calle de la gata”… y que fue parte de esa muralla de Manzanares, y razón por la cual nos interesa hoy… Así, finalmente, y tras cruzar la llamada “calle de San Isidro”, los paseantes abocan a una coqueta plazuela, donde estuvo la tercera y última Puerta de esas Murallas, la Puerta de Poniente… Esta plaza es conocida por todos en Manzanares, como “Plaza del Matadero”, porque, allí, en la parte opuesta adonde ahora mismo están los caminantes, se aprecia la fachada de un gran corralón, que -me dice D. Cosme- fue el “Matadero Viejo” de este pueblo, hasta la inauguración del actual, llamado por ello Matadero Nuevo, en 1.906…


En la esquina izquierda del callejón de la hoz, o “calle de la gata”, (a preferencia de ustedes), con la Plaza del Matadero, se encuentra la bonita casa de los Miñano, donde, según me dice el Sr. Cosme, tuvo su sede el Ayuntamiento de la Villa de Manzanares, antes de ser trasladado a la Plaza de la Parroquial… Del mismo modo, antes de su nueva ubicación en la misma Plaza Mayor de este pueblo, también estuvo aquí, en esta Plazuela del Matadero, el mercado de Manzanares” …Y los caminantes cruzan en linea recta el ancho de esta Plaza del Matadero Viejo… y llegan hasta su fachada, y, al final de la misma se encuentra el último tramo curvo por donde pasaron las murallas de este pueblo, Este tramo de callejuela, conocido hoy como “calle del Matadero”, por las razones que ustedes supondrán…aboca a la Calle del Carmen… y, a nuestra izquierda, y enfrente, deja a la vista el Palacio del Marquesado de Salinas, y a nuestra derecha, y al fondo, la silueta superior de la Torre del Homenaje del Castillo de Manzanares, engullida entre las mismas casas donde iniciamos el camino... y que, ahora, nos indican que lo hemos terminado de recorrer. En una mañana, hemos sido capaces de rememorar una historia más de este increíble pueblo… la historia de la que, en otro tiempo pasado, que ya no volverá, fue la Muralla de Manzanares 


lunes, 25 de enero de 2016

38). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912…DENTRO DE LA MURALLA: ENTRE EL CASTILLO Y LA CASA DE SANTO

Don Cosme, ha contado perfectamente al reportero, “el por qué no vamos a ver casi nada, de lo que si vamos a conocer con cierto detalle”..y, desde la fachada del edificio del Pajarón, enfrente del pilar de la puerta de la muralla, que acabamos de apreciar, me ánima a iniciar el paseo por un callejón curvo, “surgido” de la "monda" de esta primera parte del amurallado de Manzanares, lindante al Castillo…Es decir, vamos, de ahora en adelante, a recorrer las “callejuelas de la hoz”, en el sentido inverso a las agujas del reloj...

“Esta primera parte, comenta D. Cosme, es conocida también como “segunda vuelta de Monjas”, anunciando, como ya sabemos, que terminará en la calle de las Monjas”… Hemos avanzado por el callejón, observando las casitas de planta baja que se van sucediendo a lo largo de lo que fue muralla de Manzanares y, a los pocos metros, encontramos otra fragua bien reconocida en este pueblo, la de los “Carranza”…. Cruzamos una calle, siguen viéndose más casitas encaladas, y cuando ya llegamos a la esquina con Monjas, encontramos las portadas de otra reputada y antigua carretería de este pueblo, la de los “Sernillas”, quienes, en el mismo edificio, pero a la vuelta, ya en la calle de las Monjas, tienen la entrada a la fragua, con su clásica puerta partida horizontalmente en dos mitades…

Saltando este cruce de las Monjas, vemos a nuestra derecha, las paredes de lo que fue el Huerto de las Monjas, “pues el convento, me dice el Sr. Cosme, llegaba hasta allí, ocupando toda esa manzana, antes de la desamortización de Mendizábal…”está dicho, sigue D. Cosme, que siguiendo la costumbre de aquella época, esa pared se construyó pegada a las ruinosas murallas de Manzanares, allá por el año 1.592, cuando la familia Quesada fundo el Monasterio...



 La siguiente calle que cruza, es la llamada del Doctor; y en la esquina de enfrente, aparece ante los paseantes, imperturbable la "Casa del Santo", edificio histórico de Manzanares, uno de los más antiguos del pueblo, si no el que más, y auténtica reliquia de esta muralla, pues formaba parte de la misma, me cuenta D. Cosme… Esta claro, que tenemos que hacer una paradita en este lugar para conocerlo algo mejor… Es una casita con patio interior, de fachadas encaladas y ciegas,… solo una puerta de entrada de madera, con dintel y pilastras, y una ventanita enrejada… La casita esta coronada por un alero de tejas sobre un balcón con canecilios de madera". …

Enseguida salta a la vista. en esa planta superior, ese su detalle principal, ese balconcillo pintoresco, con evidente “sabor manchego”, que está en la historia monumental de Manzanares desde sus orígenes y que, aquí, todos los paisanos conocen y reconocen con el nombre de “Balconcillo del Santo”,… y le llaman así, y por extensión a toda la casa, por la imagen que siempre figuró en su balcón, una lámina viejísima, medio rota, pegada a una madera carcomida, que representa a San Francisco de Paula, el milagroso…



Cuando nos acercamos más, advertimos que el portón de la casa se encuentra abierto, lo que nos invita a mirar dentro, donde se puede observar un patio empedrado y su típico pozo… otra característica de este pueblo… casi todas las casas tienen su patio y su pozo… y la del Santo, claro está, no podía ser menos… Es, en ese momento, cuando alguien de la casa, que nos ha visto llegar, nos invita a entrar en ella y subir a conocer el balconcillo de cerca… naturalmente, aceptamos la amable invitación para “entrar a la historia”...

Interior Casa del Santo actual.

Antes, en el portón de la casa, hemos visto grabada una fecha año 1629 y ya dentro de ella, en uno de los capiteles de madera existentes en el patio, también hay un grabado del año 1623… todo ello nos da idea de los años y sucesos que han pasado por ella….Al fondo del patio una galería en la planta de arriba, parece llevarnos a la Mancha medieval, nada extraño en un edificio que tiene esa edad… se aprecian muy bien sus maderas roídas por las inclemencias del tiempo, sus tejas curvas y negras por el paso de los años y sus blancas paredes encaladas. En esta galería, en uno de sus extremos, advertimos una pequeña puertecilla, que da acceso al mayor icono de esta histórica casa… el pequeño “balconcillo del santo … subimos, y ya sobre su suelo de yeso, nos impresiona el artesonado encalado y la barandilla de madera resquebrajada… el reportero y D. Cosme, apoyan sus manos en la parte superior del balcón, miran al frente, hacia el camino ya caminado de la “segunda vuelta de monjas”…y se dan en imaginar, por un momento, a la muralla en toda su magnificencia… y un marcial desfile de soldados calatravos a caballo, recorriendo la callejuela, al lado de los tapiales de la muralla y pasando bajo ellos”… “Están, sin darse cuenta, en plena Edad Media, y en un Manzanares ya para siempre inexistente… pero, por unos instantes, perfectamente imaginado… sin duda, este intenso momento, sera uno de los que permanecerá para siempre en el imaginario del reportero, cuando recuerde, (que lo hará con frecuencia), su estancia en este subyugante pueblo manchego que se llama Manzanares…
Interior Casa del Santo actual.

Y, despertamos de esa breve ensoñación, para precisar, ya que estamos allí, más detalles de este balconcillo… En su pared posterior, una cortinilla circular de encaje deja entrever el cuadro de San Francisco de Paula, el milagroso. Una auténtica reliquia de este pueblo de Manzanares… siempre iluminado por una lamparilla de aceite… Don Cosme, allí, me añade, con la oportunidad que le caracteriza, que esta casa, en tiempos de la muralla, estaba situada en la, entonces, parte nordeste del lugar o villa y se correspondía con la entrada del camino real de Toledo. Frente a esta casa, -continua- parece ser que existió una gran posada….y, a su espalda, también funcionó, en el pasado, una Casa de Postas”….

El reportero habla, ahora, con el anfitrión de esta casa histórica, y le felicita a él y a sus antecesores, por haber sido tan capaces en el cuidado y mantenimiento de la misma, impagable legado histórico al pueblo de Manzanares…. Luego, Cosme y yo, miramos a nuestra izquierda, y vemos el tramo de la “calle del Doctor” que termina en la Plazuela de las Monjas, pudiendo verse, al final, y en la acera de enfrente, parte del Monasterio y el campanario de ese antiquísimo convento de las monjas franciscanas de clausura de Manzanares, que también tiene mucha enjundia histórica para relatar... Pero esto quedará para otro momento, ahora tenemos que continuar la historia de esta muralla… Salimos pues de la Casa del Santo, y entramos de nuevo en el tramo siguiente del trayecto que sigue la “monda de las murallas”, quedó atrás la “segunda vuelta de monjas” y estamos ahora en la “segunda vuelta de Empedrada”, titulo que nos indica nuestra próxima llegada a esa calle central de Manzanares…

Y allí estaremos enseguida para comenzar nuestra siguiente crónica, pues esta ya tiene suficiente contenido...

viernes, 22 de enero de 2016

37). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: DE LA MURALLA DE MANZANARES, Y DEL POR QUE NO QUEDA NADA DE ELLA

Y ya, cuando hemos conocido, ese primer bastión de Manzanares, ese, su hoy semiescondido Castillo de Pilas Bonas, origen de sus días y de sus tiempos,…. “Don Cosme y el reportero van a seguir el camino comprometido días atrás, para ir recorriendo las callejuelas donde, un siglo después, los lugareños de este pueblo afrontaron con gran determinación y convencimiento, la ingente tarea de construir una muralla circular que, desde su ya firme fortaleza, rodeara todas las casas y riquezas del poblado, regresando al castillo y dejando cerrado el territorio de ese rico Lugar…para bien asegurar, así, sus bienes propios y el rico patrimonio de la Encomienda de Manzanares”…

Y D. Cosme, con ese verbo profesoral que caracteriza su discurso, “cuando está en vena”, como durante toda esta jornada, avanza conmigo unos metros, siguiendo la fachada norte del Castillo, o mejor la línea de casas que la ocupan, dejando a nuestra izquierda, una gran bodega; cruzada la cual, comienza, enseguida,.. “como puede usted ver, estimando reportero –me dice D. Cosme- señalándome la entrada a la calle que continúa nuestro camino… esta siguiente calle, se llama calle de la Prensa; pero no refiriéndose a un periódico como el suyo, sino a los lugares donde se estrujan las uvas después de pisarlas”,… “por que aquí, en este pueblo, como ya sabe usted, se trabaja mucho la uva”…. “y uno de los momentos decisivos de esa noble tarea, es el pisado de la uva, y a eso va dedicado el nombre de la calle”…. “pero sigamos, que queda todo el camino, dice D. Cosme”….y así es, que llegamos a un edificio grande y algo destartalado, de paredes encaladas y con grandes portadas, donde D. Cosme se detiene un momento y me comenta… “Este caserón es conocido en el pueblo como el "Pajarón",… “por dentro tiene un gran patio, rodeado de diversas edificaciones, como un gran horno de pan y una carretería, famosos en todo el pueblo…. “pero no nos detenemos aquí por eso, lo hacemos por que, como usted puede ver, -y me señala una especie de pilar en su fachada-,… “aquí hay un pilar como testigo de la historia y de lo que fue la muralla de Manzanares”… de la que ya solo nos queda algún vestigio como este”… “Este pilar sustentó una de las Puertas de esa nuestra perdida muralla, la que daba al saliente, y que se llamó “Puerta de San Pedro”…. “y aquí mismo, amigo cronista, iniciaremos el recorrido de esa antigua muralla de Manzanares, que nos llevará a caminar por un trayecto circular, que semeja la figura de una hoz de segar”,…. “razón por la cual, a todas las callejuelas que quedaban adyacentes al cercado, se las conoce en el pueblo, desde tiempo inmemorial, como “callejuelas de la hoz”, aunque algunos de sus tramos han sido conocidos, a lo largo de los siglos, con nombres diferentes, como pronto tendrá usted ocasión de saber”…

C/ de la Hoz.

“De ahora en adelante, iremos, pues, recorriendo una callejuela estrecha, en forma de hoz”,… “lo que queda en Manzanares, como residuo de esa "MONDA DE MURALLAS", que la gente del Lugar llevo a cabo en un espacio de tiempo no bien definido, pero que seguramente abarcó unos dos siglos”,… “Desde que la voluntad de los lugareños de Manzanares decidió construirla, en 1352, hasta que sus herederos, decidieron hacerla desaparecer”, dijo solemne D. Cosme… Y continuó….“Hemos de suponer ese tiempo, hasta la desaparición física de la muralla de Manzanares, por las explicaciones que, al respecto, dieron algunos de los notables del lugar a Felipe II en las Relaciones acerca de las características que tenía esta villa, allá por 1579”, “cuando, contestando al tema de las murallas, adujeron lo siguiente: “Que se sabía haberlas tenido el pueblo, pero en aquellos años ya no se consideraban tales”…

“No sabemos que llevó a esta situación final, pero si podemos reflexionar sobre las posibles causas que pudieron confluir, para justificar esa desaparición de la muralla de Manzanares”.. “Quizá, no se pudo nunca construir en su totalidad, dada la magnitud de un proyecto a realizar por los menos de 1000 habitantes que tenía Manzanares por aquellos tiempos del Siglo XIV”… “Quizá la caída en desgracia, ante el Rey, de Frey Juan Núñez de Prado, Maestre que era de la Orden de Calatrava, en ese año de 1352, y que fue el principal instigador de su construcción, llevara a la suspensión de las obras, un año después de su comienzo, dejando sólo un cercado de uno o dos metros de altura, pero tampoco sabemos si eso ocurrió así”… “No se tienen, tampoco, noticias ni de grandes batallas, ni de catástrofes naturales por aquella época, por lo que, a ninguna de esas dos razones, parece imputable la desaparición de los cercados”… “Quizá todo influyó”… “y la más probable de las explicaciones, posiblemente es que la razón por la que se planteó su construcción, terminó demostrándose poco consistente, ya que el Lugar no fue atacado por nadie, con lo que sus vecinos, empezaron a ver la muralla como algo innecesario, que impedía el crecimiento y la expansión de un Lugar tan prospero como era Manzanares, y poco a poco, fueron derribándola, reutilizando sus tapiales y piedras para nuevas construcciones y expansión del área urbana”... Lo cierto es que no hay escrito ni documento que nos hable de una muralla claramente visible o completa en el Manzanares de los Siglos XIV y XV, antes de esas Relaciones hechas a Felipe II"...“Así la cuestión, las casas comenzaron a crecer por fuera de las murallas, terminando de “certificar su defunción ”,… “ya que el cercado quedó “engullido”, por ellas, en el interior del pueblo, perdiendo la utilidad defensiva que se le quiso dar en origen”…

“Era necesario este recuerdo - continuo D. Cosme - para que usted pueda rellenar bien esta crónica, y no se llame a engaño, con lo que va a poder ver durante el recorrido”,… “Y también para que usted no piense que le mentí”… “Manzanares, tuvo muralla…vaya que si la tuvo”!!!... "el recorrido de las “callejuelas de la hoz” se lo dejará muy claro”…y tendrá usted la ocasión de comprobarlo y plasmarlo en sus siguiente escritos, pero, de momento, tiene ya material suficiente para concluir esta crónica”… “Y no, no verá ya ninguna cerca, estimado amigo reportero, pero porque, hace ya varios siglos…. “Los descendientes de aquellos que decidieron construirla, decidieron destruirla”, …. “Y es que, mi dilecto amigo, Manzanares, -“un pueblo de gentes grandes y de grandes cosas y sucesos”-, no está exento de las decisiones contradictorias que han jalonado y jalonaran a la humanidad, en su trayectoria y en su destino”…

Con esta solemne sentencia de D. Cosme, termina, pues, esta crónica, en las inmediaciones de la Plaza del Castillo, y con los protagonistas de este paseo por el tiempo, Don Cosme y un servidor, prestos a introducirse en el primer tramo de su recorrido por las callejuelas de la hoz, también conocido aquí en el pueblo, como “segunda vuelta de Monjas", indicándonos que nos va a llevar desde esa puerta, cuyo pilar residual hemos apreciado en el edificio llamado “Pajarón”, hasta una de las calles más antiguas de este pueblo, y la mas larga de todas ellas, la conocida como calle Monjas, aludiendo al antiquísimo convento de Franciscanas de clausura, que se encuentra hacia la mitad de su extensión, que va de la Calle Carmen al Camino de la Solana”...


jueves, 21 de enero de 2016

36). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: CASTILLO ANTES QUE MURALLA...

Continuando el paseo, en busca de la muralla perdida, hemos pateado el pueblo de Manzanares, de norte a sur y, Don Cosme y el cronista, somos llegados a la Plaza del Castillo, donde, mi ilustrado acompañante me ha acercado para darme a conocer el primigenio Manzanares e iniciar, después, el recorrido de la que fue su antigua muralla… El Sr Cosme, al llegar a la antesala de esa Plaza, al final de nuestro camino, se detiene unos instantes, y empieza la disertación que da comienzo a esta nueva crónica, dedicada al origen de esta ciudad llena de historia… 


“Pues bien, comienza a hablar D. Cosme, aquí en esta parte sur de Manzanares, también conocida como Plaza de San Blás, aludiendo a la Ermita que se encuentra allí, al fondo… y me señala la sencilla y austera Ermita, situada entre el final de la calle del Carmen y la manzana de casas, donde emerge la Torre del que fue Castillo de Manzanares, se inició la historia de este hermoso pueblo que está usted conociendo”… Y, continuó, ya que esta ahí, y acabamos de hablar de ella, antes de empezar a contarle los orígenes del pueblo, le comentaré algo de esa Ermita”. …“Parece ser que fue levantada en el Siglo XVI por labradores, en agradecimiento a San Gregorio Ostiense, luego, en el XVIII, era conocida como Ermita del Cristo de la Buena Muerte”… “en 1.809, fue derruida por los franceses, para, reutilizando sus restos, fortificar el Castillo y resistir en él el levantamiento de nuestros paisanos”… “Terminada la invasión, fue reconstruida en 1.842 por los devotos de San Blás, cuyo nombre porta en nuestros días”…


“Pero, continuó D. Cosme, hemos venido hasta aquí, para hablar de los orígenes del pueblo de Manzanares, y estos se encuentran a la izquierda de esa Ermita, en esa manzana de casas que usted puede ver, donde está “sumergido”, e integrado, el “Castillo de Pilas Bonas”, o de “Pilas Horras”, primera construcción de este Lugar, que tomó también, nada más edificarse, el nombre de “Manzanares”,…. “que, luego, por extensión, nominaría a todo el Lugar que allí se fue configurando por las casas que, a su alrededor, dieron cobijo a los obreros, artesanos y soldados, que lo construyeron”… Castillo del que hoy, desde donde estamos, solo podemos observar la imagen de su parte más alta, su “Torre del Homenaje”,…. “que emerge “ahí” –y me señala, efectivamente, un Torreón terrero, sobresaliendo en el interior de un conjunto de casas manchegas de paredes encaladas … “como ese iceberg que, hace sólo unos días, ha sido noticia en todo el mundo, al hundir en sólo unas horas, ese gigantesco y moderno transatlántico, llamado Titanic, que sus constructores presumían indestructible”… 




…“Y sí, continuó solemne D. Cosme,… “ahí ve usted, “engullido” por la acción humana posterior de esta hermosa ciudad de Manzanares, al Castillo que le dió nombre,… entorno meridional del pueblo, y que constituye, como le he dicho, y por lo que le he dicho, la parte más antigua del mismo”,… “pues, allá por los comienzos del siglo XIII, nació aquí, donde estamos ahora, el glorioso “Lugar de Manzanares”, por la voluntad de unos esforzados soldados calatravos que se trasladaron a estas tierras que pisamos, para “alzar” ese Castillo, en una zona de Altozano, con el objeto de poder vigilar y proteger, la frontera de la nueva Encomienda de Calatrava que nacería enseguida, ni más ni menos que la “Encomienda de Manzanares”, y, con ella, dar comienzo a todo esto que está usted conociendo estos días”…
“En ese Castillo, nace y muere la muralla que buscamos, cercado que se construyó un siglo después que esa fortaleza, para proteger, aun más, el ya por entonces prospero Lugar de Manzanares”…
“Pero hablaremos de la muralla después, ahora vamos a seguir hablando del origen mismo de Manzanares, de su Castillo”… 


“Y le diré que, en el llamado “Manuscrito de la Merced”, elaborado hace menos de un Siglo, después de derrotado el francés, por unos monjes del Lugar, entonces “Villa de Manzanares”, y que es uno de los principales y más completos referentes históricos de este pueblo”… “se habla de una familia de infanzones vizcainos, los Sagastí, que, formando parte de ese grupo de norteños, reclutados en Fitero, se desplazaron a estas tierras, para repoblar el área de Calatrava, al sur de la recién reconquistada Toledo, y terminaron recalando aquí, a final del Siglo XII, iniciando poco después la construcción del Castillo, por lo que, ese documento les cita como los auténticos fundadores de Manzanares”… “algo que es cuestionado por otros historiadores recientes, que estiman que eso no pudo ser posible, hasta después de la gloriosa batalla de las Navas de Tolosa, sucedida en 1212”,…. “pues, hasta ese momento, toda esta tierra estaba dominada por la morería, siendo muy improbable, para dichos estudiosos de la historia, que, “ante las narices musulmanas”, los “infieles cristianos” que allí pudieran estar “emboscados”, se afanaran en la construcción de un Castillo”…. “Sea como fuere, dejemos a la historia que certifique nuestra verdadera fecha de nacimiento, y quedémonos, de momento en que, años arriba o abajo, “Manzanares dio a luz” en un espacio de tiempo que abarca la primera mitad del Siglo XIII, en torno a ese castillo, cuya Torre avistamos entre ese grupo de casas, termina D. Cosme”…

Y sí, así es exactamente, reflexiona unos instantes el periodista, mientras contempla la parte más alta de la Torre del Homenaje de ese Castillo”… “Aquí y ahora, a finales de Abril de 1912, el paso de la historia de España y de Manzanares ha “engullido” al Castillo primigenio de este Lugar, al que dio nombre, por las construcciones de sus propios paisanos”… “Metáfora vital invertida de una mítica leyenda”… “En el caso de Manzanares, “los hijos han devorado a Saturno”…



“Entonces, el reportero le comenta a Don Cosme, qué oportuno será, en el futuro,.. “que esos devoradores hijos de Manzanares, devuelvan a la vida, tal cual era, a su padre Saturno”, a ese Castillo de Pilas Bonas donde se inició la historia de esta mítica ciudad de Manzanares”. “Don Cosme, asiente al contenido de mi reflexión, y me responde, lacónico,… “ojala se llegue a eso, y aun es posible, porque esas casas que rodean el Torreón están integradas y construidas, aprovechando la estructura de ese Castillo”, del que, para que usted termine esta crónica, le dejo la descripción que se hace de él, en ese Manuscrito de la Merced que antes le cite”… 

“El Castillo de Manzanares de terraplén las murallas, de dos varas y media de grueso; con foso alrededor, cerca y barbacana, dos cubos en las esquinas del Septentrión y Poniente, y una torre que llamamos del Homenaje al medio día en sitio eminente”…
"Don Cosme, me lleva hasta las casas donde está "metido" el castillo, y sus amables moradores, nos muestran como esas casas están integradas, efectivamente, en esa estructura del antiguo Castillo, tanto que uno puede imaginar, sus patios, aposentos, salones, barbacanas y fosos...ensoñación que ensueña un nuevo Castillo que los tiempos den"


Y así fue, que acabó aquí esta crónica,… que dio a conocer a este humilde reportero, y a ustedes queridos lectores que de esto no supieran, los orígenes de este maravilloso, y lleno de historia e historias, pueblo de Manzanares…

martes, 19 de enero de 2016

35). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912: EL PUEBLO TUVO MURALLA

El reportero había quedado impresionado con el documento medieval que acreditaba el acuerdo de los representantes del Lugar de Manzanares y el Maestre de la Orden de Calatrava, don frey Juan Núñez de Prado, para construir una muralla que lo defendiera de posibles incursiones de las Ordenes rivales limítrofes, o de los últimos coletazos que pudieran dar los moriscos en algún contraataque desde el sur peninsular…Por eso, al terminar el desayuno, envolvió con primor el pergamino que le acababa de regalar D. Cosme, y lo subió a su cuarto para que quedara a buen recaudo, antes de salir al paseo comprometido….
Salimos, pues, de la casa y nos dirigimos al centro histórico del pueblo de Manzanares… por el camino, D. Cosme, siguió contándome…. 

“Vera usted, Manzanares se había convertido, en un solo siglo, desde que nació como lugar en torno a su Castillo, en uno de los sitios de Calatrava con mayor auge económico de toda la región”… “La ganadería, y las actividades relacionadas con ella, eran en esa época medieval una de las principales fuentes de riqueza, por lo que el paso de las veredas y cañadas reales por el Lugar de Manzanares, lo convirtió enseguida en un emporio económico”… “De hecho, nuestro Castillo, aparte del control fronterizo del territorio, tuvo desde sus inicios, habitaciones y personas dedicadas a la contabilidad y reparto de los numerosos diezmos que se obtenían como resultado de esa actividad”…. “Ciertamente, la defensa ambas cosas, territorio y finanzas, fue lo que justificó la idea de amurallar Manzanares, y que se plasmó en el acuerdo escrito que ha visto usted hace un rato”… 

“En esos acuerdos, continuó D. Cosme, se especificó que la muralla se construyera con cierta rapidez, teniendo en cuenta que la obra debía ser realizada por la propia gente de Manzanares, sólo unos 900 habitantes en aquella época, en un plazo de cinco años”…. “A cambio, y como compensación, sus pobladores quedaban exentos de una serie de impuestos habituales para cualquier lugar o villa”…. 


“Ahora, amigo reportero, le cuento como se concretaron los trabajos a realizar, en tiempo y forma, para la construcción de la muralla”….“Lo primero fue medir el perímetro, que tuvo la muralla, y sabemos que fue de unos 1.000 a 1.100 metros, aproximadamente”,… “El cercado se diseñó a base de tapiales sucesivos, de unos dos metros de largo (530 en total), y de una anchura similar, algo más de 2 metros, a la que tenían las paredes del Castillo, donde se iniciaba,y concluía el amurallamiento, quedando en su interior lo que podría definirse como el “casco histórico” actual de Manzanares”…. “Los cimientos de la muralla, hechos de cal y canto, debían tener otros dos metros de anchura y habrían de estar acabados antes de que lo hiciera el año 1353”… “cada año posterior, tendría que levantarse un metro de cerca, para tenerla completada en toda su altura al cabo de cinco años”…. “El último año, además de la tapia correspondiente se debía construir también todo el antepecho del cercado con almenas, saeteras y un suelo de cal y arena, para facilitar la eliminación del agua en caso de lluvia”...
“Semejante obra, me dice D. Cosme, mientras caminamos por la calle Toledo, debió resultar complicada para una población como Manzanares, en que sus vecinos tenían que compaginar las tareas normales del campo con la de la construcción de la muralla”…”Lo cierto es que sabemos que se inició la construcción, pero no sabemos si llegó a concluirse, pues posterior a ese documento no hay constancia de ningún escrito que hable de los trabajos realizados en años sucesivos, ni tampoco ninguna referencia que hable de una muralla evidente en Manzanares”…. 

“Hay otro hecho que, quizá, influyó en el devenir de esa construcción”… “En 1354, frey Juan Núñez de Prado, el Maestre de Calatrava que ordenó la construcción de la muralla, cayó en desgracia, por oponerse al desposorio del Rey Pedro I, siendo encarcelado y sustituido”…

Pedro I, el Cruel.

“No se sabe si eso influyó en el desarrollo de nuestra muralla, pero lo cierto es que no se la cita para nada en ninguno de los documentos escritos por el nuevo maestre, ni por los “inspectores” de la Orden de Calatrava, cuando visitaban periódicamente nuestra Encomienda, en años posteriores, para observar el estado de sus cosas y cuentas”… “Resulta, desde luego, muy extraño, que en ninguna de esas inspecciones, que describían, sobre todo, el estado de las cosas de las haciendas, estructuras, cosechas y finanzas, no se refirieran para nada a una obra de tal magnitud, con evidente influencia en muchas de esas áreas”…. “Es como si el proyecto se hubiera abandonado al poco de iniciarse… quizá, al momento del cese de Frey Juan Nuñez de Prado, no queriendo el nuevo maestre quedar comprometido ante el Rey con nada del anterior”… “o bien que la muralla fuese destruida en una catástrofe natural o en una batalla residual contra los moriscos o contra alguna de las Ordenes limítrofes, pero esto tiene, a juicio de los estudiosos del tema, continua D. Cosme, menos probabilidad que la primera hipótesis, ya que no hay citas ni referencias históricas de ninguna catástrofe ni batalla importante en Manzanares, a lo largo de los Siglos XIV y XV y, además, en ese último caso, lo normal es que se hubieran conservado restos del amurallamiento”... “algo que se sabe no ocurrió, pues hay constancia, a finales del Siglo XVI, (en las Relaciones Topográficas que el Rey Felipe II ordenó hacer a todos los Lugares y Villas de España, para que la hacienda real pudiera conocer, con más o menos certeza, el patrimonio de cada una de ellas)… “Los próceres de Manzanares, afirmaron entonces en 1579, …”que no había ninguna muralla en Manzanares, aunque se comentaba que sí había existido en los comienzos del Lugar”… “Es decir, siguió D. Cosme, no podemos saber hasta que nivel se construyó la muralla de Manzanares, pero si sabemos, como le dije el otro día en la tartana, que Manzanares tuvo su muralla”…. .“ Por otra parte, en una auditoría, similar a la de Felipe II, el Cardenal Lorenzana, en 1.789, obtuvo del cura de Manzanares Camacho Zarrascón, la información siguiente… “que se había efectuado una “monda” de las Murallas”, expresión que se utilizaba entonces para hablar de limpieza de restos de alguna cosa”… 


“Algún otro dato posterior de la historia de Manzanares nos habla de posibles restos de esa muralla, por ej, en 1808, un General francés, que asediaba Manzanares con escaso éxito, informaba así de la batalla….." para vencer la resistencia se necesitaría la ayuda de la artillería, ya que la villa está guarnecida de parapetos a la altura de un hombre y que las puertas (los huecos) han sido barricadas"…. “dando a entender que, al menos, existían todavía restos de esa muralla pérdida”.

Así pues, amigo reportero, concluyo D. Cosme”, Manzanares tuvo muralla… y enseguida vamos, usted y yo, a dar un paseo recorriendo las callejuelas de la Hoz, donde estaba situada”… pero eso, queridos lectores será objeto de la siguiente crónica, pues esta acaba aquí…



lunes, 18 de enero de 2016

34). RELATOS PEDRO VILLARROEL. MANZANARES, 1912….”PARA HACER UNA MURALLA”

Cuando, anteayer, en el paseo que dimos en tartana siguiendo el curso de las “madres” del río Azuer, el Sr Cosme comentó de pasada que Manzanares, en sus primeros tiempos, era un Lugar amurallado, el reportero no pudo por menos que sorprenderse… porque, en todos los ya numerosos paseos dados por el pueblo, no había advertido nada que mínimamente se pareciese a una muralla, ni restos de cercado alguno… Así se lo comenté, incrédulo, y con un gesto de negación, al erudito y bueno del Sr. Cosme, diciéndole, jocosamente, algo así como: “Don Cosme, que ya se que Santa Teresa estuvo una vez en Manzanares, pero no me venga ahora con que este pueblo era como Avila”… “Ande, déjese de chanzas conmigo, que Manzanares ya me ha sorprendido con bastantes cosas extraordinarias”… 


Nada más decir yo esto, Don Cosme, hizo detener bruscamente la tartana y, mirándome admonitoriamente a los ojos, me dijo con cierta solemnidad… “Como no me gusta nada que ponga en duda lo que acabo de decirle, queda usted emplazado a un paseo conmigo por Manzanares, recorriendo todas las calles adyacentes a esa antigua muralla”…. ¡“ya verá usted si la hubo”!... 


Este reportero, curioso como es, por naturaleza y oficio,… y ávido de noticias y relatos por cronificar, se mostró encantado con esa propuesta del Sr Cosme, y aceptó de inmediato ese paseo por Manzanares, no sin antes pedir disculpas a su erudito acompañante, por no haberle dado crédito a lo de la muralla… “A fin de cuentas, le dije, en Manzanares, a mi ya no me cabe ninguna duda, todo, hasta lo más inverosímil, es posible”…

Tal cual lo convenido, a primera hora de una mañana abrileña magnífica, D. Cosme, estaba golpeando el llamador de aldaba en la casa de mis amables anfitriones, para salir conmigo en busca de la “Gran Muralla”…

Le hicieron pasar, instándole a que compartiese conmigo el magnífico chocolate que allí se había preparado para el primer alimento del día… Don Cosme, aceptó gustoso y, tras agradecer el convite... sentado a mi lado, me dijo… 

“Además, así aprovecho para irle aleccionando, acerca de lo que usted va a tener ocasión de ver y saber”… “de momento le voy a dejar un documento histórico de cuando, allá por 1352, el por entonces Maestre de la Orden de Calatrava, a instancias del Concejo de Notables de Manzanares, autoriza y promueve la construcción de una muralla para blindar el citado Lugar de posibles aventuras moriscas o de cualquier ataque de las otras Ordenes militares vecinas”…..
Naturalmente, este documento que, en forma de pergamino antiguo, empieza a desplegar sobre la mesa el amigo Cosme, aumenta mi curiosidad por toda esa historia que viviré pronto...y que empiezo a barruntar que se transformará en una de las más curiosas crónicas, que este increíble pueblo me está, y les está, propiciando… Antes de terminar el despliegue del apergaminado documento, se detiene un instante, y me mira con parecida solemnidad a cuando hizo parar la tartana, dos días antes, para hablarme por primera vez de este tema… “Hace un momento, le he dicho que este documento es histórico…y vaya que si lo es!!… y no solo por ser donde se habla de cómo se gestó la construcción de ese cercado… es, sobre todo, histórico, por ser el primer escrito que se conoce en que aparece el nombre de Manzanares”.. “Es, una pequeña joya que, sin duda, puede adornar mucho el reportaje que usted elabore sobre todo esto”…. 

“Finalmente, el documento queda ante mis ojos, tal cual fue escrito, en castellano antiguo, dejando a este reportero absorto y maravillado…y decidiendo, al momento, que no sólo adornará esta primera crónica sobre la que, en plena Edad Media, fue Muralla de Manzanares, sino que constituirá su núcleo fundamental... Aquí les dejo esta joya...

"Sepan quantos esta carta vieren como ante nos, frey Juan Nuñez por la gracia de Dios Mtre. de la Cavalleria de la Orden de Calatrava parecieron Diego Perez e Diego Juan, Alcaldes e Alfonso Yañez Algualcil e Benito Perez e Gonzalo Martinez e Dn. Latron e Diego Serrano e Sevastian Perez e Diego Perez de la Membrilla e Pedro Magaña e Miguel Magaña e Miguel Perez fijo de Martin Millan, vecinos de Manzanares, Procuradores del Concejo de dho. Lugar de Manzanares especialmente para se avenir con nos en razon de la cerca que nos tenemos por bien de mandar facer en el dcho. Lugar de Manzanares segun que todo ello mejor e mas complidamente se contiene en la carta de procuracion que en esta razon fue fecha la qual parecio ante nos e ante los testigos desta carta sana e firmada e signada que es fecha en esta manera:


"Sepan quantos esta carta de procuración viesen como nos el Concejo e los homes bonos de Manzanares Lugar que es de la Orden de Calatrava estando todos aiuntados en la Eglesia del dcho. Lugar a campana tañida según que habemos de uso o de costumbres otorgamos e conocemos que facemos e ordenamos ntros. ciertos procuradores a quien damos todo ntro. poder cumplido a vos Diego Perez e Diego Juan, alcaldes e Alfonso Yañez, Alguacil e a Benito Perez e Gonzalo Martínez e a Dn Latron e a Diego Serrano e a Sevastian Perez e a Diego Perez de la Membrilla e a Pedro Magañan e a Martin Magañan e a Migl. Perez fijo de Martin Millan vecinos de dicho Lugar de Manzanares, mostradores desta presente carta de procuración especialmente para que por nos e en ntro. nombre parezcades ante el muy Noble e mui alto Sr Dn. Frey Juan Nuñez por la gracia de Dios Mtre. de la Cavalleria de la Orden de Calatrava e que podades por e en ntro. nombre pedir mrd. al dcho. Sr. Mtre. que nos quite e suelte los sus pechos e pedidos por algunos tiempos que el dcho Sr. Mtre. e la su Orden a nos e a cada uno de nos podrie haver e levar según que a de uso e costumbre porque nos cerquemos e podamos cercar el dcho. Lugar de Manzanares. E damos e otorgamos a vos los dchos. ntros. Procuradores libre e complido poder para que podades por nos e en nombre ntro. avenir e componer e comprometer con el dcho Sr. Mtre. en razón de la dcha. cerca todas aquellas cosas e cada una dellas que nos el dcho. Concejo e cada uno de nos facer o decir podríamos siendo a ello presentes. E todo quanto vos los dchos. ntros. procuradores sentreredes e amitieredes e composieredes e comprometieredes con el dcho. Sr. Mtre. en razón de la dcha. cerca que dcho es...dello nos lo hacemos e avremos por firme e por estable agora e para en todo tiempo bien así como si por nos el dcho. Concejo e cada uno de nos fuese fecho e dicho e razonado e avenido e comprometido e non vernemos contra ello ni contra parte dello en ningún tiempo por ninguna manera. E otrosi damos poder a vos los dchos. ntros. Procuradores para que por nos e en ntro. nombre podades otorgar carta o cartas de postura e de pleito, de avenimiento de vos con el dcho. Sr. Mtre. en ntro. nombre fueredes e comprometieredes en razón de las dchas. cosas e de cada una dellos et para que podades facer o decir e razonar todas aquellas cosas e cada una dellas que leales e verdaderas e lexitimos e buenos procuradores pueden e deben facer e que nos el dcho. Concejo e cada uno de nos facer e decir podríamos si a ello fueremos presentes aunque sea de aquellas cosas que requirieren especial mandato. Otrosí, aunq.nos el dcho. Concejo e algunos de nos aparescamos ante el dcho. Sr. Mtre. o ante otro Sr. qualquier o fagamos otro a otros procuradores que non entedemos revocar a vos los dchos. ntros. Procuradores. E revelamos a vos los dchos. ntros. Procuradores e a cada uno de vos que non dedes otro fiador ni fagades caupcion ninguna por nos ca nos obligamos a nos mismos e a cada uno de nos e de ntros. subsesores con todos ntros. bienes muebles e raíces quantos oy dia avemos o abremos en adelante por doquier que los ayamos e de cumplir e pagar todo quanto contra nos fuese juzgado e mandado o contra cualquier de nos o contra ntros. sucesores so aquella clausula quees dicha “sodicio… indicatum soliti” con todas sus clausulas. E por que esto sea firme otorgamos esta carta ante Phelipe Sanchez, escribano publico de Manzanares e ante Pedro Joan escribano publico del común del Campo de Calatrava e ante los testigos que aquí sean dicho sus nombres. E por maior firmeza mandamosla sellar con el nro. sello de cera colgado e rogamos al dcho. Escribano que la diciere e signare de su signo. Fecha la carta en Manzanares 2 dias de Setiembre Era de 1.352 años. Testigos que a esto fueron presentes Diego Martin e Anton Martin e Martin Garcia fijo de Martin Garcia e Miguel Domingo Carnicero. Yo Bartolome Sanchez so testigo. Yo Fortun Perez Cura de dho. Lugar so testgº. Yo Juan Gomez so testº. Yo Phelipe Sanchez escribano pco. en el dho. Lugar por Pedro Ruiz fui preste. a todo lo sobre dho. e so testigo. Yo Pedro Juan, escribano publico del Campo de Calatrava a mrd. de mi Sr. el Mtre. fice esta carta e otorgamento del dho. Concejo e fice aquí este mi signo".